Actualizado: 01/06/2020 20:01
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Infección, Coronavirus, Pandemia

Un breve retrato del SARS-CoV-2

El virus puede estar presente en una persona sin llegar a producir los síntomas que permiten su diagnóstico, lo cual convierte a esa persona en un peligroso vector asintomático, esto hace que el distanciamiento social sea altamente necesario

Comentarios Enviar Imprimir

Empecemos por el principio: un virus es un ser microscópico acelular, que no está propiamente vivo ya que le falta una de las características de los seres vivientes que es el de ser capaces de reproducirse por si mismo, ellos necesitan de una célula viva, en la cual inserta su ADN o ARN para reproducirse; generalmente son tan pequeños que para observarlos es necesario un microscopio electrónico ya que con los ópticos seremos incapaces de percibirlos.

Los coronavirus conforman una familia de virus y se habían registrado treinta y nueve especies de ellos hasta la aparición del que nos interesa el SARS-CoV-2 que pertenece al Género Betacoronavirus y es el culpable de la enfermedad que la OMS designó como COVID-19. Los coronavirus son los culpables en los humanos del resfriado común, o catarro, hasta enfermedades más graves, como bronquitis, bronquiolitis, neumonía, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV), entre otras enfermedades.

Los coronavirus tienen su reservorio en los murciélagos en ellos, sin causarles ningún daño, mutan hasta que una de esas mutaciones salte a otros animales y finalmente a los humanos, los murciélagos que cuentan con alrededor de 1.100 especies, representan aproximadamente un 20 % de todas las especies de mamíferos y son la reserva natural de los virus de Marburgo, Nipah y Hendra, que han ocasionado enfermedades y brotes en humanos en África, Malasia, Bangladés y Australia. Se cree que son la reserva natural del virus del Ébola y también son portadores del virus de la rabia, pero en ese caso los murciélagos sí son afectados por la enfermedad. Por todo lo anterior se sospechas que el SARS-CoV-2 es una cepa que evolucionó en los murciélagos.

El SARS-CoV-2 se trasmite de persona a persona de manera muy eficaz a través de las excreciones salivares o las secreciones de las membranas mucosas en particular las que fluyen de la nariz y que conocemos como mocos. De ahí la importancia del uso de ‘nasobucos’ en particular para aquellos que estén contagiados y así limitan los vectores de contagio. Este virus pude encontrarse en las partículas de saliva que pueden flotar en el aire, caer y mezclarse con el polvo —de acuerdo a investigaciones realizadas por el MIT las gotas más pequeñas pueden avanzar por el aire hasta 27 pies— o sobrevivir sobre diferentes superficies. Estudios realizados indican que el SARS-CoV-2 puede permanecer activo alrededor de 24 horas sobre un cartón y 72 horas sobre plástico o metales, o hasta tres horas flotando en el aire, aunque con el transcurrir del tiempo su viabilidad, o capacidad de enfermar, va disminuyendo, se considera que su capacidad de contagio es más alta en los primero diez minutos de salir de un organismo vivo.

El virus puede estar presente en una persona sin llegar a producir los síntomas que permiten su diagnóstico, lo cual convierte a esa persona en un peligroso vector asintomático, esto hace que el distanciamiento social sea altamente necesario ya que estos individuos se convierten en inminentes factores de contagio, sobre todo tomando en cuenta que se considera que una persona es capaz de contagiar a otras doce. Según algunas investigaciones inclusos los que se han curado siguen siendo portadores del virus con capacidad de transmisión, por tanto, son también altamente peligrosos.

Al entrar a un ser humano, a través de las mucosas, encuentra en las células de los alveolos pulmonares y en las células de los riñones sus mejores hospederos, las penetran y comienzan a reproducirse y a inundar el organismo, el sistema inmunológico se percata de su presencia demasiado tarde y al no tener una forma específica de responder lo hacen de una forma total con todo el instrumental disponible lo cual empeora los estragos que ya había hecho el virus, ello da como resultado, que aun usando equipos para suministrar oxígeno al enfermo, el mismo sienta que se está ahogando ya que ha perdido un elevado por ciento de su capacidad ventilatoria.

Lo anterior influye decisivamente en que este virus sea altamente dañino para personas de la tercera edad con un sistema inmunológico debilitado, así como para individuos con ciertas afecciones previas, en particular las pulmonares, como enfisemas, y también para los fumadores aun cuando lleven años sin fumar.

Por el momento no existe ninguna cura, solo medidas de prevención y una vacuna para este virus, que por cierto tiende a mutar sin perder su capacidad de contagio y sus dañinos efectos, está a una distancia de muchos meses. Esta es la realidad de una pandemia que a diferencia de la de 1918 no se aprovechó de los pocos conocimientos de la humanidad, sino que se benefició de la incuria de los sistemas políticos que se suponían protegiesen a sus pueblos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.