Actualizado: 12/08/2022 22:46
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia-Ucrania

Guerra energética

La disputa por el suministro del gas natural, atizada desde Moscú, pone en crisis al gobierno de Víctor Yushchenko.

Enviar Imprimir

La infraestructura también serviría para enviar gas natural a Estados Unidos. Pero según Votapek, a pesar del entusiasmo de las petroleras rusas y de Washington por este proyecto, el Kremlin ha tomado el asunto con mucha calma porque duda entre si permite a las empresas petroleras rusas privadas construir el puerto y las demás facilidades o tomar el proyecto de manera parcial o total en sus propias manos.

De cualquier manera, esta posibilidad es vista cada vez con mejores ojos por Washington, ya que le permitiría reducir su dependencia de las importaciones desde el Medio Oriente y quizás también desde los inestables mercados latinoamericanos, especialmente desde Venezuela y, en cierta medida, de México.

Situación en Ucrania

Desde que tomó posesión hace apenas un año, el presidente ucraniano Víctor Yushchenko sabía que se enfrentaba al mayor reto de su carrera, porque como admitió uno de sus aliados y consejeros, Anatoly Matvuyenko, "si difícil fue ganar, más difícil será gobernar".

En aquellos días en Kiev corría de boca en boca un chiste popular que decía: "¿Cuál es la diferencia entre Yushchenko y Dios? Respuesta, Dios no piensa que él es Yushchenko". Pero los días y los meses demostraron que en Ucrania hacía falta algo más que una revolución naranja para triunfar.

El nuevo presidente no pudo satisfacer las enormes expectativas de una población que lo llevó en brazos al palacio presidencial. El crecimiento económico se detuvo, los precios subieron y el nuevo gobierno no sólo fracasó también en luchar contra la corrupción —tema que había sido una de sus consignas—, sino que cayó envuelto en escándalos por "favorecer a sus compinches".

Nueve meses después de tomar posesión de la presidencia, varios de los más allegados colaboradores de Yushchenko renunciaron en medio de acusaciones de corrupción, una de ellas fue la jefa del gobierno, la glamorosa Yulia Tymoshenko, llamada "la Diosa de la Revolución", pero a quien la gente señaló como una persona que había hecho su millonaria fortuna a partir de dudosos negocios en el comercio del gas en los años noventa.

Ahora, el voto de desconfianza que acaba de dar el Parlamento ucraniano al premier Yuri Yekhanurov, sucesor de Tymoshenko, por haber cedido ante Rusia, deja a Ucrania en una crisis sin solución a sólo dos meses de las próximas elecciones parlamentarias que deben celebrarse a fines de marzo.

La situación se empeora porque, según los recientes cambios en la Constitución, muchos de los poderes que antes tenía el presidente ahora los tiene el presidente del Parlamento, incluido el de designar al primer ministro y formar nuevo gobierno.