• Registrarse
  • Iniciar sesión

Krauthammer: McCain presidente

167 Comentarios Enviar Print

Un artículo de Charles Krauthammer, que pone el parche antes que la corriente de la hemorragia se lo lleve a quién sabe dónde. Cabe reconocerle al analista su persistencia –más sus indiscutibles virtudes como periodista-, pero ojo: tampoco parece de recibo acusar, indirectamente, a aquellos liberales y/o neocons y/o conservadores y/o librepensadores que apoyan a Obama, de renunciar a sus principios.

No es lo mismo renunciar a los principios que renunciar al partidismo encorsetado del caballo con orejeras. Hay demasiados elementos en juego en estas elecciones, innegablemente históricas, como para reducirlas a una cuestión de partidismo. La independencia empieza por casa: ningún partido, ningún gobierno, ninguna ideología, puede condicionar la opinión de quienes piensan con cabeza propia.

McCain presidente

un artículo de Charles Krauthammer

Reticente a seguir la corriente como soy, voto por John McCain. No estoy hablando de impugnar las encuestas o el consenso entre los medios cerrado antes de hora. Estoy hablando de oponerse a la corriente de conservadores oportunistas según las circunstancias que se adjuntan a Barack Obama antes de quedar condenados al ostracismo sin una sola cena de estado a la que asistir durante los cuatro años siguientes.

Me resisto con uñas y dientes a la acometida de los conservadores de todo pelaje que abandonan el barco -los neo (Ken Adelman), los moderados (Colin Powell), los congénitos/irónicos (Christopher Buckley) y los socialistas/ateo (Christopher Hitchens)- al grito de “¡Basta!” No tomaré parte en este grupo multicolor. Me hundiré con el barco de McCain. Prefiero perder unas elecciones a perder mis principios.

En primer lugar, no guardaré relación con la barroca defensa montada a modo de trampa para votar al aspirante presidencial más progre e inexperto de la historia reciente. El asunto del temperamento “errático”, por ejemplo. Como si la tentativa arriesgada e infructuosa pero de ninguna manera irracional por parte de McCain de abrirse paso tácticamente a través del tsunami económico que llegó arrollando hace un mes hiciera inadecuado para el cargo al hombre que manifestó la más admirable ecuanimidad y valor frente a las presiones inimaginables como prisionero de guerra, y que superó más tarde de manera constante innumerables desafíos y reveses, no siendo el menor de ellos el derrumbe de su campaña hace apenas un año.

McCain el “errático” es un eslogan barato de Obama. La trayectoria de 40 años da fe de McCain el constante.

Tampoco voy a dar apoyo a la pretensión de “campaña sucia”. El doble rasero en esto deja helado. Obama difundió un calumnioso anuncio en español asociando falsamente a McCain con insultos anti-hispanos. Otro anuncio afirmaba falsamente que McCain apoya “recortar a la mitad las prestaciones de la seguridad social”. Y durante meses los Demócratas insistieron en que McCain pretendía 100 años de guerra en Irak.

Los críticos de McCain andan ofendidos porque planteó el tema de William Ayers. Lo que es sorprendente es que el propio Obama no se ofendiera por William Ayers.

Por otra parte, la más notable de todas las opciones tácticas de esta temporada electoral es el ataque que nunca ocurrió. Por extrema (e innecesaria) conciencia, McCain rechazó plantear la cuestión legítima de la asociación más notoria de Obama -con el reverendo hostigador racial Jeremiah Wright. Campaña sucia de veras.

La defensa de McCain es obvia. La crisis financiera ha hecho que olvidemos, o que neguemos ciegamente, lo peligroso que es el mundo de ahí fuera. Tenemos un enfrentamiento de una generación de duración con el jihadismo islámico. Un Irán apocalíptico que pronto será nuclear. Un Pakistán en peligro de cantonizarse que tiene armas nucleares. Una ascendente Rusia que aprieta las tuercas del revanchismo. Mas la sorpresa segura estilo Malvinas que saldrá de la nada.

¿Quién quiere que responda a esa llamada a las tres de la mañana? ¿Un hombre que ha estado dando clases intensivas el último año acerca de estos asuntos, que nunca ha tenido que tomar una decisión ejecutiva que afecte a una ciudad como mucho, y menos aún al mundo entero? ¿Un principiante de la política exterior instintivamente dado al multilateralismo más efímero y pomposo (por ejemplo, el muro de Berlín cayó debido a “un mundo que se hace uno”), y que se refiere al acto de guerra más deliberado desde Pearl Harbor como “la tragedia del 11 de Septiembre”, un término más apropiado para un accidente de autobús?

