Actualizado: 16/09/2019 12:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Estonia

Un récord mundial

Lejos de los años sombríos del socialismo, la nación báltica es la primera que utiliza internet para votar en unas elecciones parlamentarias.

Enviar Imprimir

Estonia, antigua república soviética del Báltico, acaba de implantar un récord mundial al ser el primer país que utiliza internet para votar en unas elecciones parlamentarias, dejando atrás a naciones como Gran Bretaña, Irlanda y Suiza, donde el método sólo se había experimentado a pequeña escala y como prueba.

Hace mucho tiempo que los estonios se olvidaron de las largas colas para el pan y la amarga presencia rusa por todos lados. Ahora se presentan ante el mundo con un gran dominio de la computación y un 90% de la población, de 1,4 millones de habitantes, dispone y utiliza su carné de identidad electrónico.

Según el método ideado por Tallin para el voto electrónico, cada elector debe utilizar una computadora, una tarjeta electrónica capaz de leer el programa electoral y el carné de identidad con un microchip que se activa mediante un código o PIN secreto individual, que sólo conoce su propietario.

En estas elecciones parlamentarias, en que resultó ganador el partido de centroderecha gobernante Reforma, del premier Andrés Ansip, se estima que unas 30.000 personas hicieron uso del voto electrónico, lo que elevó la participación en los comicios a un 61%, del 53% registrado en las anteriores elecciones, realizadas en 2003.

Aunque la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa ha expresado ciertas dudas sobre el voto electrónico, lo cierto es que nadie ha podido demostrar que en la fórmula estonia haya fallas, según dice el experto Michael Wyzan, del Instituto Internacional de Análisis en Luxemburgo, Austria.

Wyza cita el alto nivel de conocimiento en computación y en el uso de internet que hacen sus ciudadanos, hecho que al mismo tiempo les ha permitido estimular su economía y convertirla en una de las más activas de la Unión Europea, de la que Estonia es miembro pleno desde 2004.

Gran entusiasta de la modernidad, el premier Ansip quiere mantener el gran "momento económico" que alcanzó el país en 2006, con el 11,5% de crecimiento, gracias a su política de mantener bajos los impuestos, lo cual favorece el movimiento empresarial y la afluencia de capitales y turistas al país.

Aunque Estonia todavía tiene que alcanzar los estándares de la Unión en renglones como salarios y salud, el país avanza a la carrera gracias al turismo.


« Anterior12Siguiente »