Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

derechos humanos, relaciones Cuba-España, relaciones Cuba-UE, Miguel Ángel Moratinos

El gobierno dice estar dispuesto a hablar sobre derechos humanos con Madrid

En el caso de la Unión Europea, condiciona la posibilidad de diálogo a la eliminación definitiva de la Posición Común y las sanciones diplomáticas de 2003.

Enviar Imprimir

La Habana parece estar dispuesta a hablar sobre derechos humanos con Madrid, pero en el caso de la Unión Europea (UE) condiciona la posibilidad diálogo a la eliminación definitiva de la Posición Común y las sanciones diplomáticas impuestas en 2003.

La primera de las dos jornadas de la visita oficial a Cuba del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, concluyó con una sorprendente declaración del canciller cubano, Felipe Pérez Roque, en la que mostraba disposición al diálogo con Madrid sobre derechos humanos, informó EFE.

"Cuba está dispuesta a hacerlo (hablar con España sobre derechos humanos) en este momento", dijo Pérez Roque.

El funcionario mencionó la posibilidad de establecer un "mecanismo permanente y formal de diálogo político que no excluye el tema de la cooperación internacional para la promoción de los derechos humanos".

En el caso de la Unión Europea, declaró a un grupo de periodistas, "no se dan las condiciones".

"Con España hay otro acercamiento. El gobierno español ha tenido una posición de liderazgo en la búsqueda de un diálogo respetuoso y serio con Cuba, y nosotros creemos que es nuestro deber emprender un camino de diálogo con España", afirmó el canciller.

Los esfuerzos del gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero por impulsar el diálogo con La Habana y el viaje a la Isla de Moratinos —el primer ministro español de Asuntos Exteriores que visita Cuba desde 1998 y el primer canciller europeo que lo hace desde 2003— han convertido a España en un "interlocutor privilegiado" del gobierno cubano con la Unión Europea, en palabras de Pérez Roque.

"Restañamos las profundas heridas que quedaron abiertas como resultado de la gestión del anterior gobierno español (de José María Aznar). España vuelve a ser un interlocutor privilegiado", dijo Pérez Roque, según una nota de la cancillería local sobre las conversaciones oficiales.

"Estoy convencido de que tendremos unos resultados prácticos, operativos, constructivos entre España y Cuba", dijo Moratinos en declaraciones en presencia del canciller cubano.

La Habana acusa al ex presidente español Aznar (conservador) de impulsar las sanciones diplomáticas adoptadas por Bruselas hace casi cuatro años para protestar por el encarcelamiento de 75 disidentes, condenados a penas de hasta 28 años, y la ejecución de tres hombres que secuestraron una embarcación de pasajeros para intentar escapar de la Isla.

De acuerdo con la nota de la cancillería cubana, Pérez Roque dijo que la visita de Moratinos es "una clara señal de rectificación, de cambio de rumbo, de apertura de caminos necesarios, una prueba clara del interés genuino del gobierno español de dialogar con respeto recíproco y en calidad de iguales" con el de la Isla, informó la AFP.

El viaje de Moratinos se produce a dos meses de que los cancilleres de la UE analicen su posición frente a Cuba. El bloque se encuentra dividido entre los que piden más rigor en la política hacia La Habana y otro grupo, menor y encabezado por Madrid, que está a favor del diálogo "crítico".

El alto funcionario español dijo que trasladará a sus homólogos europeos "una visión diferente, más próxima a la realidad cubana, más objetiva y constructiva, que pueda hacer avanzar" los vínculos, y se mostró convencido de que la Unión Europea puede establecer una relación "confiable y serena" con La Habana.

Moratinos se refirió además a quienes han criticado su viaje, y dijo que "lo extraño, lo difícil de entender", es que ningún canciller español haya visitado la Isla desde 1998.

A su juicio, el gobierno español "tiene que estar en Cuba" y debe tener "capacidad de diálogo e interlocución con las autoridades y todos los sectores sociales".

La buena sintonía existente entre ambos ministros quedó patente en sus conversaciones distendidas con algunos de los cientos de invitados a una recepción ofrecida el lunes por la noche en la residencia del embajador español en La Habana, Carlos Alonso Zaldívar.

A esa cita acudieron el hijo mayor de Fidel Castro, Fidel Castro Díaz-Balart, el vicepresidente cubano José Ramón Fernández y una nutrida representación de la Iglesia —encabezada por el cardenal Jaime Ortega—, la cultura —con figuras como Alicia Alonso— y el cuerpo diplomático.

Durante la recepción, el canciller cubano declaró que la visita de Moratinos "es simbólica" y "abre caminos" en las relaciones no sólo con España sino "quizás" con la UE.

El ministro español hizo votos por la recuperación de Fidel Castro y dijo que el diálogo había sido "franco" y que abordó temas "difíciles".

Moratinos concluye este martes su visita a La Habana con una intensa jornada en la que está previsto un encuentro con Raúl Castro, ministro de las Fuerzas Armadas y gobernante en funciones desde el pasado 31 de julio, cuando su hermano Fidel le delegó el poder a causa de una severa crisis de salud.

La agenda del canciller incluye además la firma de acuerdos de cooperación con el gobierno cubano y encuentros con el vicepresidente Carlos Lage y el cardenal Ortega.

Disidentes cubanos le han pedido a Moratinos que interceda por los prisioneros políticos. Se desconoce si el tema concreto de la excarcelación de opositores formó parte de las conversaciones con Pérez Roque.

Según versiones de prensa, el director general para Iberoamérica de España, Javier Sandomingo, podría reunirse el miércoles con representantes de la disidencia interna.


Moratinos y Pérez RoqueFoto

Los cancilleres de España, Miguel Ángel Moratinos (a la izquierda), y Cuba, Felipe Pérez Roque. (AP)