Actualizado: 24/01/2022 15:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine

Fidel Castro es retratado en una tragicomedia dedicada a los balseros

'No es una burla a Castro, es cierto que se habla mal de él, pues aparecen unos minutos personajes como Hubert Matos o su hija Alina Fernández, dijo el director.

Enviar Imprimir

AFP/ México. Fidel Castro es retratado en el filme Dios o Demonio, una tragicomedia que muestra al mandatario convertido en un balsero que llega a Miami "para conocer el amor", según el director de la película, el mexicano Alejandro González Padilla.

Dios o Demonio o I love Miami para el público anglófono, que se estrenó el viernes en México, es ante todo "una película de amor que muestra el gran problema entre Fidel Castro y los 'gusanos', como él le llama" a la diáspora cubana de Florida, dijo a la AFP sobre su ópera prima el también publicista Alejandro González.

En la coproducción México-España "hacemos que Fidel Castro se vuelva un balsero debido a que lo tratan de matar" cuando navegaba en un yate, "queda como náufrago en una balsa y al llegar a Miami trata de ser otra persona, pero lo que consigue es conocer la otra Cuba, donde hay gente de todo tipo", apuntó el director.

El filme, que contó con un presupuesto de 1,7 millones de dólares, es protagonizado por el actor español Juan Luis Gallardo, acompañado por la venezolana Alicia Machado y el mexicano Jaime Camil, entre otros.

Para su realización, González Padilla recurrió a la asesoría de la hija no reconocida de Castro, Alina Fernández, quien también aparece en la película interpretándose a sí misma.

"No es una burla a Fidel Castro, es cierto que se habla mal de él, pues aparecen unos minutos personajes como Hubert Matos o su hija Alina Fernández, que tienen una posición muy crítica" hacia el gobierno de la Isla, añadió González.

"Alina me asesoró, no influyó en mí como director, la película está muy balanceada", aseguró.

Para el realizador, el filme destaca que "son igual de intransigentes los extremos enfrentados" desde 1959, tras el triunfo de la revolución cubana.

"He causado ciertas molestias en la comunidad conservadora de Miami, pero al final el mensaje es precisamente el enfrentamiento de Fidel con la venganza, y yo les digo, si no se pueden perdonar, al menos entiendan", argumentó.

Alejandro González Padilla tampoco ha caído bien en la Isla y de hecho, "como era de esperarse, no quisieron que exhibiera ahí".

"Yo fui a la Embajada de Cuba (en México) para tramitar los permisos y muy amablemente me dijeron: 'no gracias', que no les interesaba", dice el director de 46 años.

A pesar de que el guión de su autoría no pretende ser una proclama política, el mexicano califica al embargo de Estados Unidos como "genocida", pero también enfatiza que la revolución cubana "se convirtió en dictadura al no convocar a elecciones como en cualquier democracia representativa".

"Muchos de nosotros creímos en la revolución, pero al final nos desencantamos porque con el tiempo nos dimos cuenta que la socialdemocracia es más justa, con elecciones y libertades, imperfectas si se quiere, pero es lo más justo hasta hoy", enfatiza.

La idea sobre la temática del filme se le ocurrió a González Padilla cuando presenció en Miami la llegada de unos balseros cubanos.

"Entonces dije: 'Vamos a poner a quien causa este problema (…) poner a Fidel Castro desnudo de todo lo que es en Cuba para que vea el contacto humano que ya no tiene porque está mitificado", agregó.

Dios o Demonio está dedicada a los balseros que salen de la Isla "por la postura extrema de Fidel, que tiene a su pueblo empobrecido", aunque tampoco hace concesiones "con los otros radicales de Miami".