Actualizado: 20/02/2020 21:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Biden

Trumpoloco y Biden: vidas paralelas

Trump y Biden, juicios y opiniones

Comentarios Enviar Imprimir

Imagine there's no heaven / It's easy if you try
John Lennon, 1971

Imaginen que Trumpoloco contara en foro público haber planteado a funcionarios del gobierno ucraniano que, si no dejaban cesante al Fiscal General, Ucrania no iba a recibir mil millones de dólares en inversión directa de la sociedad mercantil The Trump Organization.

Imaginen que Trumpoloco, además de inversor, era el compañero que atendía Ucrania por la Casa Blanca y terminó el cuento así: “I looked at them and said, ‘I’m leaving in six hours. If the prosecutor is not fired, you’re not getting the money.’ Well, son of a bitch. He got fired”.

Imaginen que, efectivamente, tras quedar cesante el Fiscal General Victor Shokin, Ucrania recibió aquella inversión directa.

Imaginen que Shokin investigaba por corrupción a la compañía Burisma Holdings Limited, fundada y presidida por el oligarca ucraniano Mykola Zlochevsky, la cual tiene ingresos anuales de 400 millones de dólares por operaciones en el sector energético del petróleo y gas natural.

Imaginen que Donald Trump Jr., sin experiencia alguna en el sector energético del petróleo y gas natural, estuviere emplantillado en Burisma como ejecutivo con paga mensual de $83.333. Al margen de la imaginación, agreguen el dato de que los estudios globales de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard arrojan que las compañías privadas con ingresos anuales de 400 a 500 millones de dólares pagan a sus directivos entre $55.230 y $82.986 anuales.

Y ahora pregúntense

Si hubiera tenido algún indicio de la secuencia imaginada más arriba con Trumpoloco, ¿hubiera llamado Obama al presidente de Ucrania para decirle más o menos lo que sigue?

There’s a lot of talk about Trump’s son, that Trump stopped the prosecution and a lot of people want to find out about that so whatever you can do with the Attorney General would be great. Trump went around bragging that he stopped the prosecution so if you can look into it… It sounds horrible to me” [1].

¡Claro que sí! Siendo Trumpoloco candidato presidencial del Partido Republicano, su campaña fue objeto de investigación de contrainteligencia —con luz verde de Obama— por chismes que se disolvieron enseguida, pero dieron pie a que se metamorfoseara en investigación criminal sin crimen, siendo ya Trumpoloco presidente, con procurador especial de pesquería en las aguas revueltas de la colusión con Rusia primero y la obstrucción a la justicia después.

Quizás lo único que Obama no hubiera dicho era que el asunto le sonaba horrible. Tal como demuestra la transición pacífica de la familia Clinton de la fuácata a la gozadera de la fundación, ahora en picada tras la debacle de Hilaria, volverse millonario a costa del cargo político público —en vez de por efecto del juego estratégico del mercado— sólo puede sonarle horrible a Trumpoloco, quien ha levantado una roncha de Ampanga [2] en el establishment por donar puntualmente su sueldo de presidente a diversas agencias federales, algo que sólo JFK, Hoover y Washington habían hecho.

De fiesta la imaginación

Trumpoloco habría dicho a su asesor de seguridad nacional, John Bolton, que le hiciera saber al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, que si no reponía al fiscal Shokin para que diera cuero a los Biden con la investigación de Burisma no le daría un quilo de ayuda. Aunque haya dicho algo así o peor, Trumpoloco tiene a su favor la trifecta fáctica de que:

  • Su llamada de Trumpolo a Zelensky el 25 de julio de 2019 no revela condicionamiento alguno de nada y ni siquiera menciona la ayuda
  • Zelensky y su canciller afirmaron categóricamente que la administración de Trumpoloco no ejerció presión alguna sobre Ucrania ni consta notificación de USA al respecto
  • Al momento de la llamada, el gobierno de Ucrania no sabía que la ayuda estaba retenida desde el 18 de julio y después de enterarse tampoco emprendió ninguna acción para que se levantara la suspensión; la ayuda terminaría por concederse (11 de septiembre), antes de la fecha límite prevista (30 de septiembre).

Entre septiembre 11 y julio 18 hubo cinco encuentros de Zelensky con altas figuras del Estado americano, incluso dos después que supo que la ayuda había sido retenida, pero ni siquiera en la reunión con el vice Pence, el 1ro de septiembre, afloró el “quid pro quo” de si no hurgas en los Biden no habrá ayuda.

Nada tiene de abuso de poder que Trumpoloco recurra a un Estado extranjero para investigar la caquita de un rival electoral, si esta apesta lo suficiente para mandar a investigarlo, puesto que ser candidato presidencial no exonera de culpa. Máxime si la administración precedente mandó a investigar la candidatura de Trumpoloco a partir de cargos tan fantasiosos como haber meado sobre la cama en que Obama pasó ciertas noches de Moscú.

La bandería demócrata sabía que no podría sacar por impeachment a Trumpoloco de la Casa Blanca. Sólo buscaba —y busca— darle vueltas y más vueltas al monigote. Tras la absolución de Trumpoloco, Schumer seguirá invocando victoria moral de su partido; Schiff, actuando como el inspector Javert de Los Miserables; Nadler, alegando que Trumpoloco habría sido condenado si hubieran dejado testificar a Bolton; Pelosi, ripiando papeles y al país. El libro de Bolton tendrá tanto éxito de ventas como otro que Mitt Romney dará a imprenta, a la zaga de Jim Comey, con las razones de “una lealtad superior”.

Coda

Imaginen por último que Biden se empine sobre el descalabro en Iowa y supere a Buttigried, Sanders, Warren y los demás de la comparsita azul para seguidamente lidiar con Trumpoloco en eso de convencer a los indecisos de que más vale bueno por conocer que malo conocido.

Nota

[1] La versión original, interpretada por Joe Biden, puede verse y escucharse aquí.

[2] En contexto cubiche, esta roncha equivaldría a que Díaz-Canel no viajara jamás al exterior —mucho menos con su esposa e hijastro— o a que un líder de la oposición diera guerra sin recibir dinero del Departamento de Estado, la NED, la USAID ni de la madre de los tomates.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.