¿O quiere usted que responda un hombre que es el conocedor de la política exterior más preparado, mejor informado y más serio del Senado de los Estados Unidos? ¿Un hombre que no solo tiene las mejores intenciones, sino que tiene el honor y el valor para, sí, poner al país primero, como cuando libró la solitaria batalla por el incremento que convirtió Irak de derrota catastrófica en victoria estratégica realizable?

Simplemente no hay color. El propio segundo de lista de Obama advertía esta semana que la juventud y la inexperiencia de Obama invitan a la crisis - una crisis “generada” en la práctica para ponerle a prueba. ¿Puede usted ser serio con la seguridad nacional y votar el 4 de noviembre para dar pie a esa prueba?

¿Y qué tal la superará? Bien, ¿cómo le ha ido en las dos únicas pruebas significativas de la política exterior a las que se ha enfrentado en lo que lleva en el Senado? La primera fue el incremento. Obama fracasó espectacularmente. No sólo se opuso a ello. Intentó denigrarlo, impedirlo y, finalmente, negar su éxito.

La segunda prueba era Georgia, a la cual Obama respondió por instinto con equivalencia moral imparcial, animando a la contención por ambas partes. McCain no tuvo que consultar con sus asesores para identificar inmediatamente al agresor.

La crisis económica de hoy, como todas en nuestra historia, pasará con el tiempo. Pero los bárbaros seguirán a las puertas. ¿A quién quiere usted en la barrera? Yo estoy a favor del que sabe diferenciar al lobo de los corderos.

Cortesía http://www.postwritersgroup.com



Obama apura su ventaja

93 Comentarios Enviar Print

Dos importantes espaldarazos ha anunciado Barack Obama antes de irse a ver a su abuela Madelyn Payne Dunham, de 85 años, enferma en Hawai: los de Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos entre 1979 y 1987, y el ex secretario de Estado y héroe de la Guerra del Golfo, Colin Powell. El momentáneo abandono de la campaña –por esta causa de fuerza mayor-, en momentos en que la tendencia en los sondeos continúa favoreciendo al ticket demócrata, podría beneficiar más que perjudicar al senador por Illinois.

Entretanto, la campaña de John McCain ha abandonado parcialmente sus acusaciones en torno a las antiguas amistades y/o relaciones de Obama, inefectivas hasta ahora, para centrarse en el supuesto carácter socialista de las propuestas demócratas. Un cambio de frente que apunta transversalmente al gran tema de la campaña, esto es, la economía. Según algunos sondeos, el senador por Arizona no se ha mostrado suficientemente convincente en este apartado, decisivo de cara al resultado final. De manera que el ticket McCain-Palin está dorando la píldora de las subidas de impuestos a las empresas que obtengan más de 250 mil dólares en ganancias, anunciadas por Obama.

Tres pudieran ser las causas fundamentales de la caída de la candidatura republicana en las encuestas, tendencia que se ha mostrado invariable durante las últimas cuatro semanas:

-La envergadura de la actual crisis financiera, que tiene lugar bajo mandato republicano.

-La elección de Sarah Palin, que aterroriza a quienes la imaginan ocupando el Despacho Oval tras un eventual fallecimiento de McCain.

-La sorprendente falta de criterio mostrada por el republicano frente a asuntos tan cruciales como la propia elección de su compañera de fórmula. A McCain se le ha visto errático, a ratos nervioso y con tendencia al mal humor: en lugar de mostrarlo como un político responsable, su abandono de la campaña durante los días del salvataje podría haber insinuado cierto grado de incapacidad para batallar en dos frentes al mismo tiempo.

Una reciente encuesta del Centro Pew revela cierta pérdida de confianza en McCain por parte del electorado. Así, un 41% de los encuestados estima que el republicano maneja criterios errados, contra el 29% que piensa lo mismo de Obama. El candidato demócrata es percibido en el mismo sondeo como la opción más capacitada, con un 53% contra un 32%.

