Actualizado: 16/08/2019 16:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Un debate sombrío y cara a cara

Se ha reafirmado la tendencia de los últimos diez días: Obama mantiene una ventaja sobre su contrario que aumenta poco a poco.

Comentarios Enviar Imprimir

Los candidatos a la presidencia estadounidense se enfrentaron anoche en un debate televisado que tuvo lugar en medio de una crisis económica que se ha extendido por gran parte del mundo, sin que aún se vislumbre un respiro en el futuro cercano, y un aumento en la agresividad de los mensajes políticos de ambos contendientes.

Mientras que el senador por Arizona, John McCain, llegó a la reunión con las encuestas en su contra, traía una esperanza, que los analistas y políticos republicanos no se habían cansado de repetir durante todo el día.

El formato de cabildo abierto del debate, conocido en inglés como "town hall'' y que en Estados Unidos representa a los foros en los que los votantes hacen preguntas a las autoridades, es del estilo favorito para McCain cuando hace proselitismo. El aspirante republicano le pidió a Obama que apareciera con él en una serie de debates de este tipo durante el tercer trimestre, pero Obama no aceptó el desafío.

Al amparo de esta negativa y del efecto logrado por McCain en este tipo de encuentros, muchos esperaban que el formato de preguntas y respuestas, con participación del público, le beneficiaría. No ocurrió así. En lo que se refiere a conectar con la audiencia —y en un sentido amplio, con los votantes—, el senador por Illinois, Barack Obama, demostró estar por encima de las expectativas.

El candidato demócrata no sólo superó en buena medida esa imagen de frialdad —y de pertenecer a una élite— que se le atribuye, sino que logró superar la distancia que en cierto sentido le han impuesto las mismas cualidades que hacen que su oratoria sea brillante. Se mostró cálido, comprensivo y preocupado con los graves problemas que enfrenta en la actualidad el norteamericano promedio.

Quizá esa fue la mayor "sorpresa'' de la noche, y las comillas son indispensables porque hasta cierto punto su alcance continúa siendo relativo. Obama nunca será un candidato que represente la imagen del ciudadano de a pie, pero si logra superar el estereotipo de frialdad y distancia, con el cual se ha pretendido caracterizarlo, se habrá apuntado un tanto necesario para el triunfo en las urnas.

Los recursos de McCain

Por su parte, y aunque hizo un esfuerzo casi heroico para superarlo, a McCain ayer lo afectó su edad. Por momentos lució fatigado, como luchando contra el tedio, y monótono en sus planteamientos.

Sin embargo, y es algo que hay que reconocerle al candidato republicano, pese a estar enfrentando una contienda cuesta arriba: sus críticas al contrario lograron trascender el ataque personal en su sentido más elemental. McCain no es la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, quien además de buscar la identificación con el público a través de recursos vulgares recurre a la baratija y el chisme para tratar de hacer avanzar sus puntos de vista.

En general, el encuentro cara a cara entre los candidatos sirvió para reafirmar la tendencia que poco a poco se ha ido definiendo en los últimos diez días: Obama mantiene una ventaja sobre su contrario que aumenta poco a poco. Si bien hoy esta diferencia permite vaticinar que obtendrá la victoria, aún se encuentra sujeta a un gran número de variantes que podrían cambiar la ecuación en cualquier momento. Nada, por otra parte, nuevo en la elección presidencial norteamericana.

La economía es la cuestión clave de la contienda y McCain no sólo ha sido incapaz de mostrarse capacitado e innovador al respecto, sino que arrastra el hecho de pertenecer al partido en el poder, al que tradicionalmente los electores le pasan la cuenta cuando ocurre una crisis de esta naturaleza.

Mientras que ambos candidatos hicieron todo lo posible por lucir reformadores, y distanciarse de la actual administración, a McCain esta tarea le resulta doblemente difícil, tanto por su historial, que en más de una ocasión desmiente sus supuestas intenciones actuales, como por mantenerse firme dentro de unos postulados económicos de libre mercado y poco control, que precisamente ha mostrado sus fallos en la crisis actual.

