Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Polonia

El pasado, ¿lección o revancha?

La última 'cacería de brujas' patrocinada por los hermanos Kaczynski.

Enviar Imprimir

La renovada cacería de brujas recién decretada en Polonia contra los ex agentes del antiguo régimen comunista es vista por los especialistas en Europa como un síntoma del reforzamiento de las tendencias nacionalistas, ultraconservadoras y aislacionistas que animan a la coalición que gobierna el país.

La politóloga checa Vladimira Vondrácova asegura que la ley que endurece las normativas vigentes contra los colaboradores de la antigua policía política comunista, aprobada hace unos días por el Parlamento polaco (Sejm), "va contra los principios de tolerancia y reconciliación que dieron vida en 1998 en Varsovia al Instituto Nacional de la Memoria (IPN)", creado para "buscar la verdad".

De hecho, agrega, las llamadas leyes de "lustración" que se aprobaron no sólo en Polonia, sino también en República Checa, Eslovaquia y otros antiguos países comunistas en los años noventa con la intención de "castigar" a los antiguos agentes de la seguridad del Estado comunista, fueron en su mayoría armas de doble filo que jugaron y juegan aún hoy un papel muy débil en la aclaración de los crímenes.

Esto sucedió porque, en opinión de Leon Kieres, primer director del IPN polaco, "en el caso de los peces gordos los archivos fueron destruidos por el mismo servicio secreto y también quitaron páginas de dentro de los files de mucha gente". O sea, "la verdad requiere de una investigación para que sea esclarecida y pueda servir a las nuevas generaciones".

El doctor Kieres aseguró a Encuentro en la Red que en el Instituto de la Memoria hay tantos files "que puestos en fila ocuparían 95 kilómetros de largo", sin embargo sólo han recibido 10.000 solicitudes de personas individuales para ver sus expedientes y de hecho sólo unas 200 lo han leído. En su opinión, "mucha gente no quiere ver lo que ahí dice sobre ellos, prefieren utilizar su tiempo en mirar hacia el futuro".

Pero ahora, continúa, el gobierno que encabeza el partido de Ley y Justicia (PiS) amplía el castigo desde 27.000 personas, que tenían que someterse al proceso de "lustración" si optaban por un cargo público, a más de 100.000, "algo sin sentido porque en todo caso la primera ley prohibía a esas personas durante 10 años ocupar cargos públicos, pero ese tiempo ya ha pasado".

La raíz del problema

La mayoría de los analistas estiman que el tema de la caza de brujas es sólo uno entre los problemas que está enfrentando el gobierno polaco, sobre todo desde que a principios de julio el presidente Lech Kaczynski nombró como primer ministro a su hermano gemelo Jarowlaw, y con ello acaparó todo el poder para el partido Ley y Justicia, heredero de Solidaridad.

Una encuesta reciente realizada por el prestigioso diario polaco Gazeta Wyborcza muestra que más del 60% de la población teme al grado elevado de poder que han alcanzado los hermanos Kaczynski, cuyo partido ganó en septiembre de 2005, por estrecho margen, con la promesa de eliminar la corrupción. Hoy día, sólo el 21% de los polacos confía en que el nuevo gobierno "hará bien su trabajo", según esta misma fuente.

La gente duda que Jarowlaw haga un buen papel como premier, ya que carece de experiencia en cargos públicos y es neófito en temas económicos. Temen que se convierta en el hilo que permita a su hermano Lech ejercer desde la presidencia el poder absoluto.

Por ejemplo, el presidente Lech, a fines de julio y a pesar de que defiende los valores tradicionales católicos, se manifestó públicamente a favor de la pena de muerte, se quejó de que esta sea una "condición para ingresar a la Unión Europea", y expresó que el tema debía ser discutido en Bruselas.

Otra "debilidad" de los Kaczynski es "su inexperiencia en política exterior y su retórico estilo nacionalista, que está dejando a Polonia en una posición frágil frente a sus aliados". Así lo afirmó Jacek Zakowski, comentarista del semanario local Política, quien agregó que "el pensamiento político de los gemelos está confinado dentro de las fronteras polacas y se muestran desinteresados en el mundo externo, el cual ni les gusta ni comprenden".


« Anterior123Siguiente »