Actualizado: 05/12/2019 10:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Encuentro en la Red

México D.F.

¿Miedo metafísico?

El recelo, la desconfianza y las aprensiones gozan de mejor salud que los cubanos.

Enviar Imprimir

Anoche llamé a un amigo escritor en La Habana y enseguida me elude, bajando la voz, el comentario de cómo anda la cosa, el mambo, la situación del país. Recordé al instante cuando hace dos años, aún en Cuba, al llamar a otro escritor —Premio Nacional de Literatura—, casi me cuelga al hacerle un chiste político. Y cuando me vio por poco me come: "¿Cómo se te ocurre semejante disparate? ¿Estás loco o qué?".

El miedo en Cuba se disfraza cada día de teléfonos intervenidos, micrófonos direccionales, grabadoras solapadas, intranet con servidores oficiales, oídos prestos a informar… Y no se trata de un miedo metafísico, aunque a los extranjeros y hasta a los cubanos que llevan muchos años fuera, les sea difícil entenderlo. Es tan concreto como real. Absolutamente verosímil en la abrumadora mayoría de las conciencias.

Esa paranoia tal vez hoy sea exagerada, pues los que saben de espionaje me dicen que son equipos muy costosos, que la ruina económica le impide al Ministerio del Interior la eficacia de años atrás. Pero entonces el gobierno vive del cuento, de un viejo cuento, hasta suponiendo que con mil sacrificios sí gaste las escasas divisas en actualizar la "técnica", cuyo uso tenga limitado a la cúpula del poder (sobre todo a los oficiales de las Fuerzas Armadas y del MININT), a embajadas y agencias extranjeras, a los líderes de la disidencia, a obispos y algunos artistas y escritores famosos…

Ahí el miedo sí adquiere tonalidades abstrusas en la Cuba que cierra el 2005 peor que en 2004, con desesperados esfuerzos estatales por aumentar las recaudaciones (gasolina, electricidad…), eliminar subvenciones (la libreta de racionamiento) y conseguir préstamos (en Venezuela, China…). Porque lo evidente es que el recelo, la desconfianza, las aprensiones, gozan de mejor salud que la gente.

Tres generaciones bajo la sospecha

Hace poco vinieron a México unos miembros de la Unión de Escritores y Artistas. Conversé con algunos en el Hotel María Cristina del D.F. Juro que al conjeturar acerca de cuántos años podían quedarle al marchito Comandante en Jefe, el más "oficialista" mecánicamente se puso de pie, recorrió el vestíbulo con la vista, suspiró, y después se escurrió del tema con una digresión manierista digna de Lezama Lima.

¿Por qué? Vale la pena analizar las razones, por lo que influyen en el quietismo que sufre la sociedad cubana de hoy y por su inevitable presencia cuando comience la transición pacífica. Sólo una visión desiderativa —de un desbocado optimismo digno de Madame Bovary— o un análisis superficial —de los que confían demasiado en la fuerza de la democracia—, podrían minimizar un fenómeno que ha entrado a zonas inconscientes, que actúa como reflejo condicionado, digno de los perros de Pavlov.

Enuncio al menos sus principales causas, algunas harto conocidas: cinco décadas de represión y violencia, si sumamos los años finales de la dictadura de Batista, implican tres generaciones criadas y crecidas bajo la sospecha y la intriga, la doble moral de una simulación tan habitual como la temporada ciclónica.


« Anterior12Siguiente »