Actualizado: 17/04/2024 23:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Reportaje

«La epidemia se les ha ido de las manos»

Mientras crece el número de víctimas, La Habana sigue sin reconocer la existencia del dengue, según disidentes y expertos.

Enviar Imprimir

"La población está muy asustada, hay mucho miedo, porque la verdad es que esto no se controla. En los años que tengo de vida no había visto cosa igual. Todo se mezcla con la situación económica, la falta de alimentos… Es todo muy duro", dice Rosa María Montoya, reportera de la independiente Agencia de Prensa Libre Oriental (APLO), con sede en Santiago de Cuba.

La periodista describe la situación en dos de los principales centros sanitarios de Santiago de Cuba y lo hace en tono de alarma: "Los hospitales están abarrotados. Por ejemplo, el Clínico Quirúrgico está complemente copado. Todas las salas están habilitadas para la epidemia. Los enfermos están bajo mosquiteros y el tratamiento es de vitaminas, y para bajar la fiebre. También el hospital Ambrosio Grillo está dedicado a la epidemia".

Dengue reiterativo

En La Habana se vive una situación parecida, que se complica por las características propias de una ciudad capital.

"La epidemia se les ha ido de las manos. Comenzó en Oriente y se ha extendido a toda la Isla, salvo Isla de la Juventud. Hay varios pueblos en cuarentena, como Guanajay y Ciego de Ávila, donde ha habido muchos casos", afirma desde La Habana el periodista independiente Jaime Leygonier.

Preguntado por Encuentro en la Red, el reportero avanza algunas de las ideas con las que trabaja el médico disidente Darsy Ferrer: "La población tiene miedo y apatía. Ha habido una desinformación inmensa. Es un secreto de Estado el tema de si hay enfermos o muertos. Las campañas contra el mosquito de los años 2000 y 2002 fueron más organizadas, pero ahora ha habido un desorden, una gran falta de información y derroche de trabajo inútil y la epidemia se ha ido de las manos".

Leygonier suscribe que la epidemia de dengue "se desarrolla en un momento en que la atención primaria de salud ha sido destruida por el envío de médicos al extranjero, desguarneciendo por completo a Cuba".

Según el periodista, en línea con la postura del Centro de Salud y Derechos Humanos Juan Bruno Zayas, que dirige Ferrer, la nueva epidemia "guarda relación con estudiantes extranjeros que vienen al país o personas que vienen a atenderse en la Operación Milagro, que son inmunes a esas enfermedades tropicales, pero son portadores". Señala además que el dengue entró a Cuba "en la época de las guerras africanas de los años setenta".

En cambio, la doctora Hilda Molina, ex directora del Centro Internacional de Restauración Neurológica, dice no estar muy convencida de que las causas de la nueva epidemia sean las mencionadas por el Centro de Salud y Derechos Humanos.