Según otro sondeo de última hora entre votantes independientes –un sector del electorado que resultará decisivo-, este de la cadena NBC y Wall Street Journal, la ventaja del candidato afroamericano ronda los doce puntos, 49% frente al 37% de McCain.

¿Pensilvania tiene la llave?

En Pensilvania, donde McCain anduvo de campaña ayer, están en juego 21 votos electorales, los cuales podrían ser determinantes para que el candidato republicano pueda alzarse con la victoria en noviembre. Allí, el senador por Arizona hizo énfasis en su capacidad para conducir el país ante una crisis militar. “Estados Unidos no tendrá un presidente que necesite ser probado”, dijo. “Yo ya he sido puesto a prueba, amigos míos”.

“El candidato presidencial republicano recordó haber estado listo para lanzar bombas durante la crisis cubana de los misiles de octubre de 1962”, escribe el analista Glenn Johnson, de Associated Press. “Crisis de la que Biden dijo el fin de semana que puso a prueba al presidente John F. Kennedy, elegido poco antes, y fue el modelo para el tipo de "crisis generada" que enfrentaría el demócrata Obama, de 47 años, seis meses después de asumir el cargo.

"Yo estaba a bordo del (portaaviones de guerra) USS Enterprise", señaló McCain, un ex piloto naval, en Harrisburg. "Estaba sentado en la cabina, sobre la pista de despegue del USS Enterprise, frente a la costa de Cuba. Tenía un objetivo. Mis amigos, ustedes saben lo cerca que estuvimos de una guerra nuclear".

Según el sitio especializado RealClearPolitics, que resume los sondeos a nivel nacional, en Pensilvania la ventaja del senador por Illinois es de once puntos (51,7 contra 40,7). De manera que los esfuerzos de McCain por remontar en este Estado, virtualmente perdido, demuestran a las claras su importancia. En 2004, Kerry se llevó Pensilvania por un margen relativamente estrecho.

Son los votos electorales, estúpido

Todas las encuestas de intención de voto dan ahora mismo ganador a Barack Obama. Gallup, 52 contra 41; Zogby, 50 frente a 42; Pew, 52 versus 38; CNN, 51 sobre 42; NBC- Wall Street Journal, 52 sobre 42. Por último, RealClearPolitics ve una diferencia de 7,6 puntos porcentuales a favor del demócrata, 50,6% frente al 43% de McCain, en su resumen de sondeos.

En cualquier caso, será la suma de votos estatales más que la cantidad de votos populares el factor clave en estas elecciones, y en este sentido las encuestas también ven triunfador al de Chicago. Parafraseando a Bill Clinton, “son los votos electorales, estúpido”. En Florida, estado considerado indeciso y donde la ventaja de Obama en los sondeos se ha reducido a dos puntos porcentuales en la última semana –y donde desde el lunes comenzó el voto anticipado-, los registros muestran que los electores de tendencia demócrata llevan más prisa que los republicanos.

Este martes, en el Downtown de Miami –donde cerró una gira de dos días por la Florida-, el candidato afroamericano llamó a las urnas a sus simpatizantes: "Ustedes pueden empezar a votar desde ya, necesitamos que todo el mundo vaya a votar después de este mitin", insistió.

En el Estado más sureño de la Unión los índices de desempleo superan la media nacional y la gente, como promedio, está más en peligro de perder sus casas que en el resto del país. La crisis de las hipotecas es aquí particularmente visible, pero el tema económico prepondera prácticamente en todas partes, Estado por Estado, elector por elector.



McCain-Obama: El martillo contra la pared

108 Comentarios Enviar Print

Si Sarah Palin hubiese sido de verdad Sarah Palin, el ticket Obama-Biden lo estaría teniendo mucho más complicado para ganar estas elecciones. Probablemente, la elección de Joe Biden, un político demasiado al uso para generar esperanzas de cambio, le habría salido cara a Barack Obama.

Esto se vio claramente ayer, durante el último debate de campaña. El senador por Illinois aguantó con la compostura del cirujano en el quirófano la a ratos nerviosa ofensiva de su colega por Arizona. Se comportó como una pared contra la que John McCain jugara pelota vasca. Como contrapartida y atenuante, la frescura de la Palin nunca ha sido más necesaria. Una frescura que parece haber pasado a mejor vida.

