Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Béisbol: Grandes Ligas

As de Ases

¿Willy Miranda, Leonardo Cárdenas, Bert Campaneris, Zoilo Versalles o Reynaldo Ordóñez? ¿Quién es el mejor torpedero?

Comentarios Enviar Imprimir

El dicho "A ojo de buen cubero" no se puede aplicar al béisbol, donde casi todo está concentrado en estadísticas exactos. Tampoco valen en la pelota las expresiones: "a mí me parece, a mí me dijeron o yo creo", pues son relativas.

Aun así, sin tener en cuenta estas premisas, desde hace seis décadas, a la hora de decir cuál es el mejor torpedero cubano de todos los tiempos, en cualquier esquina o peña deportiva, la gente repite que es Willie o Willy Miranda, aunque no aporten datos de referencia.

Hace unos días, en el mismo CUBAENCUENTRO.com, se publicó un buen trabajo del comentarista y amigo Ángel Torres, acerca de Miranda, al que califica "del mejor torpedero defensivo del béisbol cubano…".

Las estadísticas y las voces autorizadas consideran que hasta 1960 la distinción recayó en el hermano del ilustre periodista deportivo Fausto Miranda, pero un poco tiempo después, casi al unísono, entraron en la gran escena de Ligas Mayores Leonardo Cárdenas (16 temporadas), Bert Campaneris (19) y Zoilo Versalles (12), que en un trayecto mucho mayor de tiempo como regulares ganaron distinciones que nunca pudo conseguir el gran Willy.

A mediados de los años noventa irrumpió en las Mayores Reynaldo Ordóñez, quien en muy corto tiempo electrizó a críticos y espectadores, y ganó premios sucesivos por su formidable destaque en el campo, superando a los jerarcas de su etapa.

Los datos hablan

Con el ánimo de dar un poco más de luz al respecto, es necesario recordar que Miranda fue un parador en corto que jugó regular durante cuatro años de nueve contiendas en el Big Show, y se caracterizó por fildear rápido y limpio, con excelente brazo y precisión a la hora de tirar.

De 1955 a 1959, Miranda fue fijo en las paradas cortas del Baltimore. Buscando un punto de comparación, el más indicado en contiendas jugadas fue Ordóñez, porque también estuvo nueve años, seis de ellos fijo en el centro del cuadro. Al confrontar las mejores cuatro campañas de ambos, de forma consecutiva, los datos de Baseball-Almanac no dejan dudas.

En el caso de Willy, fueron 518 juegos jugados, 91 errores y 960 de porcentaje defensivo, que es un promedio bien pobre. En tanto, entre 1996 y 1999, los numeritos de Ordóñez cantan así: 578 desafíos, 57 errores y promedio de 978, y ganó consecutivamente el Guante de Oro, el más alto galardón para el mejor fildeador (1997 al 1999). Entre 1999 y 2000, desarrolló 101 juegos seguidos con cero errores, sin que nadie haya podido igualar esta perfomance en el mejor béisbol del orbe. Miranda nunca fue considerado aspirante a ningún mérito en Ligas Mayores.

La campaña donde Willy cometió menos pifias fue en 1958, con once, pero en 102 juegos, mientras que Ordóñez, en 1999, pifió sólo cuatro veces en 154 partidos y consiguió el astronómico average de 994.

Miranda estuvo con los Yankees de Nueva York en 1953 y 1954, y siempre o casi siempre fue para salir a jugar el noveno episodio, para darle descanso al ya veterano Phil Rizzuto, que entonces tenía 35 años. Según la voluminosa y especial Encyclopedia Baseball 2009, Rizzuto abrió en el campo corto 133 de los 154 juegos, Billy Martin, que era el segunda base compartió esa posición 18 veces y el cubano entró en el noveno inning en 48 oportunidades. Vino la Serie Mundial de ese año en que los Yankees vencieron a los Dodgers de Brooklyn en cuatro de seis desafíos, pero Willy no jugó ni una entrada.

En el siguiente año, Rizzuto entró al campo como titular en 126 juegos, Miranda le sustituyó 88 veces en los finales (116 veces al plato), pero Jerry Coleman actuó en 30 ocasiones y el gran jardinero central Mickey Mantle estuvo cuatro veces en ese mismo rol, 144 en el bosque del medio y una en segunda base.

"El torpedero Silvio García, que jugó a partir de 1931 hasta 1954 en la Liga Cubana Profesional, fue fabuloso, tenía mejor brazo que Miranda, buen bateador y robador de bases. Lo que pasaba era que Silvio era negro y sus mejores resultados fueron en la primera parte de los años cuarenta, cuando a los de piel oscura se les negaba jugar en Grandes Ligas", afirma Richard Sotolongo, veterano comentarista deportivo de la emisora La Poderosa, de Miami.

Según Sotolongo, "en la primera parte del siglo XX estuvo como rey del campo corto Luis —Ánguila— Bustamante, un artista a la defensiva, al que fueron a verle varios magnates de la pelota norteamericana, pero Silvio tenía la piel demasiado oscura para presentarlo en Grandes Ligas".

Fue en el ya señalado 1958 que Willy cometió menos errores (14 en 102 desafíos), pero allí estaban otros torpederos notables que le superaron en todo: Roy McMillan fildeó para 980 con 14 errores en 145 choques; Joe DeMaestri, 980 de promedio con 13 errores en 139; Dick Groat, 975 con 149 jugados y 20 errores; el también cubano Humberto Fernández, a la sazón jugador de los Dodgers, con 18 errores y 975; y Luis Aparicio, con 21 en 145 y average de 973.

En 1999, el gran año de Ordóñez, el cubano tuvo rivales de extraordinaria calidad, pero ninguno le aventajó: Barry Larkin pecó 14 veces en 161 topes y 978 de average; Derek Jeter, 14 en 158 con 978; Alex Rodríguez, 14 en 129 y 977; Edgar Rentería, 26 en 151, que da un promedio de 960; y el propio Ordóñez, 4 errores en 154 y un fabuloso 994.

Cárdenas y Campaneris

Interrogado acerca de quién es el mejor lanzador de los últimos tiempos, Orlando Peña, lanzador que actuó de 1958 a 1975 en Grandes Ligas y fue contemporáneo de Cárdenas y Campaneris, comenta: "Es muy difícil de contestar esa pregunta, porque yo añado a Leonardo Cárdenas y Bert Campaneris, que fueron a Juegos de Estrellas y Postemporadas y porque brillaron mucho tiempo. Cárdenas estuvo clavado en el campo corto por 11 años seguidos, de un total de 16, y lo de Campaneris será difícil de igualar por otros cubanos. Trece campañas fijas sin que nadie le quitara el guante y 19 en total".

"Entre esos grandes hay que destacar a Zoilo Versalles, el único short stop cubano ganador del MVP, o sea, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1965.

Al examinar los datos señalados por Peña, encontramos que Versalles acudió también a dos Juegos de las Estrellas y ganó dos Guantes de Oro. Cárdenas estuvo en cinco Juegos de las Estrellas y fue líder defensivo en dos ocasiones, pero Campaneris le puso la tapa al pomo: fue seleccionado seis veces para el Juego de las Estrellas, compitió en seis series de campeonatos y tres series mundiales.

No creo necesario traer en estos apuntes a los torpederos cubanos que no vistieron el uniforme de Grandes Ligas ni estuvieron en sus sucursales, pues la pelota cubana se puede situar en una clasificación de Doble A, muy distante de las Ligas Mayores. El Big Show no es el tipo de pelota jugado por estadounidenses en los dos Clásicos Mundiales, donde están en los inicios de su preparación.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.