Actualizado: 13/06/2024 22:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

América Latina

Marchas a diferente ritmo

Las giras de Hugo Chávez y Lula da Silva por la región muestran agendas opuestas, pero sin una confrontación abierta.

Comentarios Enviar Imprimir

Los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Hugo Chávez acaban de concluir giras paralelas en América Latina. Lula visitó México, Honduras, Nicaragua, Jamaica y Panamá, mientras Chávez viajó a Argentina, Uruguay, Ecuador y Bolivia. Los medios de comunicación que cubrieron estos desplazamientos dieron vuelo a las noticias. ¿Repitió Chávez sus excursiones, como hizo durante el recorrido del presidente Bush por América Latina en el mes de marzo?

Los cancilleres de Venezuela y Brasil se esforzaron por negar cualquier señal de competencia. A veces una declaración se ajusta a lo objetivo, pero no era el caso. ¿De qué se trata? El etanol y el petróleo fueron los estímulos inmediatos de los viajes de Lula y Chávez.

En cada una de sus escalas, Lula logró acuerdos sobre los biocombustibles basados en la caña de azúcar o la palmera africana. La mayoría de sus anfitriones mostraron dudas sobre el etanol que se obtiene del maíz, porque aumentaría los precios de las canastas básicas. Lula no discutió este punto, aunque él y Bush (Estados Unidos es el mayor productor mundial de etanol extraído del maíz) coincidieron el pasado mes de marzo para unir sus fuerzas en la producción de biocombustibles. En todas partes Lula propuso acuerdos comerciales con el MERCOSUR, el mercado común de la zona sur fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Chávez se esmeró en reforzar a sus aliados y ofreció acuerdos de gas y petróleo a Uruguay y Argentina, una refinería para Ecuador y una planta de gas a Bolivia. El itinerario culminó en Tarija, Bolivia, donde firmó tratados de seguridad energética con sus contrapartes Evo Morales y Néstor Kirchner. Chávez mencionó, de pasada, el megagasoducto que habría de enviar gas natural de Venezuela al Cono Sur. Los costos financieros y ambientales, así como la oposición de Brasil, al parecer han frustrado el plan.

Algo más que energía

El MERCOSUR también estaba en la mente de Chávez, aunque, por su conveniencia, llevó a un plano secundario el ultimátum dado: o se aceptaba a Venezuela en septiembre o retiraría su solicitud. Alardeó de que Washington no evitaría que Venezuela integrara el MERCOSUR y dio a entender que la integración completa de su país al pacto se haría efectiva antes de fin de año. Los parlamentos de Brasil y Paraguay aún no han emitido su voto sobre este tema.

Es evidente que Lula y Chávez representan algo más que fuentes alternativas de energía. La integración ha sido siempre una aspiración de los países latinoamericanos. Queda aún por ver si el ALBA (la respuesta de Chávez a los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos), o los Tratados de Libre Comercio, o un MERCOSUR ampliado, satisfacen ese anhelo. A pesar de las declaraciones de sus cancillerías, Brasilia y Caracas muestran visiones distintas del futuro de América Latina.

Brasil presenta una situación nacional básicamente sólida: su economía es fuerte y hay una estabilidad política democrática. Las instituciones brasileñas pueden enfrentar la corrupción en el gobierno de Lula y las dificultades posibles en el horizonte económico. Las elecciones justas, libres y competitivas son la base fundamental de la política en Brasil.

Los asuntos internos en Venezuela no pueden ser más diferentes: hay un auge económico derivado de los precios del petróleo y una estabilidad política autocrática. PDVSA —la compañía estatal de petróleo— tiene dos encargos antagónicos: aumentar la producción de petróleo y patrocinar la "agenda social" de Chávez. Además, su personal técnico ya no es lo que era, ni en calidad ni en número.

En términos políticos, Chávez está empeñado en emular a Castro en cuanto a reinar de por vida a través de la reelección indefinida. Los sistemas político y electoral de Venezuela no están atados a los controles y equilibrios indispensables que hacen que la democracia funcione. La estabilidad política autocrática puede resquebrajarse con rapidez si los precios del petróleo caen o sucede algo imprevisto.

Las diferencias de fondo también marcan los puntos de vista de Lula y Chávez en las relaciones exteriores. Brasil tiene buenas relaciones con Estados Unidos, la Unión Europea y los otros tres países que integran el denominado BRIC (siglas de los cuatro países: Brasil, Rusia, India y China). El viaje de Lula subrayó su capacidad para salvar diferencias ideológicas: se reunió con Felipe Calderón, en México, y con Daniel Ortega, en Nicaragua.

'Realpolitik'

La visión del mundo de Chávez se centra en el petróleo para comprar influencias y armamentos con el fin de desalentar una autourdida invasión de Estados Unidos. Aunque las relaciones con México se arreglen un poco, es muy improbable una reunión entre Chávez y Calderón.

Los ministerios de Asuntos Exteriores de Venezuela y Brasil tienen razón en parte. Las agendas rivales no se han desarrollado esencialmente como confrontación abierta. Con frecuencia, los países con intereses diversos tratan de allanar las contradicciones en alguna medida posible. Eso es la realpolitik.

Me pregunto, sin embargo, qué pudo persuadir a Lula para que accediera el año pasado a invitar a Venezuela para que formara parte del MERCOSUR. Chávez —quien es cualquier cosa menos un partidario de instituciones establecidas— se ha alejado ostensiblemente de los principios democráticos que se establecen en la carta fundacional.

Veremos si Brasil y Paraguay dejan a un lado sus temores de ahora. Si alguno de estos países, o ambos, no ceden, será por razones propias y no por el "coco" yanqui.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.