Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Florida, DeSantis

Un Cirujano General «ad hoc»

El ‘curriculum’ del Dr. Ladapo y sus ideas se ajustan perfectamente a la ideología política de DeSantis

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando se dio la noticia que DeSantis había nombrado al Dr. Joseph Ladapo como Cirujano General, muchos nos desayunamos, entre ellos yo, de que en Florida existiese ese cargo o responsabilidad, pues sí existe, pero el anterior, el Dr. Scott A Rivkees un prestigioso facultativo que asumió el cargo en junio de 2019 como parte de un acuerdo de intercambio de empleados con la Universidad de Florida, no resultó la persona adecuada para los intereses partidistas del gobernador, que jamás se reunió con él en medio de la pandemia.

El primer, y podemos decir definitorio, encuentro entre el científico y el político ocurrió en abril 2020 cuando el Dr. Rivkees en una conferencia de prensa presidida por DeSantis dijo a los periodistas que los floridanos debían acostumbrarse a precauciones imprescindibles, como evitar multitudes de 10 o más personas y usar máscaras faciales en público, afirmando:

“Hasta que obtengamos una vacuna, que falta un tiempo, esta será nuestra nueva normalidad y debemos adaptarnos y protegernos”.[1]

Inmediatamente fue extraído, suena más elegante que sacado, de la conferencia de prensa por Helen Aguirre Ferré en aquellos momentos directora de comunicaciones de Florida y portavoz del gobernador, le había ‘pisado un callo’ al gobernador y de paso a su emulo: Donald Trump.

Las opiniones del mini-Trump con respecto a las formas de combatir, es un decir, la pandemia son bien conocidas, e incluyen hasta represalias financieras en contra de quienes se opongan a sus acientíficas opiniones y casualmente, desdeñando las medidas preventivas, prefiere los tratamientos para los ya contagiados como el uso del ‘Regeneron’[2] en el que la empresa de un donante muy importante para sus campañas ha invertido millones de dólares. Además, permaneció en silencio mientras los empleados de la ciudad de Gainesville repetían informaciones erróneas ─cambia el RNA, o puede producir la muerte─ sobre las vacunas Covid-19 durante una conferencia de prensa organizada por su oficina.

El ‘curriculum’ del Dr. Ladapo y sus ideas se ajustan perfectamente a la ideología política de DeSantis, en un artículo de opinión publicado el 16 de setiembre 2021 en el Wall Street Journal el recién estrenado Cirujano General de Florida emitió las siguientes ideas:

“La pandemia de Covid-19 ha estimulado una notable corriente de investigación científica, pero ese conocimiento no se traduce en una mejor política pública. Un ejemplo es la búsqueda entusiasta del uso público de máscaras, una medida que ha tenido, en el mejor de los casos, un efecto modesto sobre la transmisión viral.”[3]

Sobre el establecer la vacunación como obligatoria para determinados sectores, puestos de trabajos, y designados establecimientos públicos su criterio es:

“El argumento común a favor de los mandatos de vacunas es: no tienes derecho a infectarme. Pero los casos son en parte impulsado por la propagación asintomática y presintomática —personas que no saben que incluso están infectados. No es práctico castigar a los adultos que no presentan síntomas.”[4]

“No se necesita un mandato para esto: los adultos pueden tomar sus propias decisiones. Pero los mandatos prolongarán los conflictos políticos sobre Covid-19, y son una estrategia cada vez más insostenible diseñada para lograr un objetivo inalcanzable.” (el subrayado es mío)[5]

Sus concluyentes opiniones sobre las vacunas:

“Las vacunas reducen, pero no previenen la transmisión. La protección contra las infecciones parece disminuir con el tiempo, más notablemente después de tres o cuatro meses…”[6]

Sus soluciones, coincidiendo con DeSantis y con Trump e incluso con el folclórico presidente del Brasil Jair Bolsonaro, que no pudo entrar en una pizzería neoyorquina recientemente por no estar vacunado, en cuanto a la hidroxicloroquina:

“Otros medicamentos como la hidroxicloroquina y la ivermectina, sobre los cuales los funcionarios de salud parecen decididos a cerrar el libro, están, en realidad, sin resolver. Los ensayos clínicos controlados han arrojado resultados contradictorios, pero muchos médicos con experiencia sustancial en el tratamiento de pacientes con Covid-19… han informado tasas bajas de hospitalización y muerte al usar estas terapias.”[7]

DeSantis no necesitaba que los estimularan mucho pero ahora tendrá la ‘ciencia’ de su parte, se enfrentará al CDC y al FDA por no mencionar la Casa Blanca, es decir que lo que viene encima es de ‘apaga y vámonos’.


[1] “Until we get a vaccine, which is a while off, this is going to be our new normal and we need to adapt and protect ourselves.” En: https://www.tampabay.com/news/health/2020/04/13/floridians-should-keep-social-distancing-until-a-vaccine-exists-surgeon-general-says/

[2] El ‘Regeneron’, que al parecer fue el eficaz medicamento que milagrosamente salvo a Trump del Covid-19, está en falta en estos momentos por el incremento de su demanda por los estados sureños que precisamente son los que tienen el más bajo índice de vacunados.

[3] “The Covid-19 pandemic has spurred a remarkable stream of scientific investigation, but that knowledge isn’t translating into better public policy. One example is a zealous pursuit of public mask wearing, a measure that has had, at best, a modest effect on viral transmission.” Todas las citas fueron tomadas de: https://www.wsj.com/articles/vaccine-mandate-covid-19-unvaccinated-breakthrough-delta-boosters-fluvoxamine-antibodies-11631820572

[4] “The common argument for vaccine mandates is: You have no right to infect me. But cases are partly driven by asymptomatic and presymptomatic spread —people who are unaware that they even are infected. It isn’t practical to punish adults who have no symptoms.”

[5] “You don’t need a mandate for this—adults can make their own decisions. But mandates will prolong political conflicts over Covid-19, and they are an increasingly unsustainable strategy designed to achieve an unattainable goal.”

[6] “The vaccines reduce but don’t prevent transmission. Protection from infection appears to wane over time,

more noticeably after three to four months…”

[7] “Other medications like hydroxychloroquine and ivermectin, on which health officials seem determined to close the book, are, in reality, unsettled. Controlled clinical trials have yielded conflicting results, but many physicians with substantial experience treating patients with Covid-19… have reported low rates of hospitalization and death when using these therapies.”


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.