Actualizado: 13/12/2019 11:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

relaciones Cuba-España. Miguel Ángel Moratinos

La mayoría de los disidentes se niega a hablar con el representante de Moratinos

Sólo los opositores Manuel Cuesta Morúa y Eloy Gutiérrez Menoyo asistieron a una reunión convocada por la Embajada de España.

Enviar Imprimir

La mayoría de los disidentes cubanos y las Damas de Blanco mostraron este miércoles su frustración por los resultados de la visita a la Isla del canciller español, Miguel Ángel Moratinos, negándose a asistir a una reunión con el director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, Javier Sandomingo, convocada por la embajada de Madrid en La Habana.

El funcionario permaneció en la Isla tras la partida de Moratinos para sostener el encuentro con la oposición, pero a la cita sólo acudieron Eloy Gutiérrez Menoyo, líder de Cambio Cubano, y Manuel Cuesta Murúa, portavoz de la coalición socialdemócrata Arco Progresista.

"El gobierno español ha traicionado a nuestros prisioneros, a todas las personas reprimidas desde marzo de 2003" y "si Moratinos habla ante la Unión Europea (UE), lo hará en nombre del gobierno de Cuba, y no en nombre del pueblo cubano", declaró a la AFP Miriam Leiva, miembro de Damas de Blanco, grupo formado por mujeres familiares de presos políticos.

Durante su estancia de dos días en Cuba, el ministro español de Asuntos Exteriores se entrevistó con altos funcionarios del régimen, entre ellos, Raúl Castro y Carlos Lage.

Con el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, firmó acuerdos para la cooperación económica, cultural y política, incluido un diálogo permanente y recíproco sobre derechos humanos.

Sin embargo, Pérez Roque declaró durante una conferencia de prensa junto a Moratinos que el diálogo sobre derechos humanos no incluirá a los presos políticos.

Las Damas de Blanco y la disidencia interna había solicitado en varias ocasiones al ministro español que les recibiera, sin embargo ese encuentro no se produjo.

"Considero que (el gobierno español) debe darnos una excusa por esta humillación y estos acuerdos (sobre de derechos humanos) con un gobierno que desconoce absolutamente los derechos humanos", afirmó Miriam Leiva.

Martha Beatriz Roque, líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, calificó de "totalmente negativo" el balance que dejó la visita de Moratinos, y Vladimiro Roca, del movimiento Todos Unidos, dijo que se trató de una "falta de respeto hacia el pueblo cubano".

"Consideramos que la actuación del gobierno y de la embajada de España en este caso se han adaptado a las condiciones de exclusión que el régimen cubano impone respecto a la disidencia", señaló en un comunicado Oswaldo Payá, quien encabeza el Movimiento Cristiano Liberación.

El mecanismo de consultas sobre derechos humanos acordado entre Madrid y La Habana "no tiene credibilidad alguna", porque "si Cuba no reconoce las violaciones de derechos humanos, entonces, de qué van a hablar. Es una burla", consideró Leiva.

Roque destacó que con esa fórmula no se impedirá que "el gobierno cubano siga llamando mercenarios" a los opositores, ni se logrará que cese "el hostigamiento" contra ellos.

El economista Oscar Espinosa Chepe, condenado en 2003 a 20 años de cárcel y excarcelado un año después por razones de salud, declaró que "si algo ha tenido de positivo" la visita de Moratinos "es que ha logrado casi la unanimidad de la disidencia" en el rechazo a la postura española.

"España no es un interlocutor porque oye sólo a una parte de los cubanos (…) no queremos hacernos cómplices", comentó en otras declaraciones, citadas por AP, Espinosa Chepe, uno de los miembros del grupo de 75 disidentes sentenciados a largas penas en la primavera de 2003. De ellos, continúan en la cárcel 59 opositores.

Uno de los dos únicos disidentes que asistieron al encuentro con Sandomingo, Gutiérrez Menoyo, quien fue comandante en el proceso que llevó a Fidel Castro al poder y luego estuvo 22 años en prisión por oponerse al rumbo que tomaba el régimen instaurado, calificó de "positivo" que haya buena relaciones con España, porque "por la vía de la confrontación no se resuelve absolutamente nada" con el gobierno cubano.

Pero "no me ilusionó, en Cuba hay una dictadura que tiene un criterio muy pobre sobre derechos humanos y democratización", afirmó.

La reunión en la Embajada de España

Gutiérrez Menoyo indicó que durante la reunión en la embajada de Madrid este miércoles, había preguntado específicamente a su interlocutor español si en el tema de los derechos humanos estaba incluido el de los presos políticos, y afirmó que la respuesta fue "sí", aunque no recibió información de que se haya entregado al gobierno cubano una lista de presos.

"A través de este diálogo constructivo que se acaba de empezar, vamos a dar un margen, a lo mejor se logra la liberación de los presos", dijo.

Por su parte, Cuesta Murúa se mostró esperanzado con los resultados de la visita de Moratinos y el mecanismo de diálogo acordado, que realizará su primera reunión en La Habana a finales de mayo.

"Hicimos énfasis (en la reunión) en la necesidad de que este mecanismo de diálogo tenga una concreción mayor y una eficacia para la promoción y protección de los derechos humanos en Cuba", y "abra por primera vez una posibilidad de discusión amplia del tema".

Según citó Reuters, Cuesta Morúa calificó de "intercambio amigable" el encuentro Sandomingo y dijo que sirvió para comunicar propuestas concretas que van desde la liberación de los presos políticos hasta la creación de una comisión de derechos humanos dentro de la Asamblea Nacional del Poder Popular cubano.

En cuanto a la ausencia del resto de los disidentes a la cita con el funcionario español, Cuesta Morúa dijo a la prensa que "ciertamente ha habido una especie de enfado colectivo (…) por la falta de atención al más alto nivel por parte del ministro de Asuntos Exteriores de España", informó EFE.

En su opinión, "lo más importante no son los 15 minutos de fama con el ministro sino lo que se pueda avanzar en la promoción de los derechos humanos en Cuba y en la democratización".

Sobre los acuerdos Madrid-La Habana, el opositor socialdemócrata consideró que "por primera vez en muchos años el gobierno (de la Isla) se comprometió a discutir sobre derechos humanos en Cuba y el mundo".

"Este nuevo clima en materia de discusión de derechos humanos, creo que facilitaría que el gobierno cubano pudiera abrir las cárceles de este país", dijo, de acuerdo con Reuters.

La Embajada de España en Cuba afirmó lamentar la decisión de la mayoría de los disidentes cubanos de no asistir al encuentro con el director general para Iberoamérica de la cancillería española.

"Se ha llamado a todas las personas (opositores) lamentando que no hayan venido, se les ha reiterado la disposición a mantener siempre el diálogo abierto", dijo una fuente de la misión diplomática, informó la AFP.


Miguel Ángel MoratinosFoto

El canciller español, Miguel Ángel Moratinos, durante un recorrido por el Casco Histórico de La Habana. (AP)