Actualizado: 05/08/2021 10:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Francia

Democracia y performance

La 'política de civilización' de Nicolás Sarkozy y su modelo para cambiar el país.

Comentarios Enviar Imprimir

La tan anunciada y esperada conferencia de prensa del presidente francés, Nicolás Sarkozy, tuvo lugar la pasada semana. Dos temas principales despertaban particularmente el interés de los medios: la baja de la popularidad del presidente, según la última encuesta, y su vida amorosa. En opinión de los analistas, ambos asuntos están relacionados.

En un hombre tan ávido de éxito personal, se supone que debe causarle preocupación el descenso en la popularidad. Y en cuanto a las cuestiones amorosas, la celebridad y la belleza de Carla Bruni —pese al cansancio que comienza a hacerse sentir en la opinión pública, por la demasiada visibilidad del presidente— son más que suficientes para que se sienta gratificado.

Seguramente, para evitar que los medios se centraran demasiado en lo personal, y con el propósito de tomar la iniciativa y sentar el marco para desarrollar la conferencia de prensa y los temas a los que daba preferencia, Sarkozy, a manera de preámbulo, realizó una intervención de una hora para explicar las bases filosóficas sobre las cuales piensa sustentar la acción de su política y los objetivos que persigue.

Una noción tomada de la obra del sociólogo de izquierda Edgard Morin, Una política de civilización, que ya el presidente mencionó en su discurso de felicitación con motivo del Año Nuevo, el 31 de diciembre 2007, y que debe contemplar la manera de "situar al hombre en el centro de la política", "hacer más humana la sociedad" y "poner al servicio del hombre los cambios indispensables que deben ocurrir".

Acto seguido, Sarkozy enumeró las reformas que conformarán semejante empresa. A nivel institucional, la Constitución debe garantizar la igualdad del hombre y la mujer y el respeto de la diversidad, otorgar los medios para hacer posible una verdadera política de integración y enfrentar los retos de la bioética.

Ante la severa crisis económica que atraviesa el país, algunos analistas consideran un golpe de genio modificar los instrumentos para medir el crecimiento económico, poniendo el acento en los datos positivos: "tomando en cuenta la calidad y no sólo la cantidad para favorecer otro tipo de crecimiento económico". Dos premios Nobel de economía lo van a secundar en la tarea de encontrar estos instrumentos: Joseph Stiglitz y Amyrta Sen.

En cuanto a los problemas del medio ambiente y los OGM (Organismos Genéticamente Modificados), debatidos en Francia, el presidente está dispuesto a "recurrir a la cláusula de salvaguarda" sobre los OGM, si existen serias dudas acerca de los cultivados aquí. Asimismo, anunció el lanzamiento de diez proyectos de renovación universitaria para luchar contra el deterioro de las universidades francesas, que deben convertirse en "espacios de convivencia y de efervescencia intelectual que estén al nivel de la idea que tenemos del lugar que ocupa el saber en nuestra civilización".

Hubo también un anuncio sorprendente: la posibilidad de suprimir totalmente la publicidad en las cadenas de televisión públicas. La financiación provendría de un impuesto sobre las ganancias publicitarias de las privadas y un impuesto mínimo sobre las ganancias obtenidas por los nuevos medios de comunicación: internet, telefonía móvil, etcécera.

En cuanto al trabajo y el nivel de vida, temas que realmente motivan y preocupan a los franceses, Sarkozy se pronunció por la ampliación y el aumento de la participación que permite a los asalariados devengar "la parte que les toca en el éxito de la empresa". "No es aceptable que una empresa que tenga muchos beneficios no recompense a sus asalariados", dijo.

Sarkozy prometió que sería abrogado durante 2008 el espinoso tema de las 35 horas, instaurado por el gobierno socialista de Lionel Jospin. Medida esta que ha sido lesiva a nivel económico en sectores como el hospitalario, donde se trabaja 24 horas. Buscar personal para las horas suplementarias ha causado un déficit enorme, que se suma al existente.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.