Actualizado: 29/05/2020 12:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Elecciones, Trump

Un hombre aburrido con un peinado estrambótico

Si bien Donald Trump no es responsable por lo peor que haya en la sociedad norteamericana, sí lo es por sacarlo a flote y usarlo a su conveniencia

Comentarios Enviar Imprimir

Donald Trump ha llegado a ser el candidato presidencial republicano tan solo por ser bocón y brutal en sus declaraciones.

Y cada vez que ha dicho algo que clasifica como racista, grosero, insensible, vengativo, insensato, o simplemente como políticamente incorrecto, muchos hemos pensado que esa era la gota que derramaría el vaso. Pero Donald Trump siempre ha salido a flote. O más bien sus partidarios, a fuerza de vítores, aplauso y sectarismo visceral, lo han sacado a flote.

Donald Trump ha llegado a ser el candidato presidencial republicano entonces no por ser sagaz, astuto, capaz.

Ha llegado hasta aquí porque hay quien gusta de la idea de un presidente bocón y brutal, al que no quiero imaginar como mandatario resentido, impulsivo, ególatra, negociando con aliados difíciles, o acariciando con el dedo el botón nuclear.

El dilema entonces no es elegir a Trump como presidente porque Hillary Clinton es una opción mediocre, o porque esta es parte de un clan que —también— manipula y miente. El problema es que Trump es, indiscutiblemente, un mal mayor, un mal que no es republicano, que no es nada de lo que dice, que es si acaso trumpista, y los republicanos de vergüenza y pensamiento lo saben.

No sé qué necesitan los republicanos —y aquí no incluyo a los que apoyan a Trump a capa y espada, pues ahí no hay nada que hacer— para salirse de la espiral de bochorno y sensacionalismo en que la veta histriónica y la incapacidad como político de Donald Trump los ha lanzado.

Las elecciones de noviembre serán la última oportunidad para cambiar de canal y dejar que cancelen ese triste reality show. Pero, desde ya, Donald Trump “alerta” a sus seguidores de que el proceso electoral “está amañado”, creando discordia en la mejor usanza de los caudillos y dictadorzuelos que son, en primer lugar, malos perdedores. Como si no bastara con la incitación que hiciera a una potencia extranjera a espiar a un candidato presidencial americano, ahora se erige en agitador populista.

Si bien Donald Trump no es responsable por lo peor que haya en la sociedad norteamericana, sí lo es por sacarlo a flote y usarlo a su conveniencia: xenofobia, nacionalismo del bobo, odio en lugar de ideología, enemigos en lugar de adversarios, todo mezclado en aguas muy turbias.

Aguas turbias que, por el momento, ofuscan el sentido de una buena parte de los americanos, para la sola ganancia de Donald Trump, un hombre aburrido con un peinado estrambótico.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.