• Registrarse
  • Iniciar sesión

Obama, las encuestas y la Florida (actualizado)

69 Comentarios Enviar Print

A Biden se le olvidó mencionar el discurso de apertura de Michelle. Apenas una mención de pasada a la esposa de Obama y sus hijas, ya al final. Y Obama, que no tenía programado hablar en la convención de este miércoles, asaltó el escenario. Literalmente: inesperadamente. Me quedó la impresión de que estimaba se debía subrayar la actuación de su esposa, lo cual hizo nada más tomar el micrófono. Luego hilo fino desviando la atención hacia los Clinton, a quienes dedicó un homenaje.

Imperdonable lo de Biden. Ligeramente traído por los pelos lo de Obama. Al menos por una vez no es cuestión de fondo, sino de forma.

Obama, las encuestas y la Florida

Con la Convención Demócrata de Denver como telón de fondo, el baile de las encuestas continúa su curso. La última, de la Universidad de Quinnipiac, refleja que Obama aventaja a McCain, 49-42, en Pennsylvania. “En Ohio, otro de los estados decisivos, el senador demócrata está adelante apenas por 44 a 43, lo que significa un empate técnico”, adelanta ANSA.

“En cambio, McCain se mantiene adelante por 47 a 43 en Florida, el estado que en 2000 dio la victoria al actual presidente de Estados Unidos, el también republicano George W. Bush. Las encuestas diarias para hoy, reportadas por el sitio de Internet RealClearPolitics, mostraban a McCain delante por dos puntos (46 a 44, según Gallup) y empatados en 46 (Rasmussen)”.

47 a 43 en Florida. Éste puede ser una vez más un Estado decisivo. Hay que estar atentos, porque la fluidez con que Obama paseó la distancia durante su comparecencia en Miami, meses atrás, no aventura una resistencia enconada por parte del electorado surfloridano.

En cualquier caso, son precisamente las encuestas las que con toda probabilidad han empujado a Obama a prometer un discurso de intenciones. Su costado de orador insustancial cobra fuerza a medida que corre el tiempo. De ahí que prometa dirigirse "a la gente trabajadora", y que entrará en detalles más que en ejercicios retóricos.

"No busco la retórica. Estoy mucho más preocupado por comunicar cómo pretendo ayudar a las familias de clase media a vivir sus vidas", aseguró en Illinois. El candidato demócrata cerrará el jueves la Convención de Denver.

Obama, la raza y el sur de la Florida

En lo que se refiere a Cuba, probablemente una mayoría de los analistas y políticos cubanoamericanos, básicamente los asentados en el sur de la Florida, creen que una administración Obama sería perniciosa. La tendencia al diálogo exhibida por el representante de Illinois preocupa a quienes, ya escaldados por el fuego de la arrogancia revolucionaria, saben muy bien que es inútil apelar a un espíritu constructivo del que la dirigencia castrista carece. En el caso cubano, la tendencia al diálogo de Obama podría no tener en cuenta la intolerancia, sobre todo el oportunismo, de su interlocutor (“Para Estados Unidos no sólo es importante hablar con sus amigos, sino también con sus enemigos”, ha declarado el senador). Pero en lo que se refiere a la Cuba profunda, a esa Cuba interior mayormente habitada por ciudadanos mestizos y negros, una administración Obama constituiría un baño de realidad.

En lo que respecta a esa Cuba profunda, la presidencia del demócrata desmontaría el marketing castrista –ése que insiste en una supuesta segregación institucional en Estados Unidos-, con lo cual, indirectamente, el discurso racialmente igualitario del oficialismo quedaría definitivamente desmontado. ¿Para cuándo un gobernante negro en Cuba, donde la población negra y mestiza es desde hace tiempo mayoría? Pero además, ¿cómo hablar de racismo institucional en un país en el que un representante de la minoría negra es electo presidente?

El aumento de la población negra en Cuba obedece a varias razones. Una de las principales es que el millón largo de cubanos que ha escapado de la Isla en los últimos cincuenta años pertenece, fundamentalmente, a la raza blanca, o a lo que usualmente se considera raza blanca en la mayor de las Antillas. La incesante campaña de desinformación orquestada por el castrismo, según la cual los afroamericanos son tratados en Estados Unidos poco menos que como animales, ha frenado históricamente la emigración negra y, en menor medida, mestiza (el oficialismo se ha servido de noticias e imágenes de archivo para promocionar una visión de la realidad norteamericana a todas luces distorsionada). Esto, a su vez, ha provocado una reacción en cadena de alguna manera comprensible. No es lo mismo salir del país con familia en el exterior que sin ella (que sin ser reclamado por ella). Y en el exterior –específicamente en el exterior norteamericano- la inmensa mayoría de las familias cubanas son consideradas blancas.

Obama no cuenta con muchas papeletas para ser un presidente óptimo. Demasiada inexperiencia, demasiadas medias tintas, demasiada corrección política. Pero en lo que se refiere a la mala imagen que Estados Unidos proyecta en algunos sectores de la comunidad internacional, hay que convenir en que su administración pudiera ser revulsiva. El sismo histórico que implicaría su investidura, el descalabro discursivo que para el antiamericanismo al uso representaría el arribo a la Casa Blanca de un miembro de la minoría negra, constituye un dato a tener en cuenta. Lo mismo aplica para el descalabro del discurso castrista de cara a la mayoría negra en Cuba, para el descalabro del discurso victimista de ciertos sectores de la población afroamericana.



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930