Porque era la Palin la llamada a cortar el ascendiente mediático de Obama con el cuchillo muy afilado de su particular ascendiente mediático. Bastaba con seguir proyectando la imagen resuelta, hasta cierto punto electrizante, que consiguió elaborar en la Convención Republicana. Sin embargo, no quedaba más remedio que elaborar algo más que proyecciones –conceder entrevistas, por ejemplo-, y la telaraña tenía demasiados agujeros. Y, según todo parece indicar, McCain no puede derribar la pared a golpe de martillo. Necesita una mandarria.

La culpa la tienen sus asesores, ciertamente, pero ojo: Todo está por decidirse. Aunque no haya más sorpresas por el estilo del “Efecto Palin”, puede haberlas de otra naturaleza. Algunos republicanos apuestan, por ejemplo, por el llamado “Efecto Bradley” –efectos por aquí, efectos por allá-, según el cual muchos electores blancos, a solas en su casilla de votación y a pesar de haber declarado su preferencia por el demócrata, no se decidirán a elegir a un candidato de raza negra en el último minuto.

De cualquier manera, Obama no es el típico candidato negro que está acostumbrado a sopesar el electorado estadounidense.

El debate

Puede decirse que el debate de anoche giró alrededor de dos tópicos: Joe el plomero, una metáfora social residente en Ohio que utilizó primero John McCain y ratificó luego Barack Obama, y la economía, a la que recurrió una y otra vez el candidato demócrata para apuntalar su impasibilidad.

McCain ofreció 300 mil millones de dólares para salvar las hipotecas de los propietarios de casas endeudados. Dijo que no toleraría un aumento de hasta el 50% en impuestos para las pequeñas empresas. Insistió en que la prosperidad debían propagarla los ciudadanos, no el gobierno. Y recordó que la intervención gubernamental en la economía ha aumentado un 40% en los últimos ocho años.

“No soy Bush”, recordó a su rival. “Si usted quería ir contra Bush, debió haberse postulado cuatro años atrás”.

Obama, por su parte, ofreció compensaciones para las empresas que creen empleos. Dijo que el plan de McCain era un regalo para los bancos y que él daría a los propietarios la capacidad de renegociar sus hipotecas. “Los americanos inventamos la industria automotriz, y el hecho de que nos hayamos quedado a la zaga en ese apartado es algo que debemos atender”, observó, para a continuación asegurar que su administración, por medio de incentivos a las compañías que fabriquen autos consumidores de energía alternativa, facilitaría la creación de cinco millones de puestos de trabajo en esa industria.

“Mis relaciones peligrosas son con el ex presidente de la Reserva Federal y otros por el estilo”, arguyó en respuesta a los ataques del candidato republicano, quien volvió a relacionarlo con el terrorista Bill Ayers.

Según CNN, que realizó una encuesta instantánea en torno al debate, un 58% de los televidentes vieron ganar a Obama contra un 31% que opinó lo contrario. El sondeo de CBS News entre votantes indecisos indicó que el 53% se inclinó por el demócrata, frente a un 22% por el republicano. McCain necesitaba ganar por fuera de combate y, en cualquier caso, el fuera de combate no se produjo.

Sobre la lona quedan las dudas, acumulándose para el próximo 4 de noviembre.



Obama-McCain: Sin duda es la economía

41 Comentarios Enviar Print

Tablas por repetición. Movidas que reflejan otra movidas que reflejan otras movidas, y así sucesivamente. Fue tal vez el resultado del debate que este martes enfrentó a John McCain y Barack Obama en Nashville, Tennessee.

Por lo demás, el formato de foro abierto podría haber puesto en evidencia el nerviosismo del ticket republicano, reflejado en algún que otro súbito arranque, ligeramente estridente, del senador por Arizona. El estilo de Obama, más acompasado, revelaba un mayor dominio del escenario, no precisamente apropiado para un hombre con las limitaciones físicas de McCain.

Aunque el moderador Tom Brokaw intentó salirse del tema económico en más de una ocasión, éste dominó el debate. Así, el aspirante republicano insistió en su teoría de que una administración Obama subiría los impuestos. Y ofreció dos vías concretas en dirección a la salida de la crisis: que el Estado asuma las hipotecas impagas y que el país se libere de la dependencia energética a través de la perforación y extracción de petróleo en territorio nacional.

“Como presidente, le diría al secretario de Estado que comprara las malas hipotecas para que la gente se quede en sus casas", enfatizó McCain.

