Actualizado: 16/10/2017 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Río 2007

De capa caída

La delegación a los Juegos Panamericanos intentará sacudirse de deserciones, bajos rendimientos y de la pérdida del liderazgo en muchos deportes.

Enviar Imprimir

A menos de un mes de que el fuego panamericano llegue a Río de Janeiro, la comunidad de la región ultima detalles y prepara condiciones para el inicio de una de las convocatorias deportivas más atractivas del continente.

Han pasado cuatro años desde que en Santo Domingo, sede anterior de estos certámenes, la delegación de la Isla fuera víctima de un nerviosismo inusitado. Los cubanos perdieron en varios deportes tradicionales y casi fueron alcanzados en la tabla de posiciones por países que hasta hace muy poco quedaban muy distantes en el medallero. México y Brasil estuvieron muchas veces por encima en las conquistas de los máximos pergaminos y eso motivó arengas revolucionarias en la villa de alojamiento de los caribeños.

La preocupación se incrementó cuando en los pasados Juegos Centroamericanos de Colombia, la delegación mexicana obtuvo prácticamente la misma cantidad de medallas y se mantuvo al frente hasta casi el día final de las actividades.

Río de Janeiro está a las puertas y la realidad, esa que acontecerá en las instalaciones sudamericanas, no debe tomar por sorpresa a nadie. Los resultados podrían estar bien distantes de lo acostumbrado.

Muchas ausencias y sanciones

La delegación deportiva que representará a Cuba en la cita continental estará compuesta por más de 500 personas, entre atletas y federativos. Su objetivo declarado ha sido luchar por mantenerse en el segundo lugar continental con la conquista de 70 medallas de oro.

Esa meta era tan obvia hasta hace tan sólo algunos años, que escucharla hoy como un duro desafío evidencia los cambios acontecidos en el panorama del deporte en las Américas y, de manera singular, en la Isla.

Cuba enfrentará el reto con muchas ausencias en sus filas. Para comenzar, no veremos al destituido Humberto Rodríguez (ex presidente del INDER) y su sustituto, un poco activo Cristian Jiménez, que enfrentará su primera gran competición, se encargará de los discursos patrióticos y la fiscalización de la vigilancia.

Pero en el listado de atletas, las ausencias son más significativas. Por ejemplo, el equipo de boxeo competirá sin los campeones olímpicos Odlanier Solís, Yuriorkis Gamboa y Yan Bartelemí, que hace sólo unos meses se iniciaron en el boxeo profesional, después de abandonar una base de entrenamientos en Venezuela. El conjunto actual lo encabeza Guillermo Rigondeaux, quien, al parecer, es la única superestrella.

Los equipos de voleibol, que desde hace más de una década no ganan un torneo panamericano, recibirán una fuerte oposición de las selecciones brasileñas, norteamericanas y dominicanas. Las "Morenas del Caribe" y el constantemente renovado equipo masculino, sufrirán las ausencias de algunos de sus brillantes ex jugadores: exiliados en varios países de Europa (Yasser Portuondo y Raydel Poey han sido los últimos en la lista) o castigados por hechos de indisciplinas que tienen que ver casi siempre con cuestiones ideológicas. La verdad es que ningún especialista se atreve a vaticinar un triunfo de estos planteles en las instalaciones brasileñas.

El baloncesto, carente hace varios años de prestigio competitivo, incluso a nivel centroamericano, poco podrá hacer ante formidables equipos como los de Argentina y los locales, también los de Canadá y los representativos de Estados Unidos.

La escuadra de béisbol extrañará la voz y el accionar de su otrora capitán Michel Enríquez, amonestado severamente en la pasada Serie Nacional. Los peloteros que integran el equipo han sido agrupados por el rendimiento y sus "demostraciones" de firmeza ideológica en eventos tan políticamente manipulados como el Clásico Mundial.


« Anterior12Siguiente »