Actualizado: 17/04/2024 23:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cuba, Teatro

El sueño de una Cuba libre e inclusiva

Mañana martes, el grupo Trébol Teatro ofrecerá la última representación de Jacuzzi, de Yunior García Aguilera. La obra es un retrato de la situación sentimental y social que vive la juventud de Cuba, que se debate entre el conformismo, la disidencia activa o la migración

Enviar Imprimir

Mañana martes, el grupo Trébol Teatro ofrecerá la última representación de la obra Jacuzzi, de Yunior García Aguilera. Será en el madrileño Teatro Lara, donde se viene presentado desde abril.

Desde su estreno en Cuba, la obra ha tenido una magnífica acogida entre los espectadores y la crítica. Ganó el Premio Nacional Aire Frío, otorgado por la Asociación Hermanos Saíz, así como el Villanueva, que conceden los críticos teatrales. asimismo, se ha visto en festivales internacionales como el Iberoamericano de Teatro de Cádiz y el organizado por Itaú Cultural en São Paulo.

Jacuzzi es un retrato de la situación sentimental y social que vive la juventud de Cuba, que se debate entre el conformismo, la disidencia activa o la migración. Tiene, por tanto, un marcado carácter reivindicativo e invita a los espectadores a participar de una experiencia que los integrantes del grupo, como muchos de sus compatriotas, viven en primera persona. Esto lo confirma el propio autor, quien además dirigió la obra e interpreta a uno de los personajes:

Jacuzzi, además de ser una obra política —profundamente política y de denuncia— es también un espectáculo sobre la amistad, sobre las relaciones humanas. Los tres personajes acaban prácticamente destrozados pero, a pesar de sus diferencias casi irreconciliables, acaban compartiendo un último cigarrillo dentro de la bañera. El hecho de que termine así, de que esas tres posiciones terminen en el mismo espacio, es también una visión un poco optimista sobre lo que yo mismo quiero para el futuro de mi país: un país verdaderamente inclusivo, un país democrático, un país que respete la diversidad. Un país libre, donde ninguna opinión sea censurada, donde cada cual tenga un espacio de participación, donde podamos decirnos las verdades en la cara sin necesidad de que te excluyan del espacio común. Entonces, ese hecho de que terminemos los tres personajes dentro de la bañera, también es una especie de imagen de esa Cuba que yo sueño y de esa Cuba que soñamos muchos: una Cuba donde quepamos todos, sin necesidad de excluir a nadie”.

La obra narra la historia de una pareja de cubanos que, luego de pasar algunos años en Roma, regresa a La Habana e inauguran su apartamento recién comprado con una fiesta en el baño, único sitio habitable de la vivienda. Para la celebración solo invitan solo a Yunior, el mejor amigo de Pepe y exnovio de Susy. Los tres comienzan a jugar en el jacuzzi, que no pasa de ser una simple bañera, y poco a poco van saliendo a la luz sus diferentes posturas sobre el sistema político de la isla, al tiempo que afloran los conflictos de la relación entre los tres personajes, las emociones, los rencores, las frustraciones y las cuentas pendientes.

En su cuenta de Facebook, Carlos Celdrán, Premio Nacional de Teatro, escribió: “Desde que la vi, hace ya algún tiempo, en La Habana, supuse que Jacuzzi, de Yunior García, era una obra tremenda, sincera, inusual, logradísima. Anoche, y esta vez en Madrid, Jacuzzi ha vuelto a sacudirme. No solo a mí, sino a todo el público que llenó la sala y que ovacionó de pie, emocionado al finalizar esta función que, puedo asegurar, ha sido un punto alto, altísimo, en el teatro de Yunior. El espectáculo atravesó el tiempo, las distancias, el dolor acumulado de estos últimos años para llegar depurado, íntegro y dejarnos lo que solo el teatro con su despojamiento puede alcanzar”.

La última función de Jacuzzi será en la Sala Membrives, del Teatro Lara, Corredera Baja de San Pablo, Madrid. Las entradas cuestan entre 16 y 18 euros.