Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música, Música cubana, Poesía

Buenas letras y buena música

El disco compacto Versos del alma recopila textos musicales y poemas interpretados por Ivette Cepeda, Mike Porcel y Daniel García Rangel

Enviar Imprimir

Un nuevo año, uno más, ha dado inicio. Y una buena manera de darle la bienvenida y de comenzarlo es con música. Pero si a notas, arpegios y armonías se suma la poesía, entonces podemos afirmar, con palabras del poeta, que este recibimiento del 2017 alcanza su definición mejor. Ese feliz maridaje se da precisamente en el disco compacto Versos del alma (Juan Primito Productions, 2016), del cual hoy quiero dar noticia.

Lo produjo el actor Daniel García Rangel, quien con el mismo se estrena en esas lides. Como él cuenta en uno de los textos que redactó para el folleto que acompaña el disco, en el año 2011, durante una visita familiar a Cuba, varios de sus amigos le hablaron con mucho entusiasmo de una cantante a quien le insistieron debía escuchar. No le fue posible entonces asistir a alguna de sus presentaciones. Pero cuando regresó a los Estados Unidos se trajo el DVD del concierto que la artista había ofrecido en el Museo de Bellas Artes. Fue su descubrimiento de Ivette Cepeda, con cuya voz quedó fascinado. Tanto, que se dedicó a distribuir entre sus amigos aquel precioso material. Este cronista fue uno de los que se beneficiaron de la gentileza y generosidad con que compartió su hallazgo.

García Rangel contactó después con Ivette Cepeda a través del correo electrónico, y de su admiración por ella surgió una amistad. Ha asistido a algunos de sus conciertos en La Habana y en Miami. Confiesa sentir orgullo por haber sido testigo de su crecimiento como artista y también por promover su música. Y comenta: “Pero ni remotamente me hubiera podido imaginar hace cinco años que Ivette tendría la gentileza de grabar varias canciones en un disco que yo produciría. Es un privilegio poder trabajar con el talento, la sensibilidad y el rigor de una de las mejores cantantes cubanas del momento”.

Para esta su primera incursión como productor, García Rangel contó además con un colaborador de lujo: el compositor Mike Porcel. Este se hizo cargo de la dirección musical y los arreglos. Suya es también la musicalización de los tres poemas de José Martí que canta Ivette Cepeda. En su trabajo en esos aspectos priman la fineza, el buen gusto y el notable nivel artístico que siempre lo han distinguido. Porcel contribuye además con un tema propio, “Campesina”, que él mismo interpreta, y que pertenece a la extensa nómina de gemas imperecederas creadas por él.

Para Versos del alma, Ivette Cepeda grabó cuatro temas. Tres son, como ya apunté, musicalizaciones de poemas de Martí: “Abril”, “Mi caballero”, “Señor en vano intento”. El otro es el internacionalmente conocido “Eu sei que vou te amar”, de los brasileños Antônio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes. En su interpretación de esas composiciones, la artista no hace más que confirmar las cualidades que tantos elogios le han merecido: una voz hermosa, cálida y de sello personal, rica en matices y modulaciones. Prueba también el criterio tan exigente con que selecciona su repertorio. A propósito de este punto, declaró en una entrevista: “Detesto los estribillos repetitivos y sé que por eso estoy condenada a no ser una cantante famosa”.

No voy a extenderme, en fin, repitiendo lo que otras firmas más autorizadas han dicho. Me limitaré a citar una de ellas, la compositora Marta Valdés, quien ha expresado sobre Ivette Cepeda: “Fuerza y transparencia caracterizan la entrega de Ivette Cepeda. Libre de afeites, ella toma la escena y nuestro tiempo se vuelve suyo. Hoy nos toca estar atentos al arte vivo de esta intérprete, siempre portadora de interrogantes y sorpresas. Al menos para mí, la pretensión de aplicarle moldes o someterla a comparaciones se vuelve una ingratitud”.

Versos del alma se titula el compacto objeto de estas líneas. En efecto, la poesía lo recorre de principio a fin. Está presente en los tres temas con textos martianos, y también en “Eu sei que vou te amar”, uno de cuyos autores es uno de los poetas y letristas más conocidos de Brasil. Pero además de las composiciones que cantan Ivette Cepeda y Porcel, se incluyen ocho poemas grabados por García Rangel. Los firman Dulce María Loynaz (“La tierra”), Federico García Lorca (“La guitarra”, “La rosa mutabile”), Lope de Vega (“Definición del amor”), Miguel Hernández (“Como el toro”), Ernesto Cardenal (“Al perderte yo a ti”), Mario Benedetti (“Nuevo canal interoceánico”) y Vicente Echerri (“Anunziata”). Están dichos con voz bien timbrada, dicción clara e inflexión dúctil. García Rangel no cae en la solemnidad aparatosa y los interpreta con naturalidad e inspiración, cuidando los matices, los tránsitos, las pausas.

Quienes valoren la buena música y gusten de la palabra lírica, tienen en Versos del alma una magnífica ocasión de disfrutar de ambas. Amantes del reguetón, mejor abstenerse.

Versos del alma se puede comprar en CDBaby.com.