Actualizado: 18/04/2024 23:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Reportaje: Ucrania

Elogio y diatriba de Yushchenko

La crisis económica le pasa factura en las urnas, pero logra por primera vez unas elecciones transparentes en el ámbito ex soviético.

Enviar Imprimir

La difícil tarea de formar coalición

En el futuro inmediato, el presidente Yushchenko se enfrenta con la difícil tarea de formar una coalición que gobierne Ucrania, ya que ninguno de los tres partidos más fuertes puede hacerlo en solitario.

Su rival Yanukovich ya ha declarado que está listo para trabajar con cualquier fuerza política elegida democráticamente, siempre y cuando se respete la línea principal de su programa electoral: "competencia económica sobre todas las cosas", y dijo que aceptaría cualquier compromiso "por el bien de la estabilidad y la recuperación económica".

El Partido de las Regiones promueve también las autonomías regionales y un vínculo estrecho con Rusia, y aunque no descarta colaborar con Occidente, se opone a la integración en la OTAN.

Por su parte, la Tymoshenko no está tan orientada al mercado, pero sí mirando a Europa. Ella misma se considera "la única fiel a la Revolución Naranja" y hay una fuerte presión popular para que revierta su ruptura con Yushchenko, aunque la mayoría de los analistas estiman que una coalición entre los dos ex aliados daría a luz un gobierno de corta duración.

En cambio, expertos como Vladimir Zharikhim comienzan a ver una alianza entre Yanukovich y Yushchenko como "lo más ventajoso en el largo plazo", ya que Yanukovich está en una posición cómoda porque la Revolución Naranja no pudo cumplir sus promesas y porque la economía ha empeorado. Él se presenta como el más capaz para restablecer las relaciones de amistad con Moscú.

Zharikhin, del Instituto para la Comunidad de Estados Independientes (CIS), con sede en Moscú y dedicado a estudiar las relaciones entre Rusia y las antiguas repúblicas soviéticas, cree que "lo más saludable para Ucrania es que sus aliados aligeren la presión para que el país encuentre su estabilidad".

Otros, como Roman Zvarych, segundo jefe de la campaña electoral de Nuestra Ucrania, estima que si este partido forma coalición con Yanukovich "sería el suicidio político del presidente Yushchenko", porque "representaría una traición a la Revolución Naranja"; pero admite que "el divorcio" Yushchenko/Tymoshenko "desilusionó a millones de ucranianos".

El comentarista ruso Vladimir Simonov admite que en estos momentos el presidente Yushchenko está "entre la espada y la pared porque ninguno de los líderes posibles de coalición son cercanos a él", pero "debido al bajo perfil de su partido en las elecciones, no le queda otra opción que concertar un matrimonio de conveniencia de algún tipo".

Y vaticina: "un nuevo gobierno Naranja con Tymoshenko sólo le traería dolorosos compromisos políticos y no sería estable", pero "hasta en Estados Unidos y la UE han comenzado a ver con interés una coalición entre Yushchenko y Yanukovich, que el actual presiente podría presentar como un acto de reconciliación nacional en un país profundamente dividido".


« Anterior123Siguiente »