Actualizado: 14/10/2019 9:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Cultura

Filme busca acercar a Washington y La Habana a batazo limpio

La cinta From Ghost Town to Havana (Del pueblo fantasma a La Habana) presenta a niños de Cuba y Estados Unidos practicando el béisbol

Comentarios Enviar Imprimir

Vestidos de azul y rojo, niños beisbolistas de Estados Unidos y Cuba buscan en La Habana acercar a sus países a batazo limpio, como protagonistas de un documental del norteamericano Eugene Corr.

"Hoy se unen cubanos y norteamericanos no como contrarios, sino como amigos (..) en La Habana podemos tener un juego limpio (...) el béisbol se encargará de resarcir nuestras pérdidas, nos vamos a unir para jugar, para competir'', dijo Corr, quien tiene una vasta trayectoria en Estados Unidos como guionista, editor y director de películas y series de televisión.

Se trata del documental From Ghost Town to Havana (Del pueblo fantasma a La Habana), una idea que le nació al cineasta al presenciar un juego de béisbol infantil en el parque Juan Ealo, en el 2005, en el cual padres cubanos "negros, blancos, mestizos'' apoyaban con gritos a sus hijos desde las gradas.

"En Estados Unidos hemos perdido ese sentimiento, en muchas ocasiones los padres no van a los juegos de los hijos'', dijo el cineasta a la AFP este domingo, mientras filma en ese mismo parque en una brillante y calurosa mañana.

Nueve niños estadounidenses, negros, blancos y latinos, de entre 10 y 15 años, acompañaron a Corr a Cuba para la filmación después de varios años de gestiones ante el Departamento del Tesoro, debido a las restricciones del embargo.

"Tuvimos problemas con el Departamento del Tesoro para poder traer un equipo'', indicó Corr, quien narró que las gestiones se iniciaron bajo el gobierno del presidente George W. Bush, quien canceló los intercambios deportivos entre ambos países, y luego continuaron bajo el mandato de Barack Obama.

El proyecto comenzó en el 2007 con filmaciones en cada país. En La Habana las realizó el fotógrafo Roberto Chile, de 55 años. Sólo tres años después, Corr logró unir a niños de los dos países en un terreno de béisbol.

"Para mí este juego entre niños de Estados Unidos y Cuba es como una mirada al futuro, es lo que deberá pasar dentro de algunos años, cuando reine la paz entre nuestros países'' dijo Chile, cámara en mano.

Reynaldo Acosta, de 14 años, que vestía su camiseta azul del Oakland Royal, se mostró entusiasmado por el proyecto. "Agradecemos estar aquí y jugar con niños cubanos, que juegan muy bien'', afirmó.

Con su uniforme rojo de Centro Habana, Osvel López, un cubanito de 12 años que cursa el sexto grado, afirma que ese juego "significa una cosa muy importante, porque nunca había podido jugar con niños norteamericanos''.

La película narra la vida de dos entrenadores de barrio, que se parecen físicamente: estatura media, negros, fibrosos, y han dedicado buena parte de su vida a enseñar béisbol a niños: el cubano Nicolás Reyes, de 60 años, y el norteamericano Bryan Roscoe, de 55.

La película "es mi propia vida'', dice Reyes al llegar al estadio en su pesada bicicleta china, empapado en sudor. Su proyecto infantil se llama "Café con leche'', pues "yo tomo sólo café cuando estoy enseñando'', señaló.

También sigue la trayectoria de discípulos de ambos, que han llegado a ser talentos en el juego.

Entre cámaras, jugadas, sudores y sonrisas, Corr aspira a que su película contribuya al acercamiento bilateral "de una forma muy modesta (...) es como un sueño'', concluyó.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.