Actualizado: 22/01/2022 2:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Béisbol: Grandes Ligas

A todo tren

La actuación de El Duque y Liván Hernández destaca en el pequeño escuadrón de cubanos que interviene en la Gran Carpa.

Enviar Imprimir

No obstante, apunto la derrota del cubano este sábado frente a los Nacionales de Washington, que lo castigaron con tres jonrones, venciendo a los Mets de Nueva York con pizarra de 6x2.

Hernández (1-1) soportó seis anotaciones y ocho indiscutibles, incluidos los vuelacercas del conjunto capitalino, dos de ellos seguidos en el sexto inning. Acto seguido a los dos bambinazos, golpeó al pitcher Shawn Hill con un lanzamiento de 86 millas por hora y fue expulsado por el árbitro de home, Mike Winters.

Esperanza y desacierto

Por otra parte, una de las grandes esperanzas del equipo de los Orioles de Baltimore, el serpentinero derecho Danys Báez, no ha arrancado con buen pie en sus labores de relevista intermedio. En tres y un tercio de innings —en cuatro juegos— ha permitido tres carreras limpias con igual cantidad de hits, entre ellos un cuadrangular del designado neoyorquino Jason Giambi.

El pinareño fue adquirido por 19 millones de dólares para tres campañas. Su promedio en carreras limpias permitidas está en un negativo 8.10.

El año pasado, con los Dodgers de Los Ángeles, tampoco estuvo a gran altura, ya que solamente salvó nueve juegos y fue sacado de su papel de cerrador antes de ser canjeado a los Bravos de Atlanta. Sin embargo, no se puede olvidar que el lanzador de 30 años de edad logró en la campaña de 2005 salvar 41 desafíos con los Devil Rays de Tampa Bay, con excelente efectividad de 2.86.

De hecho, en esa campaña se convirtió en el cuarto lanzador en la historia de las Grandes Ligas en rescatar 40 juegos con un equipo que perdió más de 90 partidos.

Mientras una de las grandes promesas del béisbol de Grandes Ligas, el torpedero cubano de los Marineros de Seattle, Yuniesky Betancourt, ha seguido demostrando que posee excelentes cualidades defensivas, pero no así en el bateo, donde no ha podido ayudar mucho a su equipo tras llegar a un acuerdo multimillonario por tres temporadas.

Dos extrabases, cuadrangular y doble, resulta todo su gasto ofensivo en 15 presencias al cajón de bateo, para un pobre promedio de average de 137.

Claro, apenas ha comenzado la temporada del más importante clásico de béisbol profesional que se realiza en el mundo. Quedan por delante más de seis meses de juego, tiempo suficiente para abrigar esperanzas de mejores actuaciones en una contienda que promete una cerrada lucha por conquistar el pase a la discusión del sueño de ser campeón.


« Anterior12Siguiente »