Actualizado: 05/08/2021 10:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Colombia

La nueva revolución

En el escenario de la crisis diplomática actual, el objetivo de Bogotá es neutralizar a los aliados de las FARC.

Comentarios Enviar Imprimir

En su ya clásica obra The Military Revolution; Military Innovation and the Rise of the West, 1500-1800, Geoffrey Parker demuestra que la expansión y la dominación que ejerció Europa durante tres siglos sobre gran parte del planeta no se debió a la revolución industrial, como se suele creer, sino, ante todo, a la revolución militar.

El autor analiza el momento de la expansión de las armas de fuego, que transforma el estilo de las operaciones ofensivas y defensivas. Los Estados se organizan en función de la guerra, dirimen sus conflictos combatiendo en tierra y por mar, y los extienden a otros continentes. La superioridad, producto de la revolución militar ocurrida durante lo siglos XVI y XVII, permitió fundar la primera hegemonía mundial de la historia.

Con la llegada al poder de Hugo Chávez, Venezuela se convirtió en un escenario de guerra civil sui géneris . La oposición ha blandido toda clase de armas institucionales, evitando hasta ahora volver al modelo de los enfrentamientos armados del siglo XIX, tan preciado por el presidente de la República.

El empleo de lo institucional como arma representa de por sí una revolución militar. Mientras el teniente coronel se rige por el modelo militar obsoleto castrista, aliado con los llamados países del ALBA, intenta deshacerse del gobierno colombiano, que aparece como un obstáculo para sus planes expansionistas en medio de la zona andina. Su alianza con las FARC, al igual que los gobiernos de Ecuador y Bolivia, ha dado a la guerra interna colombiana carácter internacional.

Hubo indicios de la presencia de las FARC en Bolivia durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Losada: dos militantes fueron apresados en La Paz acusados de impartir entrenamiento militar al MAS. Inmediatamente, Evo Morales, entonces en la oposición, echó a andar sus redes de apoyo y solicitó a su amigo, el líder altermundista francés José Bové, que abogara por la libertad de "esos dos campesinos colombianos". También el líder argentino Eduardo Duhalde declaró en una ocasión que las FARC "habían perforado los sindicatos argentinos".

El gobierno de Álvaro Uribe, en aras de racionalizar el teatro de operaciones, comenzó por neutralizar a uno de los actores del conflicto, las paramilitares AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), para dedicar todos sus esfuerzos a los pesos pesados: las FARC y el ELN. Pero he aquí que el expansionismo guerrero del teniente coronel venezolano, al hacer de Venezuela un santuario de las FARC, seguido por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, convirtió la guerra interna en internacional, obligando a Colombia a batirse también en ese plano.

Sin necesidad de armas

Es evidente que el ejército colombiano ha actuado de manera profesional. La liquidación de Raúl Reyes, seguida de la de Iván Ríos, demuestra un dominio del terreno y un excelente aparato de información. Fueron operaciones precisas, en las que demostraron dominar a la perfección la técnica de la sorpresa.

Mientras en el país vecino se habla de heroísmo, patria o muerte, guerrilleros del mar, Colombia aplica varias técnicas militares para neutralizar a los aliados de las FARC, cumpliendo con los preceptos de Sun Tzu: vencer al enemigo sin necesidad de armas. Se trata de un tipo de combate donde prima lo psicológico, porque se busca, mediante una estrategia sabiamente dispuesta, incidir al más alto nivel político, donde se decide la guerra o la paz.

Como una nueva era de la guerra se abre hoy, determinada por las nuevas tecnologías, se trata de un nuevo tipo de armamento. Al igual que la revolución militar del siglo XVI, la actual incide en todos los elementos: estratégicos, técnicos, tácticos, políticos y mentales. La nueva arma empleada por Colombia es un simple disco duro de ordenador que tiene un potencial de fuego sin parangón con los ridículos diez batallones enviados por Chávez a la frontera cuando estalló la crisis, con los que pensaba neutralizar al presidente colombiano.

Toda guerra tiene una vertiente psicológica, pero en el escenario de la crisis diplomática actual, tal y como la desarrolla en estos momentos Colombia, demuestra un arte de la maniobra cuyo objetivo no es obtener efectos psicológicos, sino neutralizar a Chávez y Correa. Su lucha no es contra ellos, sino en pro de Colombia. El presidente Uribe lo intentó al principio, revelando la existencia del ordenador, filtrando a cuentagotas algunas informaciones con el propósito de que ambos presidentes entraran en razón, pues consideraban que "sus fronteras eran con las FARC" y no con Colombia.

Sin embargo, han radicalizado su postura, fieles a los preceptos del castrismo, que considera se debe llevar la situación hasta el extremo del enfrentamiento. Secundados por los servicios de inteligencia del gobierno cubano y por los adversarios políticos de Uribe, Chávez y Correa han desatado una intensa embestida en el ámbito doméstico del gobierno colombiano, provocando una seria crisis interna.

Entretanto, Bogotá continúa su ofensiva, demostrando su dominio de la revolución militar actual, llamada "revolución electroinformática" por el analista de la guerra François Géré. Ante el disco duro de Raúl Reyes, vale la pena recordar a Turing, el matemático británico padre de la informática, célebre por haber descifrado durante la II Guerra Mundial los códigos secretos de la máquina Enigma, que utilizaban los nazis y fue una de las principales causas por las que perdieron la guerra.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.