El candidato republicano acusó a Obama de ser el segundo mayor receptor de donaciones en el Senado de los ejecutivos de Fannie Mae y Freddie Mac, las dos grandes firmas del sector hipotecario ahora en desgracia y que han tenido que ser rescatadas por el gobierno. Este, por su parte, contraatacó diciendo que el director de campaña de McCain, Rick Davis, tiene una participación en una compañía de cabildeo de Washington que recibió hasta hace poco tiempo miles de dólares mensuales de Freddie Mac.

El intercambio ocurrió en momentos en que las estrategias electorales de los dos rivales han caído en lo que se considera, con mayor o menor exactitud, "campañas sucias''.

La campaña del republicano McCain lanzó ayer martes, durante todo el país, un anuncio televisivo de 30 segundos titulado "hipócrita'', en el que acusa al demócrata Obama de recurrir a "falsedades'' cuando se cuestiona su trayectoria.

La inmediata respuesta de la campaña de Obama fue un vídeo titulado "el tema'', en alusión a la crisis económica, en el que destaca que McCain está desconectado de la realidad, no tiene ideas ni un plan para la economía y recurre a tácticas engañosas para desprestigiar a su rival.

"Mientras, los estadounidenses pierden sus empleos, casas y ahorros, es hora de (elegir) un presidente que cambie la economía, no que cambie de tema'', subraya el anuncio.

La economía como protagonista

Ayer, durante los diversos temas tratados, ambos contendientes hicieron todo lo posible por criticar al contrario, pero en general con un tono más elevado que el que se ha escuchado en algunos de los anuncios políticos de los últimos días.

Los dos candidatos debatieron en la Universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee, con la participación de una audiencia que fue seleccionada por la encuestadora Gallup y se encontraba dividida en tres segmentos: partidarios de McCain, partidarios de Obama e indecisos. La moderación estuvo a cargo de Tom Brokaw, de la cadena de televisión NBC, quien seleccionó las preguntas formuladas por los presentes y escogió otras que fueron enviadas por internet.

La economía fue el tema dominante en el encuentro. McCain dijo que buscaría que el gobierno renegociara las hipotecas, para convertirlas en más accesibles a los propietarios, con el fin de ayudar a las familias en apuros económicos. El programa, con un valor de 300.000 millones de dólares, estaría destinado a proteger a los propietarios de viviendas de la ejecución de sus hipotecas. El candidato presidencia republicano dijo que era una idea propia: "No es una propuesta del senador Obama. No es una idea del presidente Bush''.

Por su parte, el candidato demócrata especificó que la actual crisis económica era el resultado de las políticas erróneas llevadas a cabo por el gobierno en los últimos ocho años, las cuales enfatizó había sido "respaldadas por el senador McCain''. Señaló que Bush, McCain y otros han favorecido las políticas de desregulación de la industria financiera, queriendo "dejar a los mercados actuar sin control y que la prosperidad lloviera sobre todos nosotros. Eso no sucedió''.

Los dos candidatos también enfatizaron sus diferencias frente al problema de millones de estadounidenses sin seguro médico.

McCain está a favor de un crédito fiscal de 5.000 dólares que según él permitiría a las familias encontrar y pagar por sí mismas un seguro.

Obama quiere partir del sistema actual, por medio del cual millones reciben la cobertura médica a través de sus empleos, y facilitar el financiamiento del gobierno para ayudar a las familias sin seguro a que obtengan la cobertura.

En medio de una campaña política donde en muchas ocasiones se tergiversan las posiciones de ambos candidatos, el tema del seguro médico es uno de los aspectos en que lo votantes pueden apreciar con mayor claridad las diferencias ideológicas de ambos candidatos. McCain considera que su rival limita a los norteamericanos la libertad de elección de seguro médico, mientras Obama ha declarado una y otra vez que la propuesta de McCain da por un lado y quita por el otro, colocando el crédito fiscal a quienes no tienen cobertura en manos de las grandes firmas aseguradoras.

La economía, que está ensombreciendo el ánimo de los estadounidenses, ha predominado de forma contundente como tema en las encuestas: más del 84% de los habitantes del país cree que la situación va a empeorar a corto plazo, de acuerdo con un cable de la AFP.

Obama cuenta en la actualidad con 8 puntos de avance (53% respecto a 45%), según un sondeo de la cadena televisiva CNN. Diversos sondeos, incluso uno realizado por la cadena Fox, una institución de prensa que no oculta su preferencia por el candidato republicano, da la ventaja al senador por Illinois. Otra encuesta de CNN difundida el martes mostró al candidato demócrata ganando terreno particularmente en cuatro estados electorales en disputa: Wisconsin, New Hampshire, Carolina del Norte y Ohio.

