Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Editorial

Sucesión y blindaje

Los cambios no serán creíbles sin reformas económicas profundas y la liberación de todos los presos políticos.

Comentarios Enviar Imprimir

Raúl Castro acaba de asumir las máximas instancias de poder en la Isla garantizando la continuidad del régimen y bajo promesa de emprender cambios en el sistema productivo. Con el fin de dejar clara su política de continuidad, aludió 17 veces a la autoridad de Fidel Castro. Puso a consideración de la Asamblea Nacional la necesidad de consultarle a éste cualquier nueva medida. Y se extendió acerca de la importancia del Partido Comunista, cuyo primer secretario es su hermano mayor.

Cerrado a toda idea de relevo generacional, el Consejo de Estado terminó integrado, en lo fundamental, por miembros de la vieja guardia y militares de alto rango. Y resultó electo como vicepresidente primero José Ramón Machado Ventura, a quien se le atribuye inmovilismo e intransigencia. Podría interpretarse que, con este nombramiento, la gerontocracia cubana se blinda ante la posibilidad de que, desaparecidos ambos Castro, las generaciones más jóvenes impulsen transformaciones.

De cara a las necesidades de la población, no existen cambios creíbles sin reformas económicas que vayan desde la liberación de las fuerzas productivas hasta la adopción responsable de una economía de mercado. Y, aun cuando las autoridades no admitan variaciones en el ámbito político, resulta prioridad indiscutible la liberación de todos los presos de conciencia y el cese inmediato de los actos represivos.

El actual presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros anuncia nuevas medidas para las próximas semanas. Las peticiones de la población han sido recogidas ya en el "proceso de debates" convocado por él mismo. Se trata, en su mayoría, de exigencias urgentes. En el caso de que unas medidas impuestas a la mayor brevedad consiguieran aliviar la dramática situación económica, Raúl Castro despertaría un voto de confianza en la población. Ganaría, de este modo, tiempo y credibilidad, dos ingredientes que hoy le son imprescindibles.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Raúl Castro, Juan Almeida y Machado VenturaFoto

Raúl Castro, Juan Almeida y Machado Ventura. (AP)