Actualizado: 25/04/2019 10:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Europa del Este

Pastillas de la sobriedad, un invento KGB

La RU-21, de moda en el ambiente nocturno, acelera el proceso de eliminación del alcohol en el cuerpo humano.

Enviar Imprimir

Una píldora inventada por los servicios secretos soviéticos (KGB) para dar ventaja a sus agentes cuando había que “negociar” sobre una botella de vodka comenzó a venderse al público en Rusia en 1999, se introdujo en el mercado americano en 2003 y estas navidades se está vendiendo como pan caliente en Europa del Este.

¿El secreto de tanto alboroto? Pues nada menos que acelera la absorción del alcohol en los bebedores y, según la propaganda, permite conservar la cabeza despejada y evita problemas al conducir. Pero ¡cuidado! Los expertos aseguran que no es una patente de corso para borrachos irresponsables.

La píldora en cuestión apareció en los años 80 y está patentada por los rusos bajo el nombre de RU-21. Para los checos, una de las naciones que más alcohol consume en Europa, sólo superada por luxemburgueses, portugueses e irlandeses, la noticia ha hecho furor este año a pesar de que es bastante cara para el bolsillo local: 500 coronas (22 dólares) por 6 pastillas.

Su distribuidor en Chequia, Vladimir Kominek, dijo a Encuentro en la Red que el producto se vende sin receta como suplemento dietético con la única limitación de que la persona debe demostrar que posee más de 18 años, límite que fija la ley local para consumir alcohol.

Según sus productores, RU-21 contiene sustancias que aceleran el proceso de eliminación del alcohol en el cuerpo humano. Por ejemplo, si un hombre de 80 kilogramos bebe cinco cervezas, su cuerpo demora 10 horas en deshacerse del alcohol. Con la píldora, el tiempo se reduce a dos horas.

La doctora Katerina Bicikova, del hospital Na Homolce de Praga, explicó a esta reportera cómo opera RU-21: “Nuestro cuerpo está equipado para eliminar cierta cantidad de toxinas produciendo enzimas que metabolizan el alcohol pero cuando bebemos más del que podemos eliminar el etanol se convierte en acetaldehído y finalmente en ácido acético que pasa a la sangre ocasionando aceleración del ritmo cardiaco, dolor de cabeza, diarreas, nauseas, vómitos, deshidratación, mareo, etc".

La píldora RU-21, también llamada "pastilla de la KGB", está basada en un compuesto de vitamina C, hidratos de carbono y aminoácidos que son capaces de regular el metabolismo del alcohol protegiendo el organismo de los daños del acetaldehído y curando la resaca antes de que empiece.

Bicikova recomienda “tomar de 2 a 4 pastillas antes o durante el consumo de alcohol. Si a la mañana siguiente hay resaca se puede tomar otras 2 a 6 pastillas. Lo óptimo es una pastilla por trago, máximo seis” y afirma “esta medicina no previene la ebriedad ni los daños a la salud producidos por el consumo exagerado de alcohol y tampoco mejora los reflejos cuando se conduce un vehículo “su objetivo es eliminar los efectos secundarios del alcohol, como es la resaca del día después”.

“En realidad, afirma esta científica checa, la pastilla fue desarrollada en tiempos soviéticos por la Academia de Ciencias de la URSS para dar una ventaja a los agentes secretos de la KGB cuando había que negociar sobre una botella de vodka”. En el año 2000 la empresa Spirit Sciences Industries USA comenzó a producir su versión de la fórmula y ahora distribuye el producto al mundo entero.

El lanzamiento en Praga se hizo en una taberna donde policías y psicólogos comprobaron el nivel de alcohol en la sangre de 10 voluntarios, quienes después de beber cinco cervezas, se sintieron casi sobrios. Zdenek Koklada, médico que participó en el ensayo, confirmó: “quienes bebieron dos cervezas y tomaron la píldora pudieron conducir con seguridad después de hora y media. Los que no tomaron la pastilla requirieron cinco horas para poder conducir con seguridad”.

Más información en: www.ru21.com