Actualizado: 13/12/2019 11:14
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Telenovela sobre conductas sexuales levanta polémica

Las dos historias contadas tratan la conducta promiscua de una menor que se contagia de VIH y de un hombre casado que descubre su homosexualidad.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. La cara oculta de la luna, una telenovela que traza una cruda radiografía social de la sexualidad cubana, ha levantado pasiones encontradas provocando una inusual polémica en la Isla.

Con alrededor de dos meses de transmisión, los martes, jueves y sábados, el programa generó controversia en los medios oficialistas desde su inicio, por sus relatos sobre temas sexuales no convencionales.

Las dos historias (de cinco) hasta ahora contadas tratan la conducta promiscua de una menor que se contagia de VIH, el virus que causa el sida, y de un hombre felizmente casado que descubre su homosexualidad.

Paralelamente, esos dos relatos se entrelazan con otras tramas, la de los hijos abandonados por un padre emigrado o por el divorcio, así como la primera experiencia sexual de un romántico adolescente con una mujer divorciada, que por esa vía conoce un amor diferente.

El diario Juventud Rebelde ha dicho que sus teléfonos y correos electrónicos "no dan abasto para las quejas" sobre la "excesiva crudeza de la serie", y las opiniones de que el programa no está acorde con "la moral revolucionaria", o que no se "ajusta a la realidad de nuestros jóvenes".

Ha comenzado así una batalla entre la mojigatería y el moralismo, de un lado, y el realismo crudo por otro, que ya Cuba conoció en 1993 con el famoso filme Fresa y Chocolate del desaparecido Tomás Gutiérrez Alea (Titón), donde por primera vez se abordó abiertamente el tema de la homosexualidad en la Isla.

"No nos engañemos: los conflictos allí esbozados no son obra de la fantasía de su autor (Freddy Domínguez), están en la calle, en nuestros hogares", opinó el rotativo.

"Darle la espalda, lejos de protegernos, lo que nos hace es más daño", agregó el artículo, seguido de otro que ocupó dos de las ocho páginas del rotativo.

"Está fuerte", "muy cruda", "creo que se le fue la mano", son las opiniones recogidas por AFP entre varios televidentes, a pesar de lo cual, y de algunas frases como "no me gusta", de las 10 personas consultadas, ocho siguen la teleserie.

Ante reclamos de que sea retirada de la transmisión y de que haya rectificaciones y cambios en el guión llevado a la pantalla por tres directores, la directora de la División de Dramatizados de la Televisión, Magda González Grau, señaló a la prensa que al realizar el programa previeron la polémica.

"Estábamos convencidos de que surgirían reacciones", dijo.

"No son temas que se acostumbran a tocar en el género de dramatizados; sin embargo, nuestro público debe conocer que desde hace unos tres meses estos asuntos son tratados en otros espacios —de la televisión— (…) de manera abierta y directa", afirmó.

La teleserie cuenta con la asesoría del Centro de Educación Sexual, que dirige Mariela Castro, hija de Raúl Castro, segundo hombre de la jerarquía cubana, y sobrina de Fidel Castro.

También se realizó bajo el control de especialistas del Centro Nacional de Prevención del VIH-sida.

"Todo lo que se refleja en ella forma parte de la realidad de nuestra sociedad", sostuvo González Grau.

La homosexualidad, el travestismo y el sida fueron temas centrales de varios documentales recientes, con la misma o mayor crudeza y realismo que la teleserie, pero fueron poco difundidos.