Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Política

¿Hay pugna en Palacio?

Leyendo entrelíneas la prensa oficial, los ciudadanos intuyen discrepancias en la cúpula del régimen.

Comentarios Enviar Imprimir

¿Hay una pugna de poderes entre los hermanos Castro? Esta es una pregunta tremenda a la que muchos responden con silencio. Otros no.

"Al Fifo nadie le toca las nalgas... Si quieren hacer algo, tendrán que matarlo", dice sin inmutarse un panadero que porta celular a la cintura y cuello encadenado en oro. Así zanja el dilema que para los cubanos significan las últimas filípicas de Fidel Castro contra el programa anunciado el pasado 26 de julio por su sucesor y hermano, general Raúl Castro.

Cuatro días después de ese acontecimiento, que logró una rápida empatía en la opinión pública, el convaleciente gobernante no sólo se ahorró una palabra de agrado o respaldo al discurso del segundo hombre de la jerarquía política, sino que embistió su ofrecimiento de paz a la administración norteamericana que surja de las elecciones del 2008.

"Nadie se haga la menor ilusión de que el imperio… negociará con Cuba", escribió entonces Castro I para cancelar cualquier acercamiento con Washington.

La advertencia le pareció poco. Lanzando sus dardos al futuro, semanas después criticó a los precandidatos demócratas Obama y Clinton, diciendo de ellos que no hacían política, sino que jugaban al póquer cuando se metían con la cuestión cubana.

Para un profesor de ciencias políticas, el mensaje es claro: "No será con él con quien Washington podrá hacer las paces. Sería traicionarse a sí mismo. Lo tiene claro desde la Sierra Maestra: él es un gladiador frente al imperio a full life y así deberá quedar para la historia".

Marcando el terreno

En sus últimas meditaciones editoriales, Fidel Castro regresó a su conocida aversión hacia las inversiones extranjeras capitalistas en la Isla y fue todavía más lejos al calificar de "puro veneno" los consejos de la izquierda para sacar a Cuba del atolladero económico.

"No se puede prescindir de algunas empresas mixtas, porque controlan mercados que son imprescindibles. Pero tampoco se puede inundar con dinero el país sin vender soberanía", escribió en un artículo que tituló Los superrevolucionarios.

Al también poner bajo fuego a sus aliados de la izquierda internacional, a quienes no identificó para desatar especulaciones, Castro se sirvió de una coartada para desmontar nuevamente el esquema supuestamente diseñado por el equipo de Raúl e indicar que no tendrá compasión con nadie.

"Estudiamos actualmente lo referido al incremento de la inversión extranjera, siempre que aporte capital, tecnología o mercado para así aprovechar la contribución que ésta pueda hacer al desarrollo del país, sin repetir los errores del pasado por ingenuidades e ignorancia", dijo el general de cuatro estrellas el 26 de julio en Camagüey.

Actualmente el sector foráneo aporta un 8% del PIB, pese a que desde 2003, según reconoció la propia ministra del ramo, Marta Lomas, se emprende una reorganización del área propiciando "más eficiencia" y negocios mutuamente ventajosos, lo que causó la baja de cientos de firmas extranjeras.

Entre los países emisores de inversiones sobresalen España, Canadá, Italia y Francia, así como China y Venezuela. Con estas últimas se trabaja de manera acelerada "en busca de mayor integración", precisó Lomas.

La política de inversiones extranjeras es uno de los pilares de la modernización en modelos socialistas como el chino y el vietnamita, reiteradamente desmarcados por el gabinete cubano.

Sin embargo, la percepción de Raúl Castro es que a todas luces sería un error espantar a los inversionistas en un mundo globalizado y en un país asediado cuya economía es fastidiosamente gravosa.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.