Actualizado: 28/01/2022 18:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Chávez, Venezuela

Venezuela y su laberinto

En las últimas semanas, Hugo Chávez ha dictado, una tras otra, leyes tendientes a la estatalización, la incautación de tierras “ociosas” y otras semejantes y de corte radical

Comentarios Enviar Imprimir

El dictador electo de Venezuela gobernará por decreto durante 18 meses. La manera que utilizó para adjudicarse este “triunfo” fue burda, como lo son su imagen y su vocabulario. En las elecciones legislativas pasadas, el 52% de los votantes le dijo No a Chávez. Así las cosas, el gran amador de Fidel Castro —su maestro de marrullería— hizo el giro que todo el mundo esperaba: aprovechó la mayoría con que aún cuenta en la Asamblea bajo su poder para solicitar una Ley Habilitante, algo así como gobernar de facto. Su argumento para solicitar el poder absoluto no pudo ser más endeble, o más cínico: atender los estragos causados por las lluvias que semanas atrás afectaron considerablemente a ciertas regiones del país.

En las últimas semanas, Hugo Chávez ha dictado, una tras otra, leyes que según él perfeccionarán el socialismo del siglo XXI (todavía no sabemos qué cosa es esto), todas tendientes a la estatalización, la incautación de tierras “ociosas” y otras semejantes y de corte radical.

Pero aún le quedan no pocas acciones para igualar con su par cubano. Eliminar el acceso a Internet, amordazar definitivamente a la prensa —o más bien hacer desaparecer la prensa y dejar sólo la oficialista— y, en fin, estatizar las empresas trasnacionales y las nacionales más poderosas. Asimismo, entre otros alcances, le resta lograr un gobierno de cerrazón total que sólo pacte con sus iguales, los dictadores. Para esto necesita prodigar un insulto aún mayor que decirle “pendejo” al Presidente de Estados Unidos y despotricar con más bríos contra el Secretario General de la OEA. Rotas las relaciones con Estados Unidos y separada Venezuela de la OEA, Hugo Chávez estaría en forma para declararse víctima —una víctima que ha aumentado hasta lo inusitado su arsenal bélico en los últimos años—, pero con todos los medios de comunicación en sus manos.

Hoy tenemos que la inflación en Venezuela se halla cerca del 27% —la mayor de la región durante cinco trimestres consecutivos—, la inseguridad se mantiene en niveles alarmantes y las protestas callejeras van en alza debido en buena parte al deterioro de los servicios públicos.

Las elecciones generales serán en 2012, de modo que si tomamos en cuenta que el mandatario venezolano tendrá año y medio para seguir jugando al estalinismo, los miembros de la oposición que se incorporarán a la Asamblea el próximo enero no podrán hacer nada hasta el último semestre del año mencionado. Demasiado tarde: ya entonces Hugo Chávez habrá destrozado al país siguiendo los dictados de su aberración castrista. Los que hemos vivido bajo alguna variante del estalinismo sabemos que así será, no ha habido ni habrá otro resultado. Veamos la Cuba de hoy, donde la inopia invade todos los aspectos de la vida y la dictadura comunista, desesperada y obstinadamente, trata de paliar el desastre con medidas que no llevarán a ningún sitio, que sólo son un revoloteo en el mismo charco del absurdo que iniciara hace medio siglo.

Así la situación, podríamos dar por seguro que en 2012, después de ver suficientemente hundido al país, los votantes venezolanos opten por dar su aprobación a un candidato de oposición. Lo más probable es que este candidato resulte electo. Y lo más probable será que haya un baño de sangre en Venezuela si atendemos a las declaraciones que, en noviembre pasado, hizo públicas el general del Ejército venezolano Henry Rangel Silva, quien entonces afirmara que las fuerzas armadas no aceptarían una victoria de la oposición en las urnas en las elecciones de 2012, puesto que los oficiales venezolanos “son leales al proyecto socialista” de Hugo Chávez. De esta forma, según el general Rangel, se estarían salvaguardando las conquistas del pueblo venezolano. La pregunta es: ¿cómo sería posible salvaguardar, por la fuerza, las conquistas del pueblo, si la mayoría habría votado en contra de esas conquistas?

Luego de estas declaraciones, el general Henry Rangel Silva fue ascendido por Hugo Chávez al grado máximo de un militar, General en Jefe.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Una simpatizante de Hugo Chávez con un muñeco que representa al mandatario venezolano, en esta foto de archivoFoto

Una simpatizante de Hugo Chávez con un muñeco que representa al mandatario venezolano, en esta foto de archivo.

Relacionados

COMUNICACIÓN

Declaraciones de María Corina Machado

22/12/2010 || La diputada María Corina Machado, declara en respuesta a las recientes leyes de corte radical dictadas por Hugo Chávez, junto a otros diputados electos de la Asamblea Nacional. [noticias24venez]

Comentarios