Actualizado: 23/11/2017 16:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Elecciones

¿Voto demócrata o voto anti Trump?

¿Qué decir de casi una decena de derrotas republicanas en un solo día?

Comentarios Enviar Imprimir

El martes 7 de noviembre fue un día grande para los demócratas, que recuperaron terreno en los estados donde hubo elecciones como se muestra a continuación:

  1. Ganaron la gubernatura de Virginia.
  2. Ganaron la gubernatura de New Jersey, donde además dominan la legislatura, al igual que en el estado de Washington.
  3. En Georgia ganaron en la legislatura local dos asientos tradicionalmente ocupados por republicanos.
  4. En Maine los votantes rechazaron masivamente la propuesta republicana de limitar el Medicare.
  5. En los condados de Westchester y Nassau, en Nueva York, los demócratas ganaron el gobierno local.
  6. En la ciudad donde vivo, Town of Hempstead, los demócratas ganaron y están en el poder por primera vez en cien años.
  7. El alcalde Bill de Blasio ganó la reelección en la ciudad de Nueva York y estará otros cuatro años al frente de la metrópoli más grande de Estados Unidos.

Los candidatos demócratas en cada caso no parecían particularmente impresionantes. Acá la campaña local dejó muy mal sabor, con acusaciones mutuas de contubernio y corrupción entre ambos partidos políticos, destacando el uso oportunista de la referencia a la MS 13, banda criminal que ha adquirido visibilidad por asesinatos cometidos en los condados de Nassau y Suffolk en Long Island, Nueva York.

Tras los hechos, ocurridos hace apenas un par de meses, el presidente Trump y el Fiscal General Session visitaron la zona para reafirmar la voluntad de erradicar esa peste, y de paso apuntalar la idea de que la deportación de latinos es imprescindible.

No son casuales los recientes anuncios por parte de gobierno federal de no extender el Estatus de Protección Temporal (TPS) a miles de nicaragüenses y por solo seis meses a miles también de hondureños, bajo la premisa de que las condiciones adversas que hicieron a esas personas abandonar sus países de origen ya no existen.

Pero lo que resulta interesante en estas elecciones es que en lugares tan disímiles como Virginia, el estado de Washington, Georgia o Nueva York la tendencia electoral haya sido similar.

La competencia electoral parece tener lugar, de nuevo, entre los suburbios y las grandes ciudades, y las zonas rurales. Como en Virginia, donde la América rural, blanca y evangelista, componente fundamental del núcleo del 35% agónico e incondicional de Trump, votó por el candidato republicano mientras la clase urbana, que parece ahora otorgar o penalizar de acuerdo a la gestión del político de turno, dio su voto al candidato demócrata.

Lo cierto es que este pasado martes 7 de noviembre y de elecciones fue un día feliz para los desesperados demócratas y un foco, digamos que amarillo, para el Partido Republicano.

Quizás sea prematuro afirmar que el trumpismo ya no es lo que fue hace un año, y que el voto de castigo de los desencantados está comenzando a llegar a las urnas.

Quizás sea prematuro, insisto, pero, si bastan dos casualidades para marcar tendencia, ¿qué decir de casi una decena de derrotas republicanas en un solo día? No creo sin embargo que el republicanismo per se esté a la baja; es el trumpismo el que lo lastra y arrastra a lugares muy difíciles de sostener.

Trumpism without Trump can show the way forward,” declaró hace unos días Steve Bannon, exconsejero de Trump e ideólogo del republicanismo más rancio.

Hoy no parece tan viable esa idea.

Hace un año una buena parte del electorado republicano se alineó más con Trump que con el propio Partido Republicano. Pero puede que esa fascinación con el outsider de boca floja y discurso bravucón ya esté de salida.

Este martes de elecciones, cuando una parte del electorado (la ganadora) salió a penalizar a Trump, fue quizás un adelanto de lo que se verá en las elecciones intermedias de 2018. Ese regreso a la sobriedad, forzado por la evidencia, puede dejar a Trump y al trumpismo a la orilla de la carretera política más pronto de lo que se pensaba.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Emilia García de los Ríos ondea una bandera de Cuba y una bandera con la imagen del presidente Trump durante una manifestación en el Tropical Park el 4 de marzo de 2016 en MiamiFoto

Emilia García de los Ríos ondea una bandera de Cuba y una bandera con la imagen del presidente Trump durante una manifestación en el Tropical Park el 4 de marzo de 2016 en Miami.