Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Barack Obama, Estados Unidos

Vía libre al Obamacare

Obama no solo recibió un pésimo legado económico por el mal manejo de los republicanos, también tuvo que enfrentar la herencia de dos catastróficas guerras

Comentarios Enviar Imprimir

En una cerrada votación de 5 a favor y 4 en contra, el Tribunal Supremo de Estados Unidos no consideró anticonstitucional la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida como OBAMACARE. Los afanes de importantes intereses económicos y del Partido Republicano la habían llevado a la consideración de ese Tribunal.

Indudablemente este es el triunfo más importante del primer período de gobierno de Obama, ya que logró lo que no pudieron Harry S. Trumann (1945-1953), Lyndon B. Johnson (1963-1969), el republicano Richard Nixon (1968-1974) y Bill Clinton (1993-2001), debido a las manipulaciones repetidamente realizadas por las grandes compañías aseguradoras y otros intereses económicos para evitar una legislación de ese carácter. No puede olvidarse tampoco que la consecución de esta ley fue un objetivo durante sus vidas de varios políticos estadounidenses, que siempre soñaron con alcanzarlo, como Edward Kennedy.

Con esta legislación, más de 30 millones de norteamericanos sin seguro de salud se beneficiarán y Estados Unidos entrará en el club de los países que garantizan la asistencia sanitaria universal, al que debió pertenecer desde hacía mucho tiempo. Indudablemente esto repercutirá positivamente en el incremento de la imagen de Estados Unidos en el mundo y seguramente será un factor que ayudará al presidente en sus propósitos de reelección en las próximos comicios de noviembre.

Es difícil encontrar en la historia de ese país un mandatario que recibiera un legado tan complicado como el presidente Obama, con una profunda crisis económica en marcha, que podía haberse convertido en la repetición de la Gran Depresión de 1929. Hoy, si bien la economía norteamericana tiene dificultades, con una alta tasa de desempleo de más del 8,0 %, no es menos cierto que las tétricas predicciones se evitaron gracias a las medidas tomadas por su Administración. Incluso, la economía crece discreta pero ininterrumpidamente desde hace meses, a pesar de nefastas influencias externas y el obstruccionismo de los republicanos, dedicados a crear todos los problemas posibles.

Pero Obama no solo recibió un pésimo legado económico por el mal manejo de los republicanos, también tuvo que enfrentar la herencia de dos catastróficas guerras que han consumido enormes recursos humanos y materias. El Presidente las ha tratado con una visión realista y racional. En Irak se obtuvieron los mejores acuerdos posibles para salir del embrollo; y en Afganistán se está en vías de alcanzarlos, existiendo un proceso de reducción de las tropas en el terreno de combate. Un empeño que no ha dejado de lado la defensa de Estados Unidos, sino por el contrario, ha venido unido a un reforzamiento de la eficiencia militar, incluidos los servicios de inteligencia. Una cuestión probada con el ajusticiamiento de Osama Bin Laden —considerado el enemigo número uno—, y una larga lista de golpes asestados contra los principales líderes de Al Qaeda, colocando a esta organización en una situación muy difícil, algo que la anterior administración republicana fue incapaz de hacer.

En el plano internacional, con la excelente secretaria de Estado Hillary Clinton, la actuación de la Administración ha sido relevante mediante una política proactiva y negociadora, que dejando atrás las poses de bravuconería, ha sido muy efectiva al tratar situaciones complejas y delicadas sin intervencionismo directo. Esto se ha constatado en el Medio Oriente e Irán, y actualmente ocurre en Siria.

En este sintético recuento, no puede omitirse los esfuerzos por lograr pasos positivos en la solución del complejísimo problema de los alrededor de 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. Ciertamente no se ha podido avanzar en una ley que solucione este asunto. Las condiciones económicas, comprendidas las relativamente altas tasas de desempleo, son un factor que obstaculiza cualquier solución, pero más que nada está la labor de zapa del partido republicano, negado a aceptar algún avance en ese sentido. Asi, la propuesta demócrata del Dream Act, el proyecto de ley que legalizaría a los jóvenes que llegaron a Estados Unido de manera ilegal cuando eran niños, no se ha podido aprobar en la Cámara de Representante por el veto de la mayoría republicana. De esta forma, haciendo uso de sus prerrogativas presidenciales, con una orden ejecutiva, Obama otorgó el pasado 19 de junio un estatus migratorio temporal (2 años), lo que se pronostica pudiera beneficiar a 800.000 personas.

En el caso de Cuba, Obama cumplió sus promesas de permitir los viajes a la Isla de cubano-americanos, asi como flexibilizó el envío de ayuda financiera y de bienes para aliviar la difícil situación de muchas familias, lo cual ha ayudado a promover la incipiente iniciativa privada e independencia de los ciudadanos cubanos respecto al Estado. Esta política de acercamiento ha sido boicoteada constantemente desde un sector intransigente en Estados Unidos y su contraparte totalitaria en Cuba, porque ambos desde distintas posiciones temen el proceso de reconciliación que avanza en la Isla.

Otros avances producto de la gestión de la administración Obama podrían citarse en el terreno de la regulación financiera, el exitoso rescate de la industria automovilística y el fin de las trabas ideológicas a las ciencias, impuestas por su predecesor, como la prohibición de financiar ensayos con células madres embrionarias. Sin embargo, el aspecto más notable ha sido la recuperación de la imagen de la nación norteamericana, como referencia de libertad, progreso y democracia, y muy en particular de la figura presidencial. Actualmente, sondeos de prestigiosas encuestadoras, como el Latinobarómetro, arrojan que Obama continúa siendo el estadista de mayor prestigio en las Américas. En Cuba es altamente respetado y valorado entre la población, a pesar de la propaganda en los medios oficiales para degradar su imagen. Este es el resultado de una actitud consecuente como político, que en todo momento ha querido ser el presidente de todos sus conciudadanos, con un alto grado de compasión por los sectores más débiles de la sociedad estadounidense. Congratulaciones a Obama y el pueblo norteamericano por su éxito en la reforma sanitaria.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.