Actualizado: 20/01/2022 14:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Chile

Una cuestión de coherencia

La Moneda se apunta al Consejo de Derechos Humanos y la oposición le exige ser 'inflexible' ante las violaciones, sean en Guantánamo o en La Habana.

Comentarios Enviar Imprimir

Si algo interesante tiene la historia reciente en América Latina es que tanto los regímenes de derecha como de izquierda poseen deudas cuantiosas con los derechos humanos. Es público que en los amplios ámbitos de la ONU el voto se entrega, se niega, se abstiene, pero también… se esquiva.

Esto de esquivar el voto es más sutil, porque su intención es pasar sin que te pillen, es una suerte de abstención pero más temerosa. Aquí el ejemplo recae sobre el gobierno chileno, ese que, con militantes antidictatoriales durante el tenebroso régimen de Pinochet, en su momento no quiso postularse para una butaca en el nuevo Consejo de Derechos Humanos. Esto es esquivar el voto.

No por gusto José Zalaquett, prestigioso abogado chileno de esos derechos, exhortó recientemente a la autoridad: "(Como país) tenemos que cumplir nuestras obligaciones internacionales y participar de estos organismos".

La acción de esquivar el voto no se puede comparar siquiera con una no presentación en el boxeo, porque sencillamente, en derechos humanos, quien no está no arriesga ni pierde, salvo en la pluma de algún periodista puntilloso.

La rectificación

Pero si ciertamente Michelle Bachelet decidió en su momento no solicitar un puesto en el Consejo, al parecer también se ha decidido a rectificar, y una rectificación en este plano es, sin duda, digna de aplauso.

En conversación con Encuentro en la Red, el diputado Marcelo Forni, de la opositora Unión Democrática Independiente, dijo que le "parece muy bien" la intención de La Moneda de ingresar al Consejo, pero en "la medida que nuestro gobierno sea representado por personas que no tengan en esta materia un doble estándar".

El joven diputado subrayó que quien forme parte de una instancia como ésta, debe entender que "la defensa de derechos tan fundamentales son a ultranza y no admiten ninguna distinción".

"En consecuencia —añadió— hay que levantar la voz cuando se violen tales derechos en Guantánamo, pero también cuando se violen en La Habana. En esta materia hay que ser inflexible", enfatizó.

Pero si en marzo de 2006, fecha de la creación del nuevo Consejo, La Moneda no postuló para estar entre los 47, apenas un año después, en mayo pasado, conseguía Chile convertirse en miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La postura errada, aunque de difícil reparación, iba quedando atrás.

En junio del presente año, Bachelet fue recibida en Ginebra, donde pronunció un aplaudido discurso y donde obtuvo que la sede de la Oficina Regional del Alto Comisionado de los Derechos Humanos, para América Latina y el Caribe, se instalara en Chile.

La influencia democristiana

Resulta difícil hallar un partido político más consecuentemente en contra de la violación de los derechos humanos, dentro y fuera del país, que el Demócrata Cristiano chileno (DC), que también enfrentó resueltamente la tiranía de Pinochet. En cuanto a Cuba, sin duda lleva harta ventaja sobre el resto de las corporaciones políticas.

Militante de la DC es Patricio Walker, jefe de la Cámara de Representantes y cuya sinceridad constituyó el obstáculo fundamental de la visita a Cuba que, desde junio del presente año, planearon tres congresistas, entre los que se encontraba precisamente él.

Luego de los avisos diplomáticos de rigor, La Habana preguntó si Walker visitaría a la disidencia y éste respondió que sí, y además informó que "esperaba reunirse con el líder del Movimiento Liberación, Oswaldo Payá", y "visitar a los 74 presos opositores a Castro". No hubo desde luego visa, sólo silencio.

A través de Walker, la democracia cristiana ha presentado nueve proyectos de acuerdo para condenar violaciones de derechos humanos en Cuba, enumeró recientemente la prensa chilena.

Recuérdese que fue también un relevante miembro de la DC el que afirmó que un eventual apoyo a Venezuela frente a Guatemala, en la lucha de entonces por un puesto rotativo en el Consejo Seguridad de la ONU, marcaría "un antes y un después" en la relación entre la DC y La Moneda. Esta advertencia se consideró clave para que Bachelet decidiera abstenerse.

Todos están conscientes en la nación sudamericana que, sin la DC, la Concertación, que cumplirá 20 años en el poder, no pasa de una quimera, de un malabar de ilusionista. Y hasta ese punto llegó la DC para detener un voto que hubiera significado un paso en falso, sobre todo en el terreno de la ética.

Observadores esperan que La Moneda logre el puesto que ahora parece ansiar en el Consejo. Lo debatirá contra Brasil, Argentina y Venezuela. Los dos primeros repetirían su presencia en la instancia de la ONU.

Los cubanos demócratas esperan que allí Chile vote sin apartar la vista del pueblo que sufre yugo político, económico y moral desde hace casi 50 años.

Como dijo Marcelo Forni a Encuentro en la Red, la representación chilena debe reflejar "lo que siente la gran mayoría de los chilenos en el sentido de que los cubanos necesitan mayores espacios de libertad y democracia".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.