Actualizado: 23/11/2017 16:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Cuba, Literatura, Periodismo

Entrevista con el escritor Carlos Manuel Álvarez Rodríguez

“La buena crónica siempre se cultivó en Cuba, hoy no se hace porque la prensa está controlada por el régimen”

Comentarios Enviar Imprimir

Carlos Manuel Álvarez Rodríguez (Matanzas, Cuba, 1989) está de visita en México promocionando su libro, La tribu. Retratos de Cuba (Editorial Sexto Piso, 2017), crónicas que hacen pausa en un periodo muy desconcertante para los cubanos (2014 a 2016): restablecimiento de las relaciones diplomática con Estados Unidos, visita de Obama a la Isla y muerte de Fidel Castro.

Itinerario que retrata con fervor, desconsuelo y veracidad, la sobrevivencia de varias generaciones de cubanos: el acontecer de la “epopeya revolucionaria”, el exilio, la represión, la carencia y el desconcierto en un país accidentado, roto, por las alternativas dramáticas que han marcado la historia del siglo XX/XXI. Más de quince textos amparados por una prosa diligente y cordial en complicidad con la emoción. Álvarez Rodríguez es un escritor de mirada acuciosa en la develación de gestas íntimas de un pueblo asediado por los caprichos de un líder durante seis décadas de aciaga cronología.

“Son textos que publiqué en diferentes espacios, los rescaté y los reuní en este libro con otros inéditos. Son crónicas que hacen un viaje por diversas circunstancias de la Cuba actual, me detengo en el periodo de 2014 a 2016 suscrito a partir de algunos sucesos muy significativos para los cubanos: restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, visita de Obama a la Isla, muerte de Fidel Castro”, comentó en entrevista con CUBAENCUENTRO, el columnista de Cuba Online y colaborador de The Guardian, Carlos Manuel Álvarez Rodríguez.

En Cuba, la crónica fue un género cultivado por grandes figuras: Baquero, Guillén, Carpentier, Cabrera Infante… ¿Qué pasa con la crónica en el periodismo cubano actual? Lo que pasa es que no hay periodismo en Cuba, no se ejerce el periodismo con libertad y la crónica es un género que se mueve en la independencia, en la posibilidad de decirlo todo sin censura. Imposible hacer crónica en un país donde los medios están controlados por el estado.

Prosa diligente la suya, apremiante y comedida con huellas literarias que coquetean con el relato…

Escribo en este tono porque así me lo piden los sucesos y los personajes que develo. Creo que José Martí es el pionero, el fundador de la crónica en la lengua española. He leído con atención a Martí y a los grandes cronistas cubanos: de Carpentier a Guillén sin olvidar a las revistas Bohemia, Carteles, El Caimán Barbudo y la buena época de Revolución y Cultura con los entonces jóvenes Eliseo Alberto, Manuel Pereira y Leonardo Padura. No me alejo de una concepción literaria en mi escritura. Creo que el periodismo y la literatura dialogan siempre.

¿Qué escritores han sido determinantes en su formación?

Martí, Darío, Truman Capote, Faulkner, Carpentier, Hemingway… Pero, el escritor que más me ha marcado, es el poeta Cesar Vallejo.

¿Qué piensa usted de Trump y su viraje en el asunto del deshielo iniciado por Obama? Cuba es una nación accidentada, que ha tenido que transitar por un siglo XX convulso y años del siglo XXI desconcertantes. En Miami muchos celebran estas medidas de Trump. ¿Hasta qué punto todo esto ayuda a que el régimen ceda? No lo sé. Basta leer la respuesta del Gobierno cubano que apela al nacionalismo estéril: herencia del caudillo difunto. En todo eso el más perjudicado es el cubano de a pie, el cubano común.

¿Cómo percibe usted a Cuba en los inmediatos años futuros?

No soy adivino, pero creo que se avecinan años duros, al menos mientras Trump esté en la presidencia. Seguiré escribiendo crónicas, haré el retrato, quizás de las contrariedades y de los sueños, de las expectativas, que acorralan a los cubanos de hoy.

¿El epígrafe de la entrada del libro de Grossman: “Nada es más duro que ser hijastro del tiempo” es una alegoría?

No es gratuita esa cita. Eso somos los cubanos: hijastros, descendientes ilegítimos, de la historia.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.