Actualizado: 12/08/2022 22:46
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia-Ucrania

Guerra energética

La disputa por el suministro del gas natural, atizada desde Moscú, pone en crisis al gobierno de Víctor Yushchenko.

Enviar Imprimir

En esta situación, la alianza por el cambio que llevó a Yushchenko al Palacio parece disuelta y muchos de sus antiguos colaboradores se han unido a los que hace un año fueron sus enemigos. Para muchos ucranianos todo parece como un regreso al pasado, y los partidos Comunista y Socialdemócrata vuelven a hacerse fuertes en el Parlamento.

Si las fuerzas occidentales prefieren hacerse de la vista gorda a fin de proteger sus intereses energéticos, entonces los seguidores de Yushchenko estarán todavía más aislados.

Evidentemente, Yushchenko no logró una mayoría estable en el parlamento, no pudo impulsar la economía, ni combatir la corrupción. Tampoco supo lidiar con Moscú, una tarea nada fácil pero clave del éxito de su presidencia, ya que Rusia, además de proveer a Ucrania de todo el petróleo y el gas que necesita, es su principal socio comercial.

Cronología de la guerra del gas

Noviembre de 2005: El gigante petrolero ruso Gazprom exige a Ucrania renovar el contrato para el año 2006 a precios de mercado.

13 de diciembre: La empresa rusa Gazprom advierte que se cortarán los suministros de gas si no se obtiene un acuerdo antes del 1 de enero de 2006.

1 de enero de 2006: Rusia corta el suministro de gas a Ucrania.

3 de enero: La Unión Europea pide una solución rápida, ya que el suministro de gas se interrumpe a otros países europeos.

4 de enero: Se firma un acuerdo en el que Ucrania acepta pagar a Rusia el doble por el suministro de gas.

10 de enero: El Parlamento ucraniano acuerda sacar al gobierno por estar en contra de este acuerdo, lo que deja al país en una crisis política.

Rusia tiene reservas probadas de 60 mil millones de barriles de petróleo. La mayor parte está localizada en la región occidental de Siberia. En los años ochenta salían desde allí 12,5 millones de barriles diarios de petróleo. Al desintegrarse la URSS, la producción petrolera bajó hasta cinco millones de barriles diarios. Ahora está casi en los 12 en poco tiempo, la dificultad está en el transporte. La industria petrolera rusa se ha modernizado y utiliza tecnología moderna y la mayor parte de las estructuras obsoletas soviéticas han sido desmanteladas.

En el año 2002 las dos terceras partes de la producción petrolera rusa se vendió a Bielorrusia, Ucrania, Alemania, Polonia y otros países de Europa Central y del Este como Hungría, Eslovaquia y la República Checa a través del oleoducto Druzhba (Amistad) y sus múltiples ramas, que data de los años del comunismo. La otra tercera parte de crudo se embarcó por mar a los mercados mundiales. El alza en los precios permitió que una parte del petróleo se exporte por ferrocarril o ríos, sobre todo diesel y fuel.

Las exportaciones vía oleoducto caen bajo la exclusiva jurisdicción del monopolio estatal Transneft. Las petroleras privadas están en lucha con el gobierno tratando de zafarse de este monopolio desarrollando nuevas infraestructuras.


« Anterior123Siguiente »