Actualizado: 23/07/2019 15:01
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

A debate

De dictadores, presidentes y del platanal de Bartolo

La historia democrática de Cuba no acabó el 26 de julio de 1953, porque ya lo había hecho el 10 de marzo del año anterior.

Enviar Imprimir

Nosotros los cubanos, los de afuera y los de adentro, frecuentemente o no llegamos o nos pasamos. En su último artículo, Antídoto del 'negrismo', Néstor Díaz de Villegas ha hecho algo poco común para nuestros estándares, pues ni no llegó, ni se pasó, lo cual, debo reconocer, es encomiable.

Aún más aprecio el hecho de que ha respondido a mi escrito, esta vez sin emplear términos raciales polémicos como hizo en su artículo anterior. Este trabajo, a diferencia del anterior, Fidel Castro, El Negrero , es un ejemplo de razonamiento, y aunque siga en desacuerdo con algunas de sus ideas, creo que esta vez el tono y la profundidad de sus argumentos son mucho más coherentes.

No obstante, como otra cosa que nos falta a los cubanos desde hace bastante rato es el deseo de discutir con argumentos en lugar de con los puños o con el bate de pelota, intentaré responder a algunos de sus comentarios.

Fidel Castro no la emprendió contra el orden republicano, y para convencerme de lo contrario, Díaz de Villegas tendrá que demostrarme que en 1953 había un gobierno electo democráticamente en Cuba. Fue Fulgencio Batista quien efectivamente la emprendió a balazos contra el régimen republicano. Parafraseando a uno de los más lúcidos historiadores de la revolución cubana, Leland Johnson, sin Batista no hubiera existido Castro.

Sin dictadura, hombres como Frank País, José Antonio Echeverría, Huber Matos y Camilo Cienfuegos, por sólo mencionar unos pocos, no se hubieran jugado la vida creando un movimiento revolucionario para derrocarla. Lo que sucedió después con ese movimiento es harina de otro costal; pero la lucha contra Batista estuvo legitimada por el hecho de que éste también era un dictador.

La historia democrática de Cuba no pudo acabar el 26 de julio de 1953, porque acabó el 10 de marzo del año anterior, cuando Carlos Prío Socarrás, presidente legítimamente electo, fue depuesto por un golpe de Estado liderado por Batista. No intento discutir si la Cuba post-1959 es un país democrático o no; el asunto es dejar claro quién acabó con la democracia en Cuba. Un debate en el cual participaran otras voces, además de la de Villegas y la mía con respecto a este tema, sería bienvenido.

La propaganda izquierdista que según Díaz de Villegas he refrendado en mi artículo, se sostiene sobre argumentos históricos válidos, que por supuesto nunca convencerán y mucho menos agradarán a las personas de derecha. Ahora bien, y esto es algo que he querido referir desde mucho antes de que este debate comenzara, la cuestión cubana ha dejado de ser, desde hace más de 15 años, una cuestión de alineamiento ideológico y político en términos de izquierda, centro o derecha, y más un asunto de quién se queda con Cuba cuando Fidel Castro no esté en el poder.

No obstante, si este debate se va por el camino de las posiciones políticas, estaré feliz de continuarlo. Pero recuerdo al autor que incluso dentro de las filas de la oposición cubana dentro de la Isla hay personas que creen en las ideas socialistas, a pesar de sus opiniones sobre la persona y el gobierno de Fidel Castro.

Volviendo a los Clinton

Lo que Díaz de Villegas sugiere en su artículo en términos metarreligiosos acerca de la historia reciente del Partido Demócrata estadounidense, me parece una idea poco convincente, aunque confieso que la línea sobre la revolución guevarista me ha sacado una carcajada. La verdad es que la percepción de la realidad —particularmente cuando se refiere a asuntos políticos— es bastante diferente de una persona a otra.

Por más que me esfuerzo en dilucidar de dónde rayos puede venir esta revolución guevarista, no lo veo, aunque tal vez ignoro ciertos secretos del mundo político norteamericano. Lo que he visto en los últimos años es un Partido Demócrata que ha apoyado incondicionalmente al Partido Republicano en su lucha contra el terrorismo islamista y en sus esfuerzos para hacerse dueño del petróleo iraquí.

Incidentalmente, si es cierto que los demócratas están planeando con antelación tomar el poder "por los medios que sean necesarios", esto no es nada nuevo; o es que al autor se le ha olvidado cómo los republicanos ganaron las elecciones de 2000, cuando Bush, su padre, y sobre todo la Fox Broadcasting Co., se robaron las elecciones ignorando la voluntad del pueblo norteamericano.

Los demócratas pueden estar pensándolo, la diferencia está en que los republicanos ya lo han hecho. Adicionalmente, recuerdo que borrar fechas y rescribir la historia es algo que también los republicanos han hecho últimamente, aunque no con mucho éxito. Por ejemplo, ¿pudiera usted recordarme cuál fue la razón de Bush para sacar a Sadam Husein de Irak? ¿Fue el hecho de que el personaje en cuestión era un sátrapa despiadado, o que los republicanos convencieron a casi todo el mundo de que el dictador tenía armas de destrucción masiva que podían ser disparadas en 45 minutos?


« Anterior12Siguiente »