Actualizado: 16/09/2019 12:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Sociedad

Desmontando la Cuba heroica

Historia y actualidad: Vindicación del Partido Autonomista de fines del siglo XIX.

Enviar Imprimir

A sucesivas generaciones de cubanos, tanto los que se han educado con anterioridad a la dictadura castrista como, sobre todo, los que han forjado su ideología política en el marco de ese poder, les parecería una afrenta o cuando menos un despropósito que se impugne el discurso identificatorio y teleológico del nacionalismo revolucionario cubano y con él mitos como el de "revolución inconclusa", ideologemas como el de la "justicia social" y símbolos como el de Castro, Ernesto Guevara y el del propio Martí.

Isla sin Fin. Contribución a la Crítica del Nacionalismo Cubano, libro del investigador y ensayista Rafael Rojas, se ocupa de desarmar estas representaciones. Para Rojas, esta mitología no es una invención propiamente castrista, pues forma parte de un imaginario político solidamente enraizado en la cultura colonial y republicana, que facilita la encarnación de la necesidad y el destino al que conduce la revolución de 1959, así como el establecimiento del régimen comunista en 1961.

Por otro lado, una parte sustancial de los libros de texto de Historia de Cuba durante la república puso el énfasis en destacar el heroísmo y la intransigencia revolucionaria de los próceres independentistas del siglo XIX, subestimando la alternativa política reformista-autonomista en el proceso de gestación de la nacionalidad.

Desde 1959, el aparato de propaganda y adoctrinamiento del régimen se encargó de descalificar con rotundidad aquella opción política del siglo XIX, basándose en un principio maniqueo y simplón de la historia que excluye cualquier otro camino hacia la cristalización de la nación cubana, que no sea el de la mitología de los héroes guerreros, sus batallas, su heroísmo, su intolerancia y su inmolación en el "altar de la patria".

Frente a esta suerte de "destino manifiesto" que los valedores de tal discurso pretenden cifrar como el nicho sagrado donde reposa la genuina identidad de la nación cubana, omitiendo al resto de las "Cuba", cabe enfrentar otro enfoque más plural y moderno que le concede carta de ciudadanía cubana a cualquier opción política no violenta, mediante la cual se persiga la implantación y consolidación de los paradigmas instrumentales de la modernidad, como son el mercado, la propiedad privada, así como las libertades civiles y políticas del ciudadano enmarcadas en un Estado de derecho. Hacia este objetivo se encaminarán las páginas que siguen.

El sambenito de los 'zanjoneros'

Quizás uno de los mitos heroicos más difundidos y manipulados por el poder es el del rechazo de Maceo al Pacto del Zanjón, leyenda que utiliza para colgarle el sambenito de "zanjoneros" a los cubanos que se atreven hoy a proponer reformas al régimen, con lo cual quedan "desacreditados" moralmente.

Otro tanto hacen los libros de historia oficial, con respecto a aquellos que en el siglo XIX prefirieron la vía evolutiva y la tribuna política para fraguar una nación. Lo que el poder ha ocultado deliberadamente es que poco tiempo después de su histórica Protesta de Baraguá, el general mambí, debido a las penosas condiciones del campo insurrecto, se vio obligado a solicitar salvoconductos al general español Martínez Campos para abandonar Cuba con rumbo a Jamaica.

El libro Cuba/España. El dilema autonomista 1878-1898, de los historiadores españoles Marta Bizcarrondo y Antonio Elorza, reivindica el valor histórico del autonomismo, el cual, a pesar de haber fracasado, representó el esfuerzo de una élite —portadora de un sistema de valores democráticos— por fundar una nación, sin renunciar a priori al nexo con la metrópoli; a la vez que alentaba la personalidad cubana en pro de la vecindad con Estados Unidos, aunque rechazando la anexión.


« Anterior1234Siguiente »
Maceo en la polémica 'Protesta de Baraguá'Foto

Maceo en la polémica 'Protesta de Baraguá'.

Relacionados