Actualizado: 05/12/2022 11:09
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Palestina

¿Las armas o los votos?

Tras ganar sorpresivamente las elecciones, Hamas tiene en sus manos radicalizar o moderar el conflicto.

Enviar Imprimir

Como aviso de lo que Hamas espera de Israel, enumeró los siguientes pasos: "Que cesen las agresiones, que se entreguen nuestras tierras y que se libere a los presos palestinos encarcelados en prisiones israelíes". Pero Mechal se mostró partidario de abrir canales de diálogo con Europa e incluso admitió la necesidad de hacerlo con Estados Unidos: "Estamos deseosos de emprender un diálogo con Estados Unidos y Europa, pero tienen que respetar nuestra voluntad y nuestras posturas, sin tratar de imponernos condiciones".

Aun así, quiso lanzar un guiño a Europa, y pidió a los países de la Unión Europea "no alinearse con la postura de Estados Unidos e Israel, pues Europa puede desempeñar un papel muy importante (en Palestina)".

Ismael Hanyieh, de 42 años, fue el cabeza de lista de Hamas para estas elecciones legislativas. Está calificado como un elemento moderado dentro del movimiento y se especula que el presidente Abbas le encargaría la formación del nuevo gobierno.

Un poco en la sombra, se encuentra el que es considerado como el "líder espiritual" de este movimiento, Mahmoud Zahar, de 62 años. Es un médico pediatra que ocupó el puesto nueve en las listas para las elecciones, pero se destaca como uno de los "halcones" en la dirección del movimiento islámico.

Los intereses del pueblo palestino

En esta coyuntura, sería prudente que los dirigentes de Hamas tomen en consideración algunas opiniones del mundo occidental. Poco después de las elecciones, el diario español El País advirtió:

"Para los palestinos en su conjunto, que han acudido masivamente a las urnas, ha llegado la hora de la verdad en terrenos de mayor proyección que su propia organización interna. Esos ámbitos atañen sobre todo a sus relaciones con Israel, donde el triunfo de su enemigo confeso llega en el peor momento posible, con un escenario regional explosivo, Ariel Sharon fuera de juego y unas elecciones en puertas (…) El mensaje occidental ha sido meridiano: un Gobierno democrático no puede tener un pie en la política y otro en el terrorismo".

Lo deseable es que sean los intereses del pueblo palestino los que primen, tanto entre los dirigentes de Hamas como entre los de Al Fatah.


« Anterior123Siguiente »