Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Estonia

Un récord mundial

Lejos de los años sombríos del socialismo, la nación báltica es la primera que utiliza internet para votar en unas elecciones parlamentarias.

Enviar Imprimir

Los vecinos ayudan

El sueño de muchos finlandeses es visitar Estonia, donde encontrarán cerveza, vino y aguardiente de calidad y a bajo precio. "Es un gran filón", dice a Encuentro en la Red el agente de turismo Edgar Ligi, quien agrega: "Ellos dejan sus euros con gran alegría y esa es la base de nuestra prosperidad".

La capital de Estonia, Tallin, está separada de Helsinki por 85 kilómetros de mar. Para un finlandés, la mejor manera de llegar al "paraíso alcohólico" es por ferry (cuatro horas) o lancha rápida (una hora). El sector de los servicios, ligado al turismo, ha sido la clave para liquidar el déficit comercial de Estonia.

Para Finlandia, regresar a Estonia ha sido igualmente un sueño hecho realidad, porque es el país europeo donde se sienten como en su casa: hablan casi el mismo idioma y no tienen que pagar altos impuestos por la bebida y la comida. Claro, a Estonia también llega cada vez más gente de todo el mundo.

De aquellos pobres hoteles mediocres Intourist, de la era soviética, ya no queda nada. En su lugar, florecieron románticas pensiones y hoteles de lujo para los más pudientes. Los bares y restaurantes ofertan todas las especialidades de la comida internacional y, por supuesto, de la cocina estonia.

En pocos años, la capital del país cambió su rostro gris, sobre todo la parte antigua, donde se asienta uno de los barrios medievales más fascinantes del Norte de Europa. El castillo de Toompea y su simbólica torre Pikk Hermann ahora alberga el "Riigikogu", uno de los parlamentos más pintorescos del mundo.

Las iglesias incluyen la famosa Toomkirik y la de San Nicolás, donde se puede ver el famoso cuadro Danza Macabra, del pintor Berndt Notke. Luego hay que visitar la Plaza del Ayuntamiento, repleta de tabernas donde se bebe cerveza durante las 24 horas del día.

La Organización Mundial de Turismo ha señalado a Estonia como el país europeo que más rápidamente se expande y la Agencia de Cruceros de Europa estima que Tallin se ha convertido en el segundo gran puerto para cruceros, superando a Helsinki y cerca de Lisboa.

Pero lo más importante es que en lugar de los quietos y sombríos individuos de la época socialista, la gente de las repúblicas bálticas ríe y vive al ritmo de los teléfonos móviles e internet.

Las guías turísticas para Estonia se han quedado anticuadas, aunque son editadas varias veces por año. Para el que haya estado antes, vale la pena ver los cambios, y para quien no ha ido, será una agradable sorpresa visitar la costa de ámbar.


« Anterior12Siguiente »