Los estados de Florida y Ohio son fundamentales para los dos candidatos en las elecciones del 4 de noviembre. En 2004, la estrecha victoria de George W. Bush en Ohio le dio la reelección y en 2000 fue Florida el que resolvió quién sería el presidente.

La situación económica continúa golpeando a los norteamericanos, sin un alivio a la vista pese a las cifras astronómicas invertidas en los diversos esfuerzos de rescate.

Al respecto, las noticias de ayer fueron el telón de fondo del encuentro. Y estas dejaban poca duda de la gravedad del momento.

En un intento desesperado por detener el desastre en Wall Street, la Reserva Federal tomó el martes por primera vez la medida de prestar dinero directamente a los negocios y dio indicios de que las tasas de interés podrían ser recortadas pronto, de acuerdo con una información de la AP.

A pesar de estas medidas, las acciones continuaron su caída libre hasta llegar a los niveles más bajos en cinco años.

El banco central recurrió a sus poderes de emergencia para prestar dinero a compañías fuera del sector financiero y comprar grandes cantidades de obligaciones negociables a corto plazo, adeudos que las compañías utilizan para pagar gastos corrientes, como salarios y suministros.

La Fed, que antes sólo había prestado dinero a los bancos, tomó esta acción en momentos en que el país se encuentra sumido en la crisis financiera más grave en décadas y los temores por sus consecuencias se extienden por todo el mundo.

En un discurso ante la Asociación Nacional de Economía y Comercio, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, dio un indicio muy claro de que las tasas de interés podrían necesitar un recorte. Por otra parte, advirtió que el país podría permanecer con una actividad económica baja por algún tiempo.

"La perspectiva del crecimiento económico ha empeorado'', dijo Bernanke. "La turbulencia financiera exacerbada que hemos experimentado últimamente podría prolongar también el periodo de debilidad en el desempeño económico''.

Por otra parte, el déficit presupuestario del gobierno estadounidense creció en el año fiscal 2008 a 438.000 millones de dólares, o el 3,1% del PIB, mientras la situación económica empeora, advirtió el martes la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

El presupuesto se asemeja al déficit de 162.000 millones de dólares que representó el 1,2% del PIB en el año fiscal 2007, dijo la CBO, que monitorea el gasto público en nombre del Senado y la Cámara de Representantes.

"Esto es aproximadamente 31.000 millones de dólares mayor que el déficit de 407.000 millones proyectado por el CBO este verano, principalmente debido a ingresos menores de los proyectados y mayor gasto del esperado en defensa y garantías de depósitos'', agregó la CBO.

La importancia del tema económico no impidió que ambos contendientes se enfrentaran ásperamente en lo que respecta a la política exterior.

En una intensa confrontación al respecto, Obama puso en duda con aspereza la ecuanimidad de McCain.

"Este es un tipo que coreó: 'bombardeen, bombardeen, bombardeen Irán', que pidió la aniquilación de Corea del Norte. No pienso que eso sea un ejemplo de hablar con delicadeza'', enfatizó.

El demócrata habló así luego que McCain lo acusó de amenazar imprudentemente con invadir Pakistán. El republicano también dijo: "yo no voy a telegrafiar mis golpes, que es lo que hizo el senador Obama''.

Durante toda la discusión sobre política exterior, Obama trató de vincular a la economía con el tema de la seguridad nacional. A menor dependencia energética —uno de los temas fundamentales de su propuesta para el cambio—, menor poder económico para los gobiernos de países como Rusia e Irán.

Fue el segundo de tres debates entre los adversarios de los dos principales partidos políticos del país, y el único en el que los votantes se sentaron a unos metros de ellos para hacerles preguntas. El último encuentro, a celebrarse el 15 de octubre en la Universidad de Hofstra, en Hempstead, Nueva York, se enfocará sobre los temas nacionales.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Los candidatos Barack Obama y John McCain, durante el debate este 7 de octubre en NashvilleFoto

Los candidatos Barack Obama y John McCain, durante el debate este 7 de octubre en Nashville. (AP)

Últimos videos