Actualizado: 28/02/2020 12:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Cubanos por el Mundo

¡Cuidado con Gamboa!

El boxeador quiere acercarse más al fuego. Su próxima pelea podría ser ante el mexicano Larios, por la corona de las 126 libras del Consejo Mundial.

Comentarios Enviar Imprimir

Sería maravilloso que el cubano Yuriorkis Gamboa conquistara el título mundial de boxeo en las 126 libras o incluso en las 130: un tremendo premio para el pugilista guantanamero que casi nació con los guantes puestos. Sin embargo, no parece prudente apurar mucho al aguerrido fajador que ha demostrado demoledora pegada, calidad profesional y un sello de valor que lo distingue en este deporte, donde el señuelo o la carnada es el dinero y están en juego la carrera de muchos años y hasta la vida.

El boxeo es un deporte que tiene seguidores cuando sus protagonistas gustan del pleito a "palo limpio" todo el tiempo y uno de esos es Gamboa: son golpes con sabor a dolor que pueden tronchar sueños.

Gamboa es un niño con sangre de realeza en el mundo boxístico. Está pensando subir al ring a cruzar guantes con el mejor, para demostrar que es un gran campeón y puede ceñirse el cinturón —cualquiera de ellos—. No obstante, todavía es peligroso para él, porque quiere acercarse más al fuego. No cabe duda de que al isleño le sobran condiciones de todo tipo para hacer el grado mayor entre las cuerdas.

Nadie discutiría esa condición que Gamboa ha demostrado en el boxeo rentado desde que pisó suelo alemán, tras abandonar la selección nacional, precisamente cuando se preparaba en Venezuela con vistas a los Juegos Panamericanos de Río en 2006. A decir verdad, sus más de 240 peleas cargadas de triunfos y sus títulos, entre ellos el de campeón olímpico en Atenas, constituyen créditos de valía.

Todo eso está bien, pero hay que seguir llevándolo de la mano, como están haciendo sus entrenadores. De otra manera, es tratar de ir por el camino más corto para llegar a la meta antes de tiempo. Esa actitud podría costarle fácilmente su promisoria carrera en un deporte en el que Cuba ha tenido unos cuantos campeones mundiales profesionales: Eligio Sardiñas (Kid Chocolate), Kid Gavilán, Luis Manuel Rodríguez, José Mantequilla Nápoles, Ultiminio Sugar Ramos, José Legrá y Bernard Kid Paret, y más recientemente, Joel Casamayor, Diosbelys Hurtado y Juan Carlos Gómez.

La prensa especializada y los expertos del mundo boxístico tienen la certeza de que están en presencia de un diamante de mucho peso, que debe pulirse todavía más. No basta con esa pegada capaz de tumbar a un caballo de un golpe, hay que trabajar más duro en la técnica, aprender a escuchar, no basta con oír. En el boxeo profesional no se puede pecar de ingenuo cuando se batalla donde se hace más cruento el combate: en la corta distancia. Allí no se va a pasear, sino a la búsqueda de la presa a sabiendas de que ésta puede regalarte el olor del triunfo y masacrarte al mismo tiempo en un abrir y cerrar de ojos.

Títulos y bolsas millonarias

En su último combate, ante el invicto mexicano Marcos Ramírez, el pequeño titán sufrió una caída en el mismo primer asalto que bien pudo costarle la victoria. Aunque llevaba el golpe "sabor a codo", que el tercer hombre del ring no apreció, no es menos cierto que el azteca tiene pegada. No ha sido el único que ha olido el encerado: antes el mexicano cosechó 16 triunfos por fuera de combate.

Gamboa, que acostumbra a bajar las manos y dejar al descubierto su rostro, tiene que trabajar mucho más en la defensa. Con pugilistas del máximo nivel eso no se puede hacer, porque el pleito culminaría mucho antes de oírse el sonido de la campana. Un Manny Pacquiao recibiría con agrado a un rival con tamaña deficiencia. Y no sólo él, porque hay más de uno con óptima calidad que estará dispuesto seguramente a vérselas con el cubano, cuando sepan que muchos están apostando por él y puede haber una buena tajada. Ojalá para entonces esté resuelta la deficiencia.

La próxima pelea del guantanamero, que está clasificado tercero en las 126 libras por la Asociación Mundial e igual lugar en las 130 libras por el Consejo Mundial, parece que será ante el mexicano Oscar Larios, por la corona de las 126 libras del Consejo Mundial, en fecha aún por definir. También se está viendo la posibilidad de que suba al ring precisamente en la cartelera de Las Vegas, donde se verán las caras el filipino Pacquiao y el estadounidense de descendencia mexicana Oscar de la Hoya.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.