Actualizado: 23/10/2017 19:03
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Béisbol: Grandes Ligas

El camino de la libertad

Seis jugadores oriundos de Pinar del Río se preparan con sus respectivos equipos para la próxima temporada.

Enviar Imprimir

En el verano de 1999, cuando se celebraban en la ciudad canadiense de Winnipeg los Juegos Panamericanos, Danys Báez se convirtió en el primer pelotero oriundo de la provincia de Pinar del Río en tomar el camino de la libertad.

Actualmente, Báez es líder en juegos salvados entre los lanzadores cubanos de Grandes Ligas, con 111 rescates en las seis temporadas que ha jugado en las Mayores. En 2007, será el preparador del cerrador Chris Ray en los Orioles de Baltimore.

Hasta el momento en que el derecho abandonó la selección cubana, alrededor de 100 peloteros habían huido de la Isla, pero ninguno procedía de la provincia más occidental del país.

La razón de esta actitud todavía no está muy clara. Quizás estaban más adoctrinados que los jugadores de otras provincias; o menos informados de la realidad. Lo cierto es que en esa zona se encontraba parte de la crema y nata de los peloteros cubanos en la década de los años ochenta y noventa del siglo pasado, y ninguno se pudo probar en el mejor béisbol del mundo.

Los colores de Pinar del Río

Pero si Báez fue el primero, nadie ha tenido más influencia que José Ariel Contreras tras decidirse a cruzar la frontera de México rumbo a Estados Unidos.

Aunque su registro recoge que nació en La Habana, el lanzador de los Medias Blancas de Chicago se desarrolló en la tierra del tabaco y siempre defendió los colores de esos equipos.

El nombre de Contreras es una referencia para la provincia de Pinar del Río. Cuando abandonó la selección cubana durante un viaje del conjunto a México, era el mejor lanzador de la Isla y al menos aparentaba ser uno de los más confiables políticamente.

Prueba de su influencia, es que cinco jugadores de su región han seguido el mismo camino.

Yobal Dueñas, que llegó a Estados Unidos con más bombo y platillo por ser integrante del equipo nacional, es el único que no tiene contrato de un equipo de las Mayores. El lanzador Alay Soler debutó con los Mets de Nueva York en 2006, y a pesar de que comenzó muy bien, terminó mal y lesionado.

El inicialista Juan Miguel Miranda, firmado en el último invierno por los Yankees de Nueva York, tendrá su prueba de fuego en la poderosa novena. Y los Piratas de Pittsburg, que buscaban en el mercado brazos jóvenes, firmaron a los derechos Yoslan Herrera, de 25 años, y Serguei Linares, de 24.

Vegueros en la historia

De Pinar del Río, con su equipo Vegueros en Series Nacionales, salieron figuras extraclases, cuyo mejor ejemplo es el antesalista Omar linares, considerado el más importante pelotero de la Isla en esa etapa. También figuran en esa lista Luís Giraldo Casanova, jugador de las cinco herramientas, completo como pocos en la Isla; el camarero defensivo Alfonso Urquiola; y el torpedero Giraldo González, igualmente de manos seguras.

En la receptoría destaca otro diamante defensivo, Juan Castro, uno de los mejores máscaras de los últimos años. Junto a Casanova, en los jardines estaban Lázaro Madera, Fernando Hernández, Luís Crespo y más recientemente Juan Carlos Linares, hermano de Omar.

En materia de pitcheo, la calidad era parecida. Lanzadores de la talla de Rogelio García, llamado el Ciclón de Ovas por su velocidad, Juan Carlos Oliva, Jesús Guerra, Julio Romero, Félix Pino, Domingo Ordaz, Omar Ajete, Reinaldo Costa, Jesús Bosmenier, Pedro Luis Lazo y Faustino Corrales.

Ninguno de ellos se pudo probar en el mejor béisbol del mundo y, por consiguiente, nunca se sabrá a ciencia cierta hasta dónde podrían haber llegado en este nivel, pues la calidad de cada béisbol es muy diferente. Dejaron pasar su oportunidad para desarrollarse con toda su capacidad y muchos de ellos viven actualmente en el ostracismo.

En lo que respecta a los torneos de la Isla, este grupo de jugadores integraron el equipo a derrotar durante muchos años.

Seis jugadores de Pinar del Río han participado en Grandes Ligas a lo largo de la historia: el estelar Tony Oliva, injustamente marginado en la reciente votación para el Salón de la Fama de Cooperstown, los lanzadores Pedro Ramos, Báez y Soler, el receptor Nelson Santovenia y el inicialista Rogelio Álvarez.

En el entrenamiento primaveral de este año, seis jugadores pertenecen a la más occidental de las provincias de la Isla.

  • Contreras calienta el brazo