Por su parte, el senador por Illinois volvió a culpar a los cabilderos y a la burocracia de Washington. Además, aseguró que no basta con apoyar a quienes están en las alturas: “Hay que ayudar a la clase media… yo ofrezco un recorte fiscal para la clase media, para el 95% de la clase trabajadora. Quienes ganan menos de 42,000 dólares anuales verán bajar sus impuestos, y no se los subiremos a quienes ganan menos de 250,000 dólares al año”, precisó.

Según Obama, un país que consume el 25% de la energía mundial y sólo está en capacidad de producir el 3% no puede cifrar sus esperanzas de mejoría únicamente en la extracción de crudo. “Tenemos que modernizar el sistema regulatorio y cambiar la cultura asentada en Washington", puntualizó. “El gobierno debe enfrentar a las aseguradoras que estafan a sus clientes y no muestran la letra pequeña".

"Hay que invertir, pero también hay que recortar el gasto público", dijo. Un punto en el que, más allá de los matices, coincidieron ambos candidatos, pues McCain propuso congelar el gasto público “excepto en programas sociales como el de los veteranos de guerra".

Girando en círculos

Según sondeos de CNN y CBS, inmediatamente posteriores al debate, Obama se habría impuesto. La encuesta de Opinion Research Corporation para CNN indica que el 44% de los consultados vio ganar al demócrata, contra un 30% que cree que McCain salió airoso. Por su parte, el sondeo encargado por CBS a Knowledge Networks, centrado en los votantes “no comprometidos”, halló que el 40% de los consultados se inclinó por el candidato afroamericano, mientras el 26% elegía como ganador al senador por Arizona. Un 34% consideró justo un empate.

Así lo vio Roger Simon, columnista de Político:

“Ver a John McCain y Barack Obama en su segundo debate presidencial fue como observar a dos pugilistas girando en círculos, intercambiando un jab aquí, un gancho allá, pero sin lanzarse a buscar el knockout.

“El problema de John McCain, sin embargo, es que necesitaba propinar un knockout.

“Por tanto, si hubiera que identificar a un perdedor el martes en la noche, ese fue McCain. Y es que tenía que ganar y no lo hizo. Es el candidato republicano quien debe alterar la trayectoria actual de la campaña, y no lo logró.

“McCain está detrás en las encuestas nacionales y de los colegios electorales en proyección de voto. Su partido está perdiendo votantes registrados en estados claves, y en general cede terreno en el entusiasmo de los electores.

“Claro que toda la culpa no es de McCain. Durante años, los republicanos han blandido el argumento de que son mejores administradores que los demócratas. Y ahora, con la economía entrando en caída libre, dicho argumento es difícil de sostener.

“Cada vez que el índice Dow Jones se sumerge, la fortuna política de John McCain se hunde con él”.

El último debate tendrá lugar el próximo miércoles 15 en la Universidad Hofstra, en Nueva York.

Las encuestas

A todas estas las encuestas en torno a la intención de voto siguen su curso, inclinándose cada vez más del lado demócrata. Los sondeos diarios de Gallup indican que Barack Obama aventaja en nueve puntos al candidato republicano, 51% contra 42. Y la última encuesta de CNN da también ganador al afroamericano, 53% frente a un 45.

El sitio especializado RealClearPolitics, por su parte, indica que Obama sobrepasa a McCain 49,1 contra 44,4.

En general, a nivel nacional, el margen de ventaja del candidato negro varía entre el 6 y el 8%. En estados considerados claves por los especialistas, como Florida y Ohio, los sondeos dan una ventaja a Obama de 3 y 4% respectivamente. Wisconsin y New Hampshire se inclinan también del lado demócrata, mientras que en Carolina del Norte, un estado de tendencia republicana, el senador por Illinois ha conseguido alcanzar a su contrincante.

“La corriente de la opinión pública está favoreciendo cada vez más a Obama, particularmente en los estados “púrpuras” –los estados “veleta”–, que son los que determinarán el ganador de las próximas elecciones presidenciales”, estima el analista Pablo Kleinman, de Democracia en América. Y concluye:

“A medida que el índice de la bolsa se fue desplomando, día tras día, McCain fue cayendo en las encuestas. En los estados en los que hace unos días Obama lideraba por poco margen como Pensilvania o Wisconsin, las nuevas encuestas le dan un margen cómodo. En los que lideraba McCain por poco, como Florida o Virginia, ahora las encuestas muestran a Obama a la delantera. McCain necesitaba un cambio de corriente en el debate de anoche, y no lo consiguió”.



