Actualizado: 26/09/2022 12:32
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Téllez, Nicaragua, Ortega

Un hermoso poema llamado Dora María Téllez

La Comandante Dos que secundó a Edén Pastora, conocido como el Comandante Cero, en la toma del Palacio Nacional de Nicaragua

Comentarios Enviar Imprimir

A Dora María Téllez, a quien el dictador de Nicaragua Daniel Ortega acaba de procesar con una petición de 15 años de cárcel, no se le ha honrado en la justa medida de sus méritos, a mi juicio, la heroína por excelencia de la lucha contra el somocismo. Su vida toda, es un hermoso poema. Nació en una familia de clase media de Matagalpa. Conmovida por el deprimente estado de salud de los niños nicaragüenses, estuvo estudiando medicina en León en los tiempos en que regía con mano de hierro en su país la dinastía somocista. Pero en el tercer año de carrera, convencida de que no era posible garantizar una salud estable en medio de tanta miseria, y en la creencia de que no era posible una lucha cívica, abandonó los estudios y comenzó a conspirar a favor del Movimiento Sandinista de Liberación Nacional (MSLN). “Comencé levantando documentos, recortaba noticias, hacía síntesis de noticias, hacía compras para la montaña: gorras, machetes, medicinas”. Cuando se integró posteriormente al Movimiento, tenía 20 años de edad. Gabriel García Márquez la definiría así: “una muchacha muy bella, tímida y absorta, con una inteligencia y un buen juicio que le habrían servido para cualquier cosa grande en la vida”[1].

En su primer combate, puso en jaque a todo un batallón con una ametralladora M30. No sería la primera vez que salvaría la vida de Daniel Ortega, quien entonces se hallaba a 300 metros detrás de ella.

Su nombre salió a la luz en 1978 como la Comandante Dos, cuando secundó a Edén Pastora, conocido como el Comandante Cero, en la toma del Palacio Nacional cuya asamblea legislativa se encontraba en ese momento en plena sesión. Con todos los diputados de rehenes, Dora María fue la principal interlocutora para la publicación de declaraciones del MSLN, la enrega de un millón de dólares y la liberación de cincuenta sandinistas presos, con los cuales viajó posteriormente a Panamá.

Fue a Cuba, donde tomaría un curso de cirugía en combate, así como, según se dice, de estrategia militar. De regreso a las guerrillas, sería quien lograría la liberación de la primera ciudad, León, que permitiría, dos semanas después, la toma de Managua.

Tras el triunfo sandinista, fue nombrada ministra de Salud Pública. Pero tras la derrota electoral en 1990, Daniel Ortega, según la propia Dora María Téllez, “comenzó un manejo deliberado de su personalidad que luego se extendió a la familia”. Desde entonces comenzaría un proceso de distanciamiento que desembocó en una escisión en 1995, junto a Sergio Ramírez, ex vicepresidente y Víctor Hugo Tinoco, ex secretario de Relaciones Exteriores, con la fundación, de lo que se llamó Movimiento Renovador Sandinista (MRS), una nueva fuerza política con la intención de “que reivindique los auténticos valores del sandinismo, la democracia y la justicia social”, un movimiento que el propio Daniel Ortega, tras su regreso al poder, declararía ilegal, por lo cual ella se declararía en huelga de hambre en 2008.

Desde entonces se convertiría, no solo en historiadora sino en la mente más lúcida y clarificadora del proceso político de Nicaragua. Lo que hubo posteriormente, según ella, fue “una dictadura forjada en la matriz propagandística de la revolución sandinista”, pero que “no tiene nada que ver con el sandinismo” sino “con un adefesio que se llama orteguismo, una maquinaria de poder político que ha ocupado el Frente Sandinista”[2].

Cuando se produjeron en 2018 las protestas contra la Reforma de Seguridad Social que dieron lugar a enfrentamientos entre manifestantes y paramilitares con un saldo de más de cuatrocientos muertos y gran número de detenidos, ella apoyó públicamente las demandas de los manifestantes. En consecuencia su casa fue asaltada y tuvo que buscar refugio sucesivamente en varias casas de seguridad, hasta que, en 2021, durante la cadena de arrestos de candidatos presidenciales para asegurar la reelección de Ortega, ella fue una de las arrestadas durante una operación desproporcionada donde se usó hasta un dron. Fue incomunicada en una oscura celda y hoy aguarda por una condena de quince años y la inhabilitación para ejercer cargos públicos, solo por expresar sus opiniones.

Cuando hace pocos años el autor y otros cubanos de dentro y fuera de Cuba redactamos una denuncia sobre la persecución y hostigamiento por parte del régimen cubano contra algunos grupos independientes, entre ellos, ecologistas y partidarios de un socialismo autogestionario, y lanzamos por internet una campaña de recogida de firmas para apoyarlos, nos sorprendimos gratamente al ver, entre las firmas, la de Dora María Téllez.

Hoy es ella la que necesita de nuestro respaldo. Sabemos que en todas partes se cometen injusticias. Pero en casi todos esos países siempre se encuentran instituciones y medios a donde acudir clamando por justicia y respeto por los derechos de las víctimas. Mas en Cuba, Venezuela y Nicaragua, se están perpetrando impunemente atropellos sin nombre contra personas inocentes cuyo único pecado ha sido soñar con una patria mejor y no hay una puerta a donde tocar para poner fin a tanto latrocinio. Y el mundo no ha hecho lo suficiente para ayudar a remediarlo.


[1] Gabriel García Márquez: “La guerrillera que colecciona calcetines”. La Prensa, 25 de junio de 2017.

[2] Javier La Fuente: “La Revolución Sandinista no hizo una crítica del sistema político que derrotaba”. El País, 18 de junio de 2019.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.