Actualizado: 11/12/2019 10:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Río 2007

Una cadena de errores y presiones

Desamparo legal, presión de La Habana y obediente gestión de Brasilia dictaminaron la deportación de Rigondeaux y Lara.

Enviar Imprimir

La presión y represalias por parte de las autoridades a las familias y amigos de los pugilistas, motivó una declaración oficial de denuncia por parte de la Arena Box, que pudo haber tenido el efecto que esperaban las instancias del poder en La Habana.

Pero más allá de la innegable labor de la inteligencia cubana, la historia conocida evidencia una consecuente cadena de errores.

Fuentes policiales aseguraron a Folha de São Paulo que los atletas habían sido vistos en diversos puntos del litoral norte de Río de Janeiro, en total libertad y disfrutando de fiestas nada discretas.

Tal realidad demuestra el descuido y los riesgos en que la propia Arena Box colocó a los atletas, sin ninguna representación jurídica en el país y sin ningún tipo de amparo legal.

Estos descuidos podrían entenderse como la principal causa para que la actual realidad fuera posible, hecho que además de sorprender, decepciona.

Las carreras deportivas de ambos deportistas podrían truncarse definitivamente. Lara y Rigondeaux pasarían a integrar la lista de los muchos a los que el régimen ha colocado en el triste baúl de los recuerdos.

Reacción de los brasileños

Los XV Juegos Panamericanos de Río de Janeiro trajeron para los brasileños, además del gran cúmulo de medallas y alegrías, una lección inusitada y difícil de olvidar.

Las soberbias declaraciones de Fidel Castro, quien acusó a Brasil de querer comprar a los atletas cubanos, demostrando la arrogancia del régimen que prevalece en Cuba hace casi 50 años, pudieron haber sido un tiro de gracia en la supuesta popularidad de su figura en el gigante sudamericano.

La estampida de la delegación, 24 horas antes de la clausura de los Juegos, fue entendida como una descortesía irreparable.

Puede entenderse entonces como nada casual que en una encuesta, hecha y divulgada por el canal de televisión por cable Band NewsTv, el 70% de los brasileños consultados expresara su malestar por la deportación de los boxeadores.

Muchos afirmaron que tal acuerdo había sido un pacto entre Lula y Castro. Sólo el 26% de los brasileños manifestó su esperanza en que los atletas puedan retornar a sus respectivas carreras deportivas.

"Serán castigados de por vida", aseguró un dirigente de un sindicato de atletas. Tal tipo de expresiones se han repetido, lo que demuestra que los púgiles han tenido que pelear esta vez en un ring lleno de errores, a lo que seguirá una vida de presiones.

Así lo vio la televisión brasileña


« Anterior12Siguiente »