Palin a mano limpia

98 Comentarios Enviar Print

Sarah Palin se lanza a fondo. La dama es realmente de hierro. Cuando comenzaba a expandirse la sensación de que la caída en las encuestas de la candidatura McCain podía resultar irreversible, la gobernadora de Alaska ha soltado una de las suyas. “Llega un momento en el que tienes que quitarte los guantes, y ese momento ha llegado”, afirmó este sábado en Englewood, Colorado. Aludía a las nuevas maneras, decididamente inclementes, de lo que a estas alturas tiene todos los visos de constituir el último estirón en su carrera hacia la Casa Blanca. La cuestión es dilucidar si, efectivamente, las altas temperaturas beneficiarán a la campaña republicana.

Según Palin, el candidato demócrata a la presidencia, Barack Obama, ha mantenido "relaciones amistosas con terroristas". "La visión de América de Obama es tan imperfecta que se relacionó con terroristas que estaban dispuestos a atentar contra nuestro país", aseguró, y citó a The New York Times, que en una de sus columnas relaciona al senador por Illinois con Bill Ayers, ex miembro de la organización Weather Underground, que a principios de la década del setenta realizó varios atentados con explosivos en territorio norteamericano.

“Aunque Obama y Ayers vivían en el mismo barrio de Chicago, fueron dos veces funcionarios en la misma oficina pública y tienen al menos una relación política, resulta exagerado decir que hay amistad entre ambos. Y mucho menos tuvieron relación alguna en la época de los ataques”, opina el analista Jim Kuhnhenn, de Associated Press.

En cualquier caso, aunque las opiniones que relacionan a Obama con terroristas y radicales antisistema, como el ya célebre reverendo Jeremiah Wrigth, han asediado desde el principio la campaña del representante por Illinois, hasta ahora no habían sido enarboladas a tan altas instancias. El escritor y ex prisionero político Armando Valladares desarrolla éste y otros acercamientos a la personalidad y las ideas del senador por Illinois en el siguiente artículo. Que lo disfruten:

Obama presidente

un artículo de Armando Valladares

Estas elecciones serán únicas en la historia de los Estados Unidos de América. No se trata esta vez simplemente de una contienda entre el Partido Demócrata y el Republicano. Por primera vez están en juego los valores, los principios, los ideales que han formado esta gran nación. Destruir los cimientos de este país ha sido un viejo sueño de ideologías totalitarias, de líderes frustrados. Carlos Marx recomendaba inundar las calles de Norteamérica de drogas y pornografía para envilecer y debilitar a la juventud. Los musulmanes, sin excepción, ven a los Estados Unidos como los infieles que deben ser exterminados y creen que con el terrorismo lo lograrán, y anuncian la próxima caída del imperio capitalista. Otros con un enfoque más "civilizado" piensan, desde adentro, minar las estructuras morales, sociales y políticas.

Lo que está ocurriendo con el aspirante a la presidencia Barack Hussein Obama me recuerda, de forma inevitable, lo que ocurrió con Fidel Castro, y más tarde lo que sucedió con Chávez. Cuando advertíamos a nuestros amigos venezolanos que el precio de ese "cambio" podían pagarlo con la falta de libertad, nos acusaban de que veíamos amenazas hasta en la sopa... Teníamos razón, pero ya era muy tarde.

Para Obama el fin justifica los medios, baste con recordar algunas de sus actuaciones y declaraciones. Dijo al principio, cuando le preguntaron por qué no llevaba una banderita americana en la solapa, que eso era una hipocresía y que nunca se la pondría. Cuando reacondicionaron el avión en el que viaja, ordenó borrar la bandera americana que tenía pintada en la cola. En el primer debate con el aspirante republicano John McCain, Obama llevaba una banderita americana en la solapa. Prueba irrefutable de su inconsistencia y oportunismo. La moral de Obama está subordinada a sus apetencias políticas.

Si Obama fuese electo presidente nuestra sociedad estaría más que nunca en un gran peligro. Uno de los objetivos es la disolución de la familia y sus valores. Obama apoya el matrimonio entre los del mismo sexo. Quiere llevarlo a la Constitución. Obama está a favor de la adopción de niños por las parejas gays. No a la oración en los colegios, pero sí al reparto de condones.

En cuanto al aborto, ha votado el 100% de las veces en favor de todo tipo de aborto y por cualquier razón. Está a favor de que no se les comunique a los padres si sus hijas de 13 ó 14 años deciden abortar. Quiere despenalizar el acto de llevar a las menores de un estado a otro para hacerles abortos.

Creo que no hay crimen más abominable que el aborto parcial. Consiste en sacar al bebé hasta la mitad del cuerpo fuera del útero, para poder decir que todavía no ha nacido. Se practica en la etapa final del embarazo, el niño está vivo, le taladran el cráneo y con una aspiradora le succionan el cerebro. Sólo verdaderos criminales desalmados pueden aprobar estos asesinatos de las más débiles de todas las criaturas: los bebés. Obama es el más ferviente promotor de estos crímenes. Sus seguidores están diciendo “Obama no apoya el aborto”. Ahí están los récords de sus votaciones para desmentirlo.

Si Obama saliera presidente, dos de los Magistrados de la Corte Suprema tienen muchísimas posibilidades de retirarse, esto se da por hecho. Obama escogería a los próximos, de por vida, que tendrían que pensar como piensa él sobre el aborto, la homosexualidad y demás temas.

Pero lo más grave es la apología de Obama a los terroristas. William Bill Ayers fue uno de los fundadores de la organización izquierdista The Weathermen. Fueron ellos los que pusieron la bomba en el cuartel de la Policía de New York en el año 1970. La bomba en el Capitolio de Washington en 1971 y en el Pentágono en 1972, entre otros actos terroristas.

Ayers declaraba en 1995: "Soy un radical izquierdista, pequeño comunista". Aliado del Movimiento Negro de Liberación, planteaba la destrucción del imperialismo norteamericano.

En junio de 1974, el movimiento Weather Underground redactó un documento que decía: "Nosotros somos una organización de guerrilleros, somos hombres y mujeres comunistas todavía clandestinos..." (sic). Hay más todavía. Obama y Ayers sirvieron juntos en la organización de extrema izquierda Woods Fund Board, desde 1999 a 2002.

Ayers presentó a Obama a sus amigos terroristas y con ellos organizó veladas en su casa para recaudar dinero para la primera campaña del aspirante al Senado por Illinois, su amigo Obama. Juntos aparecieron muchas veces en conferencias públicas, en paneles. Ayers fue un donante de la campaña de Obama en el 2001. Ayers es ahora un distinguido profesor en la Universidad de Illinois, en Chicago. Enseña Justicia Social, reforma de la educación, reforma sexual, etcétera. Si Obama resultara presidente, Ayers tendría un cargo importante en su administración. Porque Obama dijo en el 1993 que “Ayers era una persona respetable y que estaba orgulloso de su amistad".

Obama perteneció a una Iglesia racista, la Trinity United Church Of Christ, que propugna la Teología de la Liberación inspirada en el libro del Dr. James Blacks Power and Black Theology. Como no le convenía, y otra vez subordinando su "moral" a sus aspiraciones políticas, renunció, tratando de poner distancia entre la Iglesia y él, pero su corazón estaba allí... Obama juró los doce preceptos o mandamientos de esta Iglesia, trató de negarlo y su guía espiritual, el racista Jeremiah Wrigth, lo desmintió. Así decía el juramento de Obama: "Nosotros somos africanos y debemos ser leales a nuestra tierra nativa, al Continente Madre (África), la cuna de la civilización".

La lealtad de Obama pertenece al África, y es por esto por lo que se niega a saludar la bandera y a poner su mano sobre el corazón cuando se toca el himno nacional norteamericano. Y es por eso que no quería colocarse la banderita en la solapa, y la razón por la que mandó a borrar la bandera norteamericana en la cola del avión de campaña, eso le dictaba su corazón. Para Obama, la consigna marxista de "el fin justifica los medios" es un arma que emplea consistentemente: engaña si tiene que engañar -como ya lo ha hecho-; miente si tiene que mentir -como hace a diario- y, en el colmo del cinismo, ha declarado lo siguiente: "Mis ideas cambian cada día, pero no mi corazón...". Y entonces se puso la banderita en la solapa...

Cortesía http://www.diariolasamericas.com/



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031