Actualizado: 03/04/2020 11:38
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Polonia

El pasado, ¿lección o revancha?

La última 'cacería de brujas' patrocinada por los hermanos Kaczynski.

Enviar Imprimir

¿Qué le diría a otros pueblos que tienen una situación parecida?

Que no tengan miedo en descubrir su historia. Mi experiencia es que si quieres ser honesto no pases a otro tu responsabilidad, porque se corre el riesgo de una falsificación y confusión.

¿Se han interesado muchas personas en ver sus expedientes?

Hasta el presente hay más de10.000 solicitudes, aunque sólo unas 200 lo han leído.

¿Qué hay en esos files?

Allí la gente descubre por qué lo echaron del trabajo o lo detuvieron una vez, tratan de averiguar qué hizo la policía secreta con sus vidas.

¿Sabe de algún caso?

Si. Vladyslaw Bartoszewski fue dos veces ministro de Exteriores (1998 y 2000). Vino y vio su file, luego escribió sus impresiones.

¿Qué dijo?

Se sentía deprimido, no comprendía por qué amigos y colegas lo denunciaban. Estuvo varios años en la cárcel.

¿Cómo operaban los esbirros?

Falsificaban documentos, encarcelaban a los que no estaban de acuerdo.

¿Cómo trabaja el INP?

Cuenta unos 1.000 empleados, entre ellos 94 abogados. Su objetivo es descubrir los crímenes contra la nación polaca, incluso si los culpables están muertos, a fin de esclarecer para la historia qué pasó. Hay tres oficinas principales: la Comisión para la Investigación de los crímenes contra la nación, los archivos y el departamento de educación.

Si los abogados encuentran a los culpables vivos, los llevan a juicio. Hay juicios contra personas que procesaron a inocentes sin evidencias o con evidencias falsas. Los testigos eran obligados a declarar contra su voluntad, estos casos son muy tristes.

El Instituto también publica libros, organiza conferencias, exhibiciones, colabora con el Ministerio de Educación en la elaboración de los programas escolares, organiza seminarios para los profesores y alumnos. También colabora con el Museo del Holocausto en Jerusalén y Washington a través de las universidades. La tarea educativa es lo más importante.

¿Usted leyó su file?

Por ahora no. No quiero que me vean como un vengativo. Además, no estoy especialmente interesado en saber qué dijeron o quién lo escribió. No quiero saberlo ahora, quizás en el futuro, cuando me jubile, quién sabe.


« Anterior123Siguiente »