Actualizado: 26/02/2024 13:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Reportaje: Ucrania

Elogio y diatriba de Yushchenko

La crisis económica le pasa factura en las urnas, pero logra por primera vez unas elecciones transparentes en el ámbito ex soviético.

Enviar Imprimir

Los ucranianos decidieron con su voto democrático esta primavera decir a los líderes de la Revolución Naranja lo desencantados que están de su gestión y favorecieron las posiciones de la oposición. Este cambio repentino, dicen los analistas, ha abierto la posibilidad de una reconciliación política nacional, una alternativa que es seguida con interés no sólo por el Kremlin, sino también desde Bruselas y Washington.

Como muchos expertos, el profesor de la Universidad de Columbia Marshall Shulman expresó al respecto: "Es cierto que el voto de marzo 26 en Ucrania causó algunas inquietudes en Occidente… pero en realidad la situación es muy positiva por dos razones: por primera vez en una ex república soviética se celebraron unas elecciones que cumplen con todos los estándares democráticos…".

Y además, agregó: "Rusia, Estados Unidos y Europa, que tuvieron en 2004 agendas competitivas con respecto a Ucrania, ahora no saben a qué candidato apoyar, y han comenzado a pensar que dentro de Ucrania hay un potencial de convergencia de las fuerzas políticas, y es bueno que nos importe más el resultado del proceso que el caballo por el cual apostamos".

¿Qué es lo que ha pasado en Ucrania para que en un año los ciudadanos de esta ex república soviética hayan cambiado sus preferencias electorales y dejado al Partido Nuestra Ucrania del presidente y líder de la Revolución Naranja, Víctor Yushchenko, por detrás (15% de los votos) del de su antigua aliada Yuliya Tymoshenko (23,4%) y del de su adversario y proruso Víctor Yanukovich (30%)?

Todo el mundo recuerda el otoño de 2004, cuando las calles de Ucrania se cubrieron de banderas naranjas y la gente se lanzó contra el régimen corrupto y antidemocrático del ex presidente Leonid Kuchma, quien con su camarilla de comunistas arrepentidos había hundido a este país de 48 millones de habitantes en la miseria y la corrupción.

Aquella revuelta popular logró revertir los resultados de unas elecciones declaradas fraudulentas por las instituciones democráticas. El candidato así elegido, Víctor Yanukovich, fue barrido de la escena en una segunda vuelta por el entonces triunfante Víctor Yuschenko, quien ganó por un amplio margen con la promesa de acabar con la mafia, devolver la prosperidad al país y reinstaurar la democracia.

En su programa, ampliamente apoyado por Estados Unidos y la Unión Europea, figuraba también un acercamiento acelerado hacia Occidente, consistente en obtener la membresía de Ucrania en las estructuras de la UE y la OTAN.

Elecciones de marzo 26

Todos los analistas coinciden en que lo más significativo de las elecciones parlamentarias ucranianas del 26 de marzo pasado fue el ambiente previo de franca decepción del electorado ante la gestión de Víctor Yushchenko y su partido Nuestra Ucrania.

Las razones de esta desilusión fueron varias. En primer lugar, jugó el fracaso económico de su administración. En vez de cumplir las promesas de mejores salarios y oportunidades de trabajo, durante su período el PIB (Producto Interno Bruto) del país cayó de 12% en 2004 a sólo el 2,6% en 2005, y creció la inflación y el desempleo.


« Anterior123Siguiente »