Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Argentina

Kirchner y sus pero

Si en gestión económica el gobierno argentino ha sido algo eficiente, aún no califica en renglones como intervención estatal, exteriores y derechos humanos.

Enviar Imprimir

Recientemente, un funcionario del Banco Mundial entregó su opinión sobre la necesidad del Estado eficiente, al margen de su postura ideológica: "no importa el color ni el nombre del gato, sino que atrape ratones".

Si evadir recetas indica cierta anchura de criterio, no hay duda que algunas directrices funcionan mejor que otras, sobre todo en lo que a avance económico se refiere.

Cuando Argentina enfrentaba en 2001 y 2002 una de las crisis más agudas de su historia moderna, a los ciudadanos tampoco les interesaba demasiado el pigmento del gato, sino su eficacia. Entre éste y otros anhelos ganaría las elecciones presidenciales Néstor Kirchner.

Decir que la Argentina de 2002 es la misma de 2006 sería mentira burda, y no poco mérito le cabe al peronista y ex gobernador de Santa Cruz, que tomó de las herramientas que heredó de Eduardo Duhalde.

Las dianas

Argentina acumula 40 meses de crecimiento ininterrumpido, y el año pasado alcanzó un PIB de 9.1, según Kirchner. Así se colocó, a nivel latinoamericano, después de una Venezuela favorecida por los precios siderales del petróleo.

Expertos señalan que varios factores coadyuvaron, entre ellos la alta liquidez internacional y un dólar sobrevaluado, así como elevados precios de la gran parte de las materias que exporta Argentina. Frente a lo anterior hay que mencionar el fuerte ahorro fiscal como resultado del incremento de las recaudaciones, a mal traer antes de Kirchner. En la primera mitad del presente año, el Estado ingresó 22,674 millones de dólares, más de 20 por ciento que en igual período de 2005.


« Anterior123Siguiente »