Actualizado: 19/05/2022 12:58
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Raúl Martínez, Lincoln Díaz-Balart

El demócrata Raúl Martínez le disputará el escaño por Florida a Lincoln Díaz-Balart

Ambos coinciden en la necesidad de mantener el embargo, pero Martínez se opone a las restricciones de viajes y de envío de remesas a familiares en la Isla.

Comentarios Enviar Imprimir

En Miami, el año electoral 2008 probablemente será más recordado por los comicios locales que por las presidenciales de noviembre.

Anoche, el ex alcalde de Hialeah Raúl Martínez puso fin a semanas de rumores al anunciar su intención de aspirar al cargo de congresista federal que ocupa desde 1992 Lincoln Díaz-Balart.

La campaña electoral promete ser una de las más candentes de las últimas décadas en el sur de la Florida. Martínez, un demócrata de 57 años, y Díaz-Balart, un republicano de 53, son dos políticos carismáticos y populares entre sus electores. La rivalidad entre ambos es antigua y de dominio público.

Martínez fue alcalde de Hialeah, la ciudad más hispana de Estados Unidos, durante 20 años, hasta 2005. Tanto él como Díaz-Balart han sido reelectos en sus puestos fácilmente. Martínez nunca ha perdido una elección.

Ambos políticos coinciden en la necesidad de mantener el embargo. La diferencia más visible entre ellos en relación con la política hacia Cuba radica en la oposición de Martínez a las restricciones de viajes y de envío de remesas a los familiares en la Isla.

"Él (Díaz-Balart) no cree en los valores familiares y por eso creo que ha sido un error de la administración republicana impedir que los cubanos residentes puedan viajar a Cuba y limitar el dinero que pueden enviar a sus familiares", declaró Martínez al diario El Nuevo Herald.

El demócrata puso sus ojos en el Congreso de Estados Unidos por primera vez cuando el legislador Claude Pepper, enfermo de cáncer terminal, dejó vacante su puesto. Sin embargo, sus aspiraciones se vieron frustradas al ser acusado de corrupción durante su desempeño como alcalde. Fue suspendido del cargo de inmediato y sometido a investigaciones, por lo que se vio obligado a salir de la carrera electoral. Ileana Ros-Lehtinen ganó entonces el escaño.

Martínez y sus simpatizantes aseguran que la investigación —cerrada después de tres años sin que se le encontrara culpable de ningún delito— fue instigada por Dexter Lehtinen, esposo de Ileana y entonces fiscal de Miami, a fin de abrirle el camino a la política republicana.

En cualquier caso, durante esta campaña electoral el ex alcalde de Hialeah deberá luchar contra el fantasma de esas acusaciones de corrupción.

En el ámbito local, Martínez ha dicho que de ser electo trabajará para realizar más obras públicas, mejorar la calidad y disponibilidad del agua, de las viviendas y por un seguro de salud al que todos puedan tener acceso. También ha dicho que de llegar al Capitolio, no trabajará con Ileana Ros-Lehtinen porque no la considera una persona de mente progresista.

Díaz-Balart, su hermano Mario —también congresista federal republicano— y Ros-Lehtinen mantienen una estrecha amistad y cooperación, en particular para avanzar una agenda común sobre Cuba en el Congreso.

Los tres respaldan al precandidato republicano a la presidencia John McCain, quien se encontraba el lunes en Miami, en campaña para las elecciones primarias que se realizarán el 29 de enero en el estado de Florida.

De cara a su reelección en 2008, Díaz-Balart ha mencionado que trabajará para fortalecer el embargo contra Cuba, restaurar beneficios de seguro social y otros para inmigrantes legales y garantizar la residencia de inmigrantes centroamericanos. Es de prever que el foco de su campaña será perfilado mejor tras la postulación de un rival de consideración como Martínez.

En una reciente entrevista con El Nuevo Herald, Díaz-Balart aseguró que los demócratas quieren sacarlo del puesto por su línea dura contra el gobierno cubano.

"Lo que hay ahora es la decisión (demócrata) de que si no derrotan a Mario (Díaz-Balart), Ileana (Ros-Lehtinen) o Lincoln, no van a poder hacer nada (para mejorar las relaciones con la Isla)'', afirmó.

El distrito congresional 21, donde se decidirá el escaño en disputa en noviembre, cubre una vasta área de Miami, es abrumadoramente hispano y de mayoría republicana. Hay 124.744 personas registradas por ese partido y 101.267 por los demócratas, pero las elecciones probablemente las decidirán los votantes independientes, que suman 71.208.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.