Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Reportaje: Cuba-UE

Con la vista en junio

Previsiblemente, checos, polacos y eslovacos pedirán cambios sustanciales en la política de los 25 hacia La Habana.

Enviar Imprimir

Los países ex comunistas de Europa Central miembros de la Unión Europea, República Checa, Polonia, Eslovaquia y Hungría, están convencidos de que la política europea hacia Cuba debe dirigirse no sólo a criticar al régimen, sino también a llamar a realizar cambios hacia la inevitable transición, y están dispuestos a aportar a este fin la fuerza de sus experiencias históricas recientes.

En una conversación con Encuentro en la Red, fuentes de la cancillería checa afirmaron que estas ideas serán analizadas en junio próximo en Bruselas, durante la reunión que celebrará el Consejo para las Relaciones Exteriores, "y aunque seguramente el tema provocará un intercambio vivo, parece que alrededor de esta tesis pueden coincidir todas las partes".

La diplomacia checa está convencida de que "es de esperar algunos cambios sustanciales en la política de la UE", y agregaron: "en este camino no estamos solos, y cada vez somos más quienes creemos que la evaluación de la situación en Cuba en junio debería reflejar que prácticamente el 'diálogo constructivo' no dio ningún resultado positivo".

"Según informaciones del mismo régimen y de ONG internacionales, la situación de los derechos humanos en Cuba, en el último año, en vez de mejorar cambió para peor, porque el número de presos políticos en la Isla ha aumentado hasta 333 y además apareció con más virulencia otro fenómeno, los llamados actos de repudio, que causan bastante preocupación dentro de la UE por su creciente agresividad", agregaron las fuentes.

Y por eso, Praga cree que "este es el momento justo para analizar qué resultados concretos dio la política de la UE hacia Cuba en el último año y ampliar las estrategias".

Una política realista frente a Cuba

Checos, eslovacos, polacos, y también los húngaros, estiman que los 25 "no solamente deben criticar la situación de empeoramiento de los derechos humanos en Cuba, sino favorecer cambios en la orientación de la política interna cubana conducentes hacia la inevitable transición".

Fuentes diplomáticas checas afirmaron a Encuentro en la Red: "esta dimensión de la política europea es necesaria porque parece que el momento se está aproximando y los checos, junto con otros países de Europa oriental, creemos que en este punto podemos ofrecer las experiencias de nuestra historia reciente en la transformación de un sistema totalitario hacia un sistema democrático y abierto".

Refiriéndose a algunos informes aparecidos en la prensa europea sobre la posibilidad de que con el aniversario 80 de Fidel Castro tal vez podría producirse algún gesto de cambio en Cuba, las fuentes checas afirman: "nosotros en este sentido somos bastante escépticos, creemos que los cambios no están vinculados a aniversarios, sino a los propios mecanismos de perpetuar el sistema que tiene el régimen totalitario".

"No existen alianzas dentro de la UE en relación con Cuba", agregaron las fuentes, "pero los que se acercan más a la posición checa de manera tradicional son los polacos, los eslovacos, siempre tratamos de mantener el grupo Visegrado, que incluye también a Hungría, aunque los eslovacos y los polacos son más activos". Entre los antiguos miembros de la UE "los más cercanos a estas tesis son los alemanes, los austriacos, holandeses y británicos".

En Polonia, analistas como el periodista Maciek Stasinski, del prestigioso diario Gazeta Wyborska, dijo a Encuentro en la Red que ya es hora de que Europa adopte una política realista frente a Cuba.

En su opinión, "Morales, Chávez y Castro dinamitaron la reciente Cumbre Unión Europea-América Latina, adrede y de antemano, porque aupados en el boom petrolero y gasífero (los dos primeros, y Castro porque goza de la mano tendida de Chávez, quien le salva de la ruina total) pueden, sin riesgo de descalabro inmediato, desplegar su celo ideológico populista, anticapitalista, antiliberal, antiamericano y antieuropeo".

Esta política, precisa el experto, "es de cortas miras porque la riqueza petrolera es puro opio y no le remedia la miseria a los venezolanos (los índices de miseria crecieron durante los siete años de Chávez) y otro tanto ocurrirá con el gas nacionalizado boliviano".

Y en opinión de Stasinski, "los cubanos harían bien en descolgarse de esta percha engañosa que parecen ofrecerles Fidel, Evo y Hugo" y para eso "la Unión Europea debe ayudar a los cubanos a devolver la democracia a la Isla".