Actualizado: 24/06/2022 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

rusia, escudo antimisiles

Putin amenaza con apuntar misiles rusos a objetivos en Europa

'Si parte del potencial nuclear estratégico de EE UU está en Europa y, según nuestros expertos, representa una amenaza, tendremos que adoptar medidas de respuesta', dijo.

Enviar Imprimir

El presidente ruso, Vladimir Putin, pasó este lunes de las advertencias a las amenazas en respuesta a los planes de Estados Unidos de desplegar misiles y radares en Europa Oriental, informó EFE.

"Es evidente. Si parte del potencial nuclear estratégico de Estados Unidos está en Europa y, según nuestros expertos, representa una amenaza, pues tendremos que adoptar medidas de respuesta", dijo Putin en declaraciones a los corresponsales extranjeros en Moscú, recogidas por la agencia Interfax.

"¿Qué medidas?", se preguntó Putin. "Por supuesto —dijo— tienen que aparecer nuevos objetivos en Europa" para los misiles rusos.

Putin, que hizo estas declaraciones en vísperas de la cumbre del G-8 en Alemania, respondía así a los planes norteamericanos de desplegar elementos estratégicos de su escudo antimisiles en Polonia y la República Checa.

El líder ruso añadió que los medios que se utilizarían para asestar golpes a esos objetivos en Europa serían "misiles balísticos y de crucero. Es sólo una cuestión de técnica".

Adelantó que Rusia "está perfeccionando su sistema estratégico de armas nucleares", como quedó de manifiesto con el lanzamiento la pasada semana de un nuevo misil intercontinental capaz de portar varias cargas nucleares y de un misil de crucero Iskander.

"No queremos ninguna confrontación. Pero en caso de despliegue de un escudo antimisiles en Europa, hoy lo advertimos, habrá respuesta. Necesitamos garantizar nuestra seguridad", dijo.

Hasta ahora, Moscú ha respetado los acuerdos de desarme nuclear suscritos con Washington: el Start-1 de 1991 y el tratado de Reducción de Potenciales Estratégicos Ofensivos de 2002.

En cambio, Putin manifestó que "no entiende por qué Rusia y Estados Unidos deben limitarse" a la hora de desarrollar sus misiles de medio alcance, cuando países como Israel, Irán, Corea del Norte y Pakistán están perfeccionando esos sistemas.

Rusia, añadió, "se exime de toda responsabilidad por las medidas de respuesta adoptadas, ya que nosotros no somos los iniciadores de la, sin lugar a dudas, incipiente carrera de armamentos en Europa".

"Con el fin de reinstaurar el equilibrio estratégico en el mundo tendremos que crear un sistema para superar ese escudo antimisiles, y eso es lo que estamos haciendo ahora", aseguró.

El líder ruso negó que el Kremlin se plantee, entre esas medidas de respuesta, emplazar bases militares en países como Cuba, como ocurriera en tiempos de la Unión Soviética.

"No sólo no nos planteamos nada parecido, sino que, como es sabido, hace un tiempo desmontamos nuestra base de Lourdes. Queremos cooperación. No necesitamos bases a nuestras puertas, sean de quienes sean", dijo.

El jefe del Kremlin opinó que lo que pretende el escudo norteamericano es "impedir un mayor acercamiento entre Rusia y Europa".

"Si eso es así, creo que es un nuevo error", dijo.

Además, negó que Rusia vaya a verse involucrada en un carrera de armamentos con Washington, uno de los factores que condujo a la caída de la Unión Soviética en 1991.

"Aprendimos la lección de la Unión Soviética (...) Responderemos de manera efectiva con un sistema mucho más barato. Es lo que se llama 'respuesta asimétrica'", subrayó.

Putin recordó que el sistema antimisiles norteamericano "costará miles de millones de dólares", y rechazó que su objetivo sea afrontar hipotéticas amenazas por parte de países como Irán y Corea del Norte.

Al respecto, el presidente ruso se manifestó optimista en cuanto a la solución de las crisis nucleares iraní y norcoreana, en las que Moscú juega un papel fundamental.

"En Corea del Norte encontramos una solución sin recurrir a la fuerza y sin mayores amenazas. ¿Por qué en Irán no podemos encontrar una salida? Hay que buscar, hay que armarse de paciencia", dijo.

En relación a Kosovo, cuya independencia tutelada es rechazada por Rusia, Putin negó que el caso de esta región serbia de mayoría albanesa sea diferente al de otras, como las regiones separatistas de Abjasia, Osetia del Sur o Cisdniester.

"En uno y otro caso hubo guerra y víctimas. Por eso, no entendemos por qué debemos respaldar unos principios en un lugar de Europa y otros en otras regiones del continente", señaló.

Putin, que ha acusado durante las últimas semanas a Washington de "intentar imponer su voluntad al resto del mundo", abordará estos asuntos durante la Cumbre del G-8 con su colega estadounidense, George W. Bush, que inicia este lunes en la República Checa una gira europea.