Actualizado: 05/08/2021 10:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

País contra país

La nueva Constitución, excluyente y confusa, parece inclinar a Bolivia hacia la ingobernabilidad.

Comentarios Enviar Imprimir

Una vez más el gobierno de Evo Morales, fiel al proyecto de Hugo Chávez y siguiendo su ejemplo de reforma constitucional, la nueva forma de modalidad del castrismo de asalto al poder —le imponen a los países que le son adeptos una suerte de ebriedad electoral interminable—, llevó a Bolivia a votar.

 

Esta vez se trató del referéndum para aprobar la nueva Constitución, que servirá de apoyo a Evo Morales para "refundar el país". El resultado que arrojó ha ratificado una vez más la tesis de que existen dos Bolivia, con dos visiones claramente identificadas, y contrapuestas. Dos visiones adversas y antagónicas de poder y sociedad que confirman la fractura del país.

 

El "sí" (61,43%) obtuvo la mayoría global en las zonas rurales y el "no" (38,57%) se impuso en las urbanas. En sólo dos centros urbanos de importancia ganó el "sí": La Paz y El Alto. El triunfo de Evo Morales fue menos contundente. El propio presidente esperaba obtener un 80% de votos favorables. Pese a los deseos de refundación, en Bolivia se repite el tradicional voto corporativo, tal y como se estableció a partir de la Revolución de 1952, bajo el liderazgo del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

 

La Constitución, excluyente y confusa, en lugar de enrumbar el país hacia una atmósfera de serenidad, parece inclinarlo al contrario: hacia un proceso de ingobernabilidad, cuyo desenlace es imprevisible, pues, entre otras cosas, en lugar de incluir excluye. Y excluye nada menos que a los mestizos, que son mayoría en el país.

 

La comunidad internacional, los empresarios, además de políticos y miembros de la oposición, apelan por la instauración de un diálogo con el objeto de crear las condiciones para la aplicación del texto constitucional, pues nadie se lleva a engaño: el voto demostró claramente la presencia de una fractura rotunda.

 

Las regiones

 

Cuatro departamentos votaron contra el proyecto de Constitución propuesto por el poder (Santa Cruz, Pando, Beni, Tarija y el voto urbano de Cochabamba). Los sectores del altiplano (La Paz, Potosí, Oruro y Cochabamba) y Chuquisaca la adoptaron, dándole la victoria al MAS, el partido que maneja el poder.

 

No obstante, el resultado más notable del referéndum constituyente es el triunfo del "no" en seis de las nueve capitales departamentales —Sucre, Santa Cruz, Tarija, Cochabamba, Trinidad, Cobija—, confirmando así que las zonas urbanas le son totalmente adversas al proyecto de Constitución Política del Estado (CPE).

 

Ignoramos cuál hubiese sido el resultado del voto en Cochabamba si las comunidades campesinas no hubiesen sido sometidas a la amenaza de ser expulsadas de la comunidad o del sindicato, de ser castigadas, según el editorial de El Mundo de Santa Cruz. Es notable el resultado de Pando, donde el voto contra la nueva Constitución fue mayoritario, pese a la intervención militar a la que ha sido sometido ese departamento tras los confusos acontecimientos violentos que se produjeron recientemente y que dejaron el saldo de muchos muertos.

 

En los departamentos donde el "sí" salió victorioso proliferan los llamados "movimientos sociales", manejados por el gobierno, cuyo papel es hostigar a la oposición y los periodistas, organizar marchas, cercar caminos, bloquear carreteras.

 

La vida real

 

Un problema mayor que deberá enfrentar el gobierno de Evo Morales es el mal funcionamiento de su economía, hasta ahora abocada a la fidelidad ideológica. Esto le ha costado aislarse incluso de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), por seguirle los pasos a su guía y proveedor de subsidios, Hugo Chávez, dándole prioridad a su adhesión a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

 

Perú, Colombia y Ecuador han decidido suscribir acuerdos bilaterales de libre comercio con la Unión Europea, mientras que Bolivia se ha negado. La Paz ha perdido mercados en el momento en que otros países tratan de conquistarlos. Durante el alza de los precios de las materias primas, el gobierno boliviano se dedicó a suscitar el hostigamiento entre bolivianos, embriagarse de retórica y anacronismos utópicos, y distribuir en alcaldías y municipios los dólares que recibe de Venezuela.

 

Por otro lado, se ha disparado la producción de cocaína, que continúa siendo una de las bases de sustento del país y que tradicionalmente lo ha preservado de ser golpeado de manera drástica por las crisis económicas. Y hoy menos, cuando el gobierno ha expulsado a la representación de la DEA y al embajador norteamericano. Se agrega el hecho de que el presidente de la República es también el presidente del Sindicato de Cocaleros. ¿Se convertirá de nuevo Bolivia en un narco-Estado, como en los tiempos del gobierno de García Meza?

 

Conscientes de la gravedad de la situación, los líderes opositores de los departamentos que votaron por el "no" han pedido al presidente que no intente imponer la Constitución de manera autoritaria y opte por el camino de la concertación.

 

Para los opositores, la Constitución refleja "una Bolivia conservadora, con tendencia premoderna, comunitaria, estatista y caudillista endógena (colectivista) asentada/afincada/reducida en el altiplano (La Paz, El Alto, Oruro, Potosí, Cochabamba), y otra Bolivia progresista (en términos económicos), moderna, liberal e individualista abierta al mundo globalizado (de mercado), afirmada en los llanos (Pando, Beni, Santa Cruz, Tarija)".

 

No habrá paz mientras no se firme un pacto social y político entre los principales actores en conflicto. Queda por ver la lectura que el gobierno piensa dar al resultado del referéndum, puesto que no puede ignorar el "no" emitido por las regiones más ricas y hacendosas del país; las que abrigan las reservas de gas y petróleo, y de los productos agrícolas para la exportación.

 

El presidente de Brasil, el poder tutelar de Bolivia, en una carta dirigida a su homólogo Evo Morales, le expresa que "el futuro deberá ser construido con inclusión y diálogo y respeto mutuo". Esperemos que siga el consejo